Principales estrellas de un año en cada equipo de la Liga Americana

Getty Images

Ya cubrimos las principales estrellas de un año en la Liga Nacional. Ahora nos moveremos a la Liga Americana. Esta lista incluye las estrellas más famosas de un año en la historia de MLB, un tipo al que apodaban "The Hammer (El Martillo)", un improbable ganador del MVP y el poseedor del record de dobles en una temporada.

Ve a...
Este LA | Central LA | Oeste LA

Este LA

Baltimore Orioles: Wally Bunker (1964)

Estadísticas: 19-5, 2.69 ERA, 214 IP, 96 SO, 3.4 WAR

A fines de la década de 1950 y principios de la década de 1960, bajo varios ejecutivos: el gerente Paul Richards, el director de cazatalentos Jim McLaughlin, los gerentes Lee MacPhail y Harry Dalton, los Orioles desarrollaron "The Oriole Way" para construir una organización. De 1960 a 1985, sufrieron solo dos temporadas perdedoras, incluida ninguna de 1969 a 1985. Eran especialmente expertos en la producción de lanzadores jóvenes. El equipo de 1960 presentó la rotación "Kiddie Corps", con cinco abridores de 21 o 22 años. Dave McNally, que ganaría 184 juegos, llegó a las mayores en 1962. El miembro del Salón de la Fama Jim Palmer apareció en 1965 (ambos debutaron cuando eran adolescentes).

Wally Bunker fue otra sensación cuando era adolescente. Abrió un juego en septiembre de 1963 cuando tenía 18 años, solo tres meses después de terminar la escuela secundaria en el Área de la Bahía y firmar con los Orioles por $75,000. Al año siguiente, bajo las ridículas reglas de "bebé de bonificación" de la época, los Orioles tuvieron que mantener a Bunker en el roster o arriesgarse a perderlo en waivers si lo enviaban a los menores. Así que se unió a la rotación en mayo y lanzó un juego completo de un hit en su primera apertura. En general, hizo 29 salidas, lanzó 12 juegos completos y sus 19 victorias siguen siendo el récord de un adolescente en el siglo XX o XXI.

"Tiene una buena recta que se puede hundir o levantar. Eso es muy inusual para alguien tan joven", dijo el entrenador de lanzadores de los Orioles, Harry Brecheen, en ese momento. "Y tiene una buena curva y un cambio. Pero, sobre todo, tiene el control". Los Orioles realmente no abusaron de Bunker en 1964, ciertamente no según los estándares de la época, y si bien no tenemos números de conteo de lanzamientos, habría sido un lanzador eficiente, sin muchos boletos o ponches. Sin embargo, a Bunker le dolía el hombro desde el principio en los entrenamientos de primavera en 1965, y alteró su movimiento para tirar menos por encima. Su codo le comenzó a doler. En 1966, tenía ampollas y más problemas en el codo. Tuvo un momento de gloria en la Serie Mundial de 1966, que terminó en una barrida de cuatro juegos para los Orioles, cuando lanzó una blanqueada para vencer a los Dodgers por 1-0 en el Juego 3. Su última temporada sería 1971, cuando todavía tenía 26 años.

¿Qué tan grandioso pudo haber sido Bunker? Incluso en 1964, sus 4.0 ponches por cada nueve entradas estaban muy por debajo del promedio de la liga de 6.1. Su BABIP ese año fue de .216, por lo que podríamos decir que tuvo buena suerte con las bolas en juego, aunque con su sinker probablemente también fue bueno para provocar contactos suaves. No dolió que tuviera a Brooks Robinson y Luis Aparicio en el cuadro interior detrás de él. Vale la pena señalar que su bono fue grande para la época, por lo que tuvo que haber lanzado razonablemente duro o no habría recibido $75,000. Quizás habrían llegado más ponches. Por desgracia, como con tantos otros, nunca sabremos la respuesta.


Boston Red Sox: Sam Horn (1987) y Phil Plantier (1991)

Estadísticas: .278/.356/.589 (Horn) and .331/.420/.615 (Plantier)

Earl Webb, quien estableció el récord para una temporada con 67 dobles en 1931, es una maravilla de un solo año, pero pasemos a los tiempos más modernos para centrarnos en dos jóvenes bateadores que parecían estrellas futuras después de tener temporadas prometedoras como novatos.

Horn fue la decimosexta selección general en el draft de 1982, pero no era un gran prospecto después de batear solo .232 con 11 jonrones en las menores en 1986. Luego vino un cambio de swing (sí, solían hacer eso de vuelta en aquellos días también). "Ted Williams le aconsejó a Horn que elevara su swing y llevara la pelota al aire con más frecuencia", informó Baseball America en 1987. Horn bateó .321 con 30 jonrones en Triple-A, luego fue llamado a Boston y bateó .278/.356/.589 con 14 jonrones en solo 158 turnos al bate.

