Un Día Como Hoy en el Béisbol: Adrián Beltré tenía tanta confianza que no llevaba copa

play
Historias para recordar en el cumpleaños de Adrián Beltré (1:00)

Tim Kurkjian celebra el cumpleaños de Adrián Beltré compartiendo algunas de sus historias favoritas sobre el pintoresco antesalista dominicano. (1:00)

Ustedes aman el béisbol. Tim Kurkjian también ama el béisbol. Así que mientras esperamos ansiosamente por el regreso del deporte, cada día les daremos una historia o dos, atada a lo ocurrido en esta fecha en la historia del béisbol.

UN DÍA COMO HOY EN 1979, nació Adrián Beltré.

Los ojos de Beltré, esa famosa mirada, lo hicieron parecer mezquino e inaccesible para los extraños. La verdad es que fue uno de los jugadores más agradables. Esos ojos eran realmente tan cálidos y suaves, y esa sonrisa podría encender un marcador. Él es un futuro miembro del Salón de la Fama: solo Brooks Robinson jugó más juegos en tercera base, ningún tercera base tuvo más asistencias, y George Brett y Wade Boggs son los únicos otros tercera base primarios que terminaron con 3,000 hits. Pero el legado de Beltré será la diversión con la que jugó.

"Nunca he visto a nadie que haya disfrutado más el juego'', dijo el narrador de los Rangers y miembro del Salón de la Fama Eric Nadel.

Beltré era un hermano mayor del campocorto de los Rangers Elvis Andrus. Con elevados de rutina al lado izquierdo del cuadro interior, ellos se involucrarían en discusiones sobre quién lo atraparía.

"Yo pedía la pelota'', decía Beltré, "y entonces él venía y se me paraba al lado, y