Se convirtió en un héroe de culto inmediato en Boston. Su tarjeta de novato era una de las tarjetas imprescindibles de 1988. Pero entonces no bateó. Horn estaba bateando .148 a principios de junio cuando fue enviado a Pawtucket; allí tampoco bateó. En 1989, hizo el equipo grande en los entrenamientos de primavera, pero principalmente fungió como bateador emergente y estaba bateando .114 cuando fue enviado de vuelta a las menores el 7 de junio. Terminó la temporada con .148 nuevamente después de ser ascendido en septiembre. Eso fue todo para Horn en Boston. Tuvo un par de buenos años como jugador de pelotón con los Orioles en 1990 y 1991 (128 de OPS+), pero esas tarjetas de novato de 1988 no pagaban exactamente la educación universitaria de nadie.

En cierto sentido, la historia de Horn es fácil de entender. 1987 fue el famoso año de la "bola de conejo" o alterada, por lo que ayudó a la producción de poder de Horn esa temporada. Entre los jugadores con al menos 100 apariciones en el plato en 1987, tenía la tercera tasa de ponches más alta (detrás de Bo Jackson y Rob Deer), por lo que era un tipo de todo o nada en el plato. No era un gran atleta y los Medias Rojas no eran la mejor organización para un jugador joven en ese momento, por lo que había poco margen de error y los Medias Rojas no tenían la paciencia para quedarse con él por 300 turnos al bate.

Plantier lucía como alguien destinado a hacer cosas grandes. A los 22 años en 1991, bateó .305/.438/.557 con más boletos que ponches para Pawtucket. Y siguió con su gran ofensiva cuando lo llamaron los Medias Rojas, bateando .331 con 11 jonrones en 148 turnos al bate. Bill James escribió: "Plantier, suponiendo que se quede en la alineación, podría terminar con .280 y un porcentaje de slugging de .500, 25 a 40 jonrones. Es un bateador increíble, en otras palabras". Recuerde, la ofensiva estuvo en una especie de sumidero entre 1988 y 1992. Esos números habrían convertido a Plantier en uno de los mejores bateadores de la liga. James mencionó a los cazatalentos que dijeron que Plantier tenía un gran swing y no batearía el lanzamiento de las grandes ligas, cuando James realmente pensó que estaban reflexionando sobre la inusual postura de bateo de Plantier: bateaba desde una severa posición en cuclillas. El mánager Joe Morgan lo catalogaba como una postura de "asiento de inodoro".

Plantier bateó solo .246/.332/.361 en 1992 y fue cambiado a los Padres, donde tuvo una temporada sólida en 1993, bateando .240/.335/.509 con 34 jonrones y 100 carreras impulsadas (así que no fue realmente una maravilla de un solo año). Hubo algunas lesiones en el camino, pero nunca más fue un jugador de tiempo completo. Terminó con 91 jonrones en su carrera y un promedio de .243. Curiosamente, a pesar de la inusual postura de bateo, ha seguido una larga carrera como entrenador de bateo, incluso en las mayores con los Padres y ahora como el entrenador de bateo en Triple A para los Yankees.


New York Yankees: Kevin Maas (1990)

Estadísticas: .252/.367/.535, 21 HR, 41 RBIs, 1.2 WAR

Tal vez hubo mejores maravillas de un año en la historia de la franquicia que Maas, pero pídale a cualquier fanático de los Yankees mayor de 25 años que nombre uno y el 99.9% de ellos mencionarán a Maas. Realmente, fue más como una maravilla de medio año. En medio de la peor temporada de los Yankees desde 1913, ya que terminarían con marca de 67-95, Maas apareció a fines de junio de 1990 para reemplazar a Deion Sanders en la lista y reemplazar a un Don Mattingly lesionado en la primera base, e inmediatamente comenzó a machacar jonrones para proporcionar un faro de esperanza. En sus primeros 30 juegos (27 como titular), Maas bateó .292/.398/.688 con 12 jonrones.

"El nuevo jugador más brillante de los Yankees, y, posiblemente, el comienzo de algo grande", escribió un columnista del New York Times en agosto. "Tiene 25 años, tiene una cara delgada y juvenil que se ve casi pequeña debajo de la larga forma de su gorra, ojos azules y anchos, cintura delgada, bíceps considerables y un swing compacto, encantador y letal que ha producido 15 jonrones en ocho semanas ".

Esa edad debería haber sido una alerta que quizás Maas no era del todo real. Sí, a veces un jugador se desarrolla tarde (ejemplo: Josh Donaldson entre los jugadores actuales), pero Maas había sido una selección de 22ª ronda y apenas era considerado como prospecto (aunque estaba bateando .320 en Triple-A cuando fue convocado). Simplemente se metió en una buena racha al comienzo de su carrera, creando la idea poco realista de que incluso podría ser el próximo Mattingly. En cambio, bateó .220 en 1991, .248 en 1992 y en 1993 regresó a las menores. Los Yankees lo liberaron en los entrenamientos de primavera en 1994.

"Ojalá supiera lo que sucedió", dijo el gerente Gene Michael.

"En cuanto a lo que le sucedió a Kevin, es un rompecabezas", dijo el gerente Buck Showalter.

"Tal vez las expectativas eran demasiado altas", dijo Maas.


Tampa Bay Rays: Andy Sonnanstine (2008)

Estadísticas: 13-9, 4.38 ERA, 193⅓ IP, 124 SO, 1.4 WAR

En sus primeras 10 temporadas de existencia, los Devil Rays de Tampa Bay no solo terminaron por debajo de .500 las 10 temporadas, sino que perdieron más de 90 juegos cada temporada. En 2008 cambiaron su nombre a los Rays y tuvieron uno de los cambios de año más notables en la historia, mejorando de 66-96 a 97-65 y llegando a la Serie Mundial. Hicieron varios cambios obvios: mejoraron la defensa, Evan Longoria llegó al equipo grande y ganó el Novato del Año, consiguieron en intercambio a Matt Garza.

También recibieron las mejores temporadas profesionales de jugadores como Grant Balfour (1.54 ERA) y J.P. Howell (2.22 ERA) en el bullpen. Sonnanstine también les dio un abridor confiable en una rotación liderada por James Shields y Scott Kazmir. Sonnanstine había tenido un récord de 6-10 con una efectividad de 5.85 como novato en 2007 y como un hombre fino, su recta promedió solo 87.0 mph ese año, necesitaba esa mejor defensa detrás de él. En los playoffs, venció a los White Sox en la serie divisional y a los Red Sox en la Serie de Campeonato de la Liga Americana. Su éxito no duró. Tuvo una efectividad de 6.77 en 2009 y su última temporada en las mayores fue 2011.


Toronto Blue Jays: Aaron Sánchez (2016)

Estadísticas: 15-2, 3.00 ERA, 192 IP, 161 SO, 5.1 WAR

Sánchez todavía tiene 27 años, así que no lo descarte todavía, pero hasta ahora no ha podido replicar su maravillosa temporada 2016, cuando ayudó a los Jays a llegar a la SCLA liderando la Liga Americana en efectividad y perdiendo solo dos de sus 30 comienzos. Sí, ese tipo de récord de victorias y derrotas requiere un poco de suerte y apoyo, pero el único otro lanzador que hizo 30 aperturas en una temporada y perdió solo dos veces fue Randy Johnson en 1995, cuando tuvo marca de 18-2.

En su mejor momento en 2016, Sánchez se basó en gran medida en un sinker duro (lo lanzó el 55% del tiempo) que indujo a contactos débiles y rodados. Permitió solo 15 jonrones, liderando a la Liga Americana en la tasa de jonrones más baja entre los abridores. Desde entonces, ha sufrido de un sinnúmero de problemas: ampollas en 2017 que lo limitaron a ocho aperturas, problemas de control y luego, después de un intercambio a Houston en 2019, cirugía de hombro que terminó su temporada. Su regreso puede estar en pausa hasta 2021.


Central LA

Chicago White Sox: Ron Kittle (1983)

Estadísticas: .254/.314/.504, 35 HR, 100 RBIs, 1.9 WAR

El ascenso de Kittle al premio de Novato del Año de 1983 es una historia improbable, una de perseverancia que suena más a algo de la década de 1920 que de la década de 1980. Desenterrado de la escuela secundaria en Gary, Indiana, Kittle escribió en su blog personal que se estaba preparando para ir a trabajar con su padre en las fábricas de hierro de Gary en 1976 cuando leyó en el periódico que los Dodgers estaban organizando un campamento de prueba. Estaba reacio a ir porque no quería perder el pago de horas extras que ganaría ese día. Papá dijo que compensaría la diferencia.

"Hubo 264 tipos que se presentaron a la prueba", escribió Kittle. "Fuí el único al que le pidieron que se quedara para bateo adicional. Continuaron aumentando la velocidad en la máquina de lanzamiento. En mi último swing, golpeé la pelota tan lejos que salió del campo y entró en un lecho de concreto fresco que estaban vertiendo para una nueva acera".

Se dirigió al entrenamiento de primavera en 1977 y fue asignado a la Liga del Medio Oeste. En su primer juego profesional, anotó con un sencillo, pero el receptor saltó para atrapar la pelota y aterrizó en el cuello de Kittle. Se había roto dos vértebras en el cuello, aunque no lo sabía en ese momento. Pensó que era un golpe más. Él escribió que esencialmente jugó con un brazo paralizado.

La siguiente temporada los Dodgers lo dejaron en libertad. Se fue a su casa, finalmente fue a un especialista y se sometió a una cirugía de fusión espinal, que consistió en tomar un pedazo de hueso de la cadera y colocarlo en el cuello. Llevaba un halo atornillado al cráneo y le dijeron que volver a jugar al béisbol estaba fuera de discusión. Regresó a las fábricas de hierro, luego desafió las órdenes del médico y comenzó a jugar béisbol semi-profesional. Como Kittle cuenta la historia, en un juego bateó un cuadrangular de 550 pies que rebotó en un automóvil, y en el automóvil estaban el dueño de los Medias Blancas, Bill Veeck, y el ex lanzador Billy Pierce. Los Medias Blancas lo invitaron al viejo Comiskey Park para una prueba, conectó muchos jonrones y firmó ese día. (Una historia del New York Times de 1983 cuenta una versión menos mitológica de los acontecimientos, que alguien vio jugar a Kittle y lo mencionó a Pierce, quien le consiguió la prueba).

Kittle se convirtió en un prodigioso toletero de ligas menores. En 1981, machacó 40 jonrones en Doble A en solo 109 juegos. En 1982, colocó 50 bambinazos para el Triple A Edmonton: ningún jugador de ligas menores ha golpeado 50 jonrones en una temporada desde entonces. Todavía vivía con sus padres como un novato de 25 años en 1983. Los White Sox apodados como "Winnin 'Ugly" ganaron 99 juegos y llegaron a los playoffs por primera vez desde 1959. Kittle hizo el equipo Todos Estrellas y se convirtió en un gran favorito de los fanáticos gracias a su origen de cuello azul y sus enormes jonrones.

Tal vez Kittle no fue una maravilla de un solo año. Bateó 32 jonrones en 1984, aunque su promedio de bateo cayó a .215. No era un gran fildeador (aunque tenía un buen brazo) y terminó como jugador de pelotón y DH. Los Medias Blancas lo intercambiaron en 1986 y se mantuvo desplazándose por la liga durante algunos años, terminando con 176 jonrones de por vida. Todavía se desempeña como representante de relaciones comunitarias para los Medias Blancas, un testimonio de su popularidad vigente.


Cleveland Indians: Joe Charboneau (1980)

Estadísticas: .289/.358/.488, 23 HR, 87 RBIs, 2.4 WAR

El "Súper Joe", como llamaron a Charboneau ese verano en Cleveland, es una de las maravillas de un hit más memorables en la ilustre historia del juego. Ganó los honores de Novato del Año, pero se convirtió en un personaje legendario en el camino. Abría botellas de cerveza con la cuenca del ojo, se arregló una nariz rota con unos alicates, se comía cigarrillos encendidos y bebió cerveza por la nariz, o eso contaban las historias. La mayoría eran exageraciones. "Sabes, solo abrí una botella de cerveza una vez con la cuenca del ojo, cuando estaba en la universidad", dijo Charboneau una vez. "Pero esa historia me siguió el resto de mi carrera".

Se hizo tan popular que un grupo local grabó una canción, "Go Joe Charboneau", que alcanzó el número 4 en las listas de éxitos de Cleveland. Sin embargo, su bateo no fue casualidad. Había bateado .350 en la Clase A en 1978, liderando la Liga de California, aunque los Filis lo cambiaron a Cleveland. Bateó .352 con 21 jonrones en Doble A en 1979. Con Cleveland, conectó un jonrón hacia el tercer piso del jardín izquierdo del Yankee Stadium; en ese momento, fue el tercer jugador en hacer eso (junto con Jimmie Foxx y Frank Howard).

Sin embargo, Charboneau se lesionó la espalda en un deslizamiento en el entrenamiento de primavera en 1981, y solo bateó .210 en 1981. Se sometió a una cirugía de espalda esa temporada baja, pero jugó solo 22 juegos más en las Grandes Ligas.

Si bien Charboneau todavía es recordado con cariño en Cleveland y hace apariciones para la organización, lo que se olvida es que los Indians tuvieron otra maravilla de un año en 1980. Miguel Diloné, un jardinero de 25 años de la República Dominicana, fue comprado a los Cachorros en principios de mayo y bateó .341 con 61 robos en lo que sería su única temporada como jugador de tiempo completo. Terminó tercero en la carrera por el título de bateo, ese fue el año en que George Brett bateó .390, y sus 61 robos siguen siendo el cuarto total más alto en la historia de la franquicia. Solo Kenny Lofton tuvo más en una temporada para Cleveland.

Diloné era el tipo de jugador que realmente no existe en el béisbol de 2020: un velocista que podía batear la pelota. No tuvo jonrones en 1980 y solo seis en 2,000 turnos al bate de por vida. Después de obtener un puesto como pelotero de pelotón en 1981, en septiembre de ese año, Diloné exigió un intercambio y llamó al gerente Dave García un "jefe de dos caras". La oficina central acusó a Diloné de usar pulgares doloridos como excusa por su pobre juego (bateó .290 ese año, aunque con solo 10 hits extrabase en 269 turnos al bate). García se quejó de que Diloné "puede pensar que puede jugar el jardín central para nosotros, pero no puede porque [Rick] Manning es un jugador defensivo más talentoso". Dilone permaneció con los Indians en 1982 (también lo hizo García), pero solo bateó .235. Su última temporada en las mayores fue 1985.

A pesar de las sorprendentes actuaciones de Charboneau y Dilone, y el equipo que lideró la Liga Americana en OBP, los Indios de 1980 todavía terminaron la temporada con marca de 79-81.


Detroit Tigers: Mark Fidrych (1976)

Estadísticas: 19-9, 2.34 ERA, 250.1 IP, 97 SO, 9.6 WAR

Fidrych irrumpió en la escena en 1976 como un rayo, un novato de 21 años con una gran mata de cabello rubio y rizado. Le hablaba a las masas del béisbol como una "ráfaga preparada de tics, miradas y meneos de aflojamiento", como Roger Angell escribió, aunque trabajaba muy rápido, con una "ansiedad ardiente por deshacerse de la pelota". Fue apodado "The Bird" en las ligas menores por su parecido con el personaje de Sesame Street Big Bird, y lanzaba con una exuberancia desenfrenada, convirtiéndose en un fenómeno nacional como el béisbol no ha sido testigo desde entonces, con la posible excepción de Fernando Valenzuela en 1981.

Fidrych comenzó la temporada en el bullpen de los Tigres, hizo dos apariciones en relevo y finalmente abrió un partido el 15 de mayo cuando Joe Coleman contrajo la gripe. Fidrych lanzó un juego completo. Comenzó 10 días después y lanzó otro juego completo. Siguió ganando, lanzaba juegos completos y, el 28 de junio, venció a los Yankees ante una gran audiencia de televisión en un "Lunes de Grandes Ligas". Una multitud de 47,000 en el Tiger Stadium le dio una gran ovación, y siguió animando incluso después de que salió del campo, cantando "¡Queremos Al Pájaro! ¡Queremos Al Pájaro!" para finalmente sacar a Fidrych de la casa club para una ovación de pie mientras saludaba a los fanáticos en uno de los mejores videos que verás:

"No es un acto. No hay nada artificial sobre él y eso es lo que lo hace una persona hermosa", dijo su compañero de equipo Rusty Staub. El receptor de los Yankees, Thurman Munson, lo llamó un exhibicionista. Fidrych respondió: "¿Quién es Thurman Munson?" El entrenador Jim Hegan le dijo que quizás era el mejor receptor en las mayores. Dos semanas después, Fidrych abrió el Juego de Estrellas. Su receptor fue Thurman Munson.

En sus primeras 13 aperturas, Fidrych lanzó 12 juegos completos, incluidas tres de 11 entradas, por lo que en realidad promedió 9⅔ entradas por apertura. Los fanáticos comenzaron a seguirlo a casa después de comenzar. Le regalaban poemas, retratos y pájaros disecados. Los Mellizos llegaron a retrasar un juego 30 minutos debido a una gran multitud de fanáticos que llegaba. Ese año, los Tigres promediaron 33,649 fanáticos cuando él abría, en comparación con 13,893 cuando no le tocaba. Hizo 29 aperturas, 13 de ellas con tres días de descanso, y lanzó 24 juegos completos, liderando la Liga Americana en juegos completos y efectividad. Terminó segundo detrás de Jim Palmer en la votación del Cy Young.

Luego vino el trágico final. En los entrenamientos de primavera de 1977, se desgarró el cartílago en la rodilla intentando atrapar moscas. Cinco semanas después de regresar en mayo, se rasgó el manguito rotador en un juego en Baltimore. Antes de esa apertura, tenía marca de 6-2 con efectividad de 1.83 y siete juegos completos en ocho aperturas. Nunca volvió a ser el mismo. Hizo su lanzamiento final en las Grandes Ligas en 1980. Se convirtió en camionero y compró una granja. Murió en 2009 cuando un camión de arrastre en el que estaba trabajando cayó sobre él.

Uno de los misterios perdurables sobre Fidrych: ¿cuán grande pudo haber sido? Al igual que Wally Bunker, no ponchó a muchos bateadores, promediando solo 3.5 K por nueve entradas como novato versus el promedio de la liga de 4.7. Lanzaba una recta que se hundía con gran movimiento y un slider duro, todo a las rodillas. Vale la pena señalar que había elevado su total de ponches a 5.1 por cada nueve en 1977 antes de la lesión. Diablos, Palmer promedió solo 5.0 K por nueve en su carrera en el Salón de la Fama. Imagínense a Fidrych lanzando con Lou Whitaker y Alan Trammell detrás de él. Por otra parte, tal vez no hubiera lanzado demasiado de todos modos. Incluso después de su gloriosa temporada de novato, habló sobre cómo el béisbol era un "trabajo" y no tan divertido como en la escuela secundaria. Habló acerca de ir a la escuela de mecánica automotriz la próxima temporada baja y dijo que se veía a sí mismo jugando solo hasta los 30. Nunca tuvimos la oportunidad de averiguarlo.


Kansas City Royals: Bob Hamelin (1994)

Estadísticas: .282/.388/.599, 24 HR, 65 RBIs, 2.6 WAR

Manny Ramírez era un novato de la Liga Americana en 1994. Jim Edmonds era un novato. También Carlos Delgado. Rusty Greer bateó .314 con un OBP de .410. Ninguno de ellos ganó el Novato del Año. En cambio, en esa temporada acortada por la huelga, fue un DH fornido de 26 años para los Reales que usaba anteojos y había jugado al football americano en la secundaria (recibiendo una oferta de beca de Notre Dame) donde ganó los máximos honores. Como era de esperar, lo llamaron "El Martillo", y con su físico de todos, Bob Hamelín se convirtió en un favorito inmediato de los fanáticos.

Hamelín había sido un estudiante de primer año All-American en la UCLA, pero luego fue transferido a Rancho Santiago JC, y los Reales lo reclutaron en la segunda ronda en 1988. Sufrió una fractura por estrés en la espalda, se sometió a una cirugía, aumentó de peso y su viaje por las ligas menores fue lento. Finalmente estalló en Triple-A Omaha en 1993 con 29 jonrones e hizo el equipo grande de los Reales en los entrenamientos primaverales de 1994.

"No es algo pasajero", dijo el mánager de los Reales Hal McRae en ese momento. "Es un bateador demasiado bueno para eso. Tiene buen ojo y cabeza nivelada". Después de la huelga, Hamelín llegó al campamento con sobrepeso en 1995. Comenzó lentamente. El nuevo manager Bob Boone y el entrenador de banca Gene Mauch no eran fanáticos de él. Fue enviado a Omaha y terminó el año en .168, y jugó solo un año más con los Reales y uno más con Detroit y Milwaukee.

Ahora es cazatalentos con los Medias Rojas, Hamelín le dijo recientemente a MLB.com: "Tengo mucho por lo que estar agradecido. Quiero decir, [yo] fui el Novato del Año. Mi parte favorita de esa historia es que, ¿sabes quién finalista fue ese año? Manny Ramírez. Vencí a Manny Ramírez. Tendré eso para siempre."


Minnesota Twins: Zoilo Versalles (1965)

Estadísticas: .273/.319/.462, 19 HR, 77 RBIs, 7.2 WAR

En la lista de maravillas de un solo año de la Liga Nacional, escribí sobre Jim Konstanty, el relevista de 33 años para los Filis que ganó el premio MVP en 1950. Versalles es de alguna manera la versión de Konstanty de la Liga Americana, probablemente el jugador menos logrado para ganar un MVP en la Liga Americana. Si bien tuvo una carrera bastante larga en MLB, incluidas siete temporadas como regular, Versalles terminó con solo 12.6 de WAR de por vida, y la única temporada que superó los 3.0 fue en 1965.

Si bien terminó con solo un OBP de .319, el más bajo para un MVP que no haya sido lanzador, Versalles hizo muchas otras cosas esa temporada: lideró a la Liga Americana en carreras anotadas (126), dobles (42), triples (12), extrabases (76) y total de bases (308) al tiempo que ganó un Guante de Oro. Robó 27 bases en 32 intentos. Los Mellizos ganaron el banderín y, en una temporada débil para actuaciones estelares, Versalles lideró a todos los jugadores de posición en WAR (solo el lanzador de Cleveland Sam McDowell fue más alto). Es difícil imaginar a un tipo con un OBP de .319 como el mejor jugador de la liga, pero Versalles fue una selección digna y recibió 19 de los 20 votos de primer lugar.

Versalles tenía solo 25 años esa temporada, pero nunca estuvo cerca de replicar esa actuación. En 1966, luchó contra un caso grave de gripe en mayo y comenzó lentamente, luego se lesionó el talón, lo que le provocó un hematoma doloroso en la espalda (pérdida de sangre e inflamación del tejido). Sufriría dolores de espalda recurrentes el resto de su carrera, y sus números de poder cayeron en picada. No ayudó que siempre hubiera sido propenso a errores en el campocorto (cometió 39 errores en 1965).

Pasaría sus años posteriores al béisbol en el área de Minneapolis, desempleado la mayor parte del tiempo y subsistiendo con cheques de discapacidad y seguridad social y una pequeña pensión de béisbol. Se vio obligado a vender su trofeo MVP y fue encontrado muerto por una enfermedad cardíaca en su hogar en 1995, con solo 55 años.


Oeste LA

Houston Astros: Jason Lane (2005)

Estadísticas: .267/.316/.499, 26 HR, 78 RBIs, 1.8 WAR

Los Astros de 2005 fueron el primer equipo de Houston en llegar a la Serie Mundial, lo que fue un poco sorprendente porque llegó al final de la era de Jeff Bagwell-Craig Biggio. De hecho, Bagwell se lastimó la mayor parte del año y jugó solo 39 juegos. Biggio tenía 39 años y había pasado su mejor momento. El equipo de lanzadores fue excelente, con Roger Clemens (efectividad de 1.87), Andy Pettitte (efectividad de 2.39), Roy Oswalt (2.94) y Brad Lidge (42 salvamentos), pero no fue el mejor equipo de los Astros de esa época.

La ofensiva tuvo a Lance Berkman, el mejor año en la carrera de Morgan Ensberg (cuarto en la votación del MVP) y Lane, un jardinero derecho de 28 años en su única temporada como regular en las mayores. Bateó 26 jonrones en la temporada regular y dos más bien grandes en la derrota de los Cardenales de la SCLN: bateó un jonrón en la victoria 2-1 en el Juego 4 y nuevamente en una victoria de 5-1 en el Juego 6. Lane bateó .201 en 2006 y .175 en 2007 y eso fue todo... al menos como bateador. Siete años después de su última temporada en las Grandes Ligas como jugador de posición, Lane regresó con los Padres en 2014 como lanzador, apareciendo en tres juegos y permitiendo solo una carrera en 10 ⅓ innings.


Los Angeles Angels: Peter Bourjos (2011)

Estadísticas: .271/.327/.438, 12 HR, 43 RBIs, 4.9 WAR

La respuesta a la pregunta: ¿Quién fue el jardinero central de los Angelinos antes de Mike Trout? Bourjos tuvo una temporada en las Grandes Ligas como regular y fue un jugador valioso como un veloz defensor en el jardín central que produjo lo suficiente en el plato. Bourjos comenzó la temporada 2012 como el jardinero central titular, con Trout en las menores. (Trout sufrió un virus al principio del entrenamiento de primavera y bajó casi 20 libras, por lo que no participó lo suficiente como para comenzar en las mayores). Todo cambió el 28 de abril. Trout estaba bateando .403 en Salt Lake. Bourjos estaba bateando .167 para Los Ángeles. El veterano Bobby Abreu estaba bateando .208 y fue liberado para dejar espacio a Trout.

Bourjos se convirtió en un jugador de banco, aunque continuaría comenzando contra zurdos, con Trout deslizándose hacia el jardín izquierdo. A menudo ingresaba a los juegos como reemplazo defensivo en el centro, con Trout nuevamente moviéndose hacia la izquierda. Incluso en 2013, los Angelinos no habían renunciado por completo a Bourjos cuando Trout comenzó 40 juegos en el jardín izquierdo. Al final, Bourjos simplemente no tenía suficiente empuje para ser titular y su campaña de 2011 fue impulsada por un BABIP de .338 en comparación con su marca de por vida de .308, y su falta de disciplina en el plato: terminó su carrera con una tasa de boletos del 5.7% y una tasa de ponches del 24.1% , lo que lo mantuvo en un rol de medio tiempo.


Oakland Athletics: Mitchell Page (1977)

Estadísticas: .307/.405/.521, 21 HR, 75 RBIs, 6.1 WAR

Los Atléticos de 1977 fueron un equipo terrible, terminando en el último lugar detrás de los Marineros, que habían nacido mediante expansión. Charlie Finley había perdido todas sus estrellas (excepto Vida Blue) de la dinastía que ganó tres Series Mundiales. Atrajeron a menos de 500,000 fanáticos en toda la temporada. En medio de ese horror, tenían una estrella brillante. Page fue producto del talentoso sistema de granjas de Pittsburgh y Finley realizó un intercambio en el entrenamiento de primavera que envió a Phil Garner a los Piratas a cambio de Page, Tony Armas, Rick Langford, Doug Bair y Doc Medich. En realidad, fue un excelente intercambio para los Atléticos, y habría sido aún mejor si Page hubiera repetido su temporada de 1977.

Page tenía 25 años, algo tarde para ser un novato, pero mostraba una amplia gama de habilidades. Tenía 42 robos en 47 intentos y atrajo 78 boletos, ubicándose cuarto en la Liga Americana en OBP, noveno en slugging, cuarto en OPS y cuarto en WAR. Perdió el premio de Novato del Año a manos de Eddie Murray, y aunque Murray finalmente se convirtió en un miembro del Salón de la Fama, Page claramente tuvo una temporada superior. Page parecía una estrella en ciernes.

Page tuvo un productivo 1978 (2.3 WAR), pero comenzó a caer en su forma física. Apenas tenía 23 robos en 42 intentos y su defensa sufrió. Desarrolló un problema con la bebida contra el que batalló el resto de su vida. Y fumaba. Para 1981, estaba de vuelta en las menores.

Page regresó al juego en la década de 1990 como instructor de bateo y obtuvo excelentes críticas como entrenador de bateo de los Cardenales de 2001 a 2004,, siendo esa última temporada la que lideraron la Liga Nacional en carreras y llegaron a la Serie Mundial. Sin embargo, los jugadores también notaron alcohol en su aliento en el estadio de béisbol y perdió su trabajo después de la Serie Mundial. Más tarde se convirtió en entrenador de bateo para los Nacionales, pero también perdió ese trabajo. Tenía solo 59 años cuando falleció en 2011.


Seattle Mariners: Dave Fleming (1992)

Estadísticas: 17-10, 3.39 ERA, 228.1 IP, 112 SO, 5.1 WAR

Fleming era un novato de 22 años en 1992, una selección de tercera ronda de la Universidad de Georgia. El zurdo y suave lanzador fue golpeado en su primera apertura esa temporada, pero luego tuvo un récord de 9-0 con una efectividad de 2.12 en sus siguientes 11 aperturas, desconcertando a los bateadores con su repertorio lento. Como dijo el receptor de los Marineros, Lance Parrish: "Te paras al margen y es bastante obvio que no tiene una gran recta o una gran curva o un gran slider, pero sabe lo que está haciendo. Sabe cuándo lanzar golpes y cuándo irse fuera de la zona". Terminó la temporada con siete juegos completos y cuatro blanqueadas.

Un cambio sísmico ocurrió en el béisbol después de la temporada de 1992. La ofensiva en la Liga Americana aumentó de 4.32 carreras por juego a 4.71 en 1993, y luego a 5.23 en 1994. Los lanzadores como Fleming con una baja tasa de ponches y recta mediocre no pudieron sobrevivir en esta nueva era de pelotas de béisbol alteradas y bateadores jugosos. Tuvo marca de 12-5 en 1993, pero con una efectividad de 4.36, y su tasa de boletos aumentó de 2.4 por nueve entradas a 3.6. En 1994, tuvo marca de 7-11 con una efectividad de 6.46. Su última temporada en las mayores fue 1995.


Texas Rangers: Alexi Ogando (2011)

Estadísticas: 13-8, 3.51 ERA, 169 IP, 126 SO, 3.6 WAR

Los Rangers alcanzaron su segunda Serie Mundial consecutiva en 2011 y Ogando fue una gran razón. El derecho de segundo año había lanzado bien como relevista novato en 2010 (1.30 de efectividad en 41 entradas) y luego pasó a la rotación, llegando al equipo Todos Estrellas. Su trasfondo era aún más increíble. Originalmente había sido jardinero de la organización de los Athletics. Los Rangers lo seleccionaron en el sorteo de Regla 5 en 2005 con la idea de convertirlo en un lanzador, pero le tomó cuatro años llegar a los Estados Unidos debido a un problema de visa por una red de tráfico de personas que involucraba a jugadores de las ligas menores. Pasó ese tiempo lanzando en la Liga Dominicana de Verano y en el béisbol de invierno.

Para la temporada 2012, a los Rangers se les ocurrió la brillante idea de mover al cerrador Neftalí Féliz a la rotación y a Ogando de regreso al bullpen. (También firmaron al veterano cerrador Joe Nathan). Fue una mala idea desde el principio. Ogando había tenido éxito en su primera temporada como abridor. Feliz había sido el Novato del Año 2010, pero había sido menos dominante en 2011, por lo que no estaba claro por qué tenía sentido hacerlo titular. Fue contraproducente a lo grande. Feliz hizo siete aperturas antes de someterse a una cirugía Tommy John. Nunca volvió a ser tan bueno. Ogando tuvo un año sólido en el bullpen en 2012, luego volvió a la rotación para 2013, pero también se lesionó. No hay forma de saber si los cambios de rol fueron una causa directa de las lesiones, pero dos carreras prometedoras se descarrilaron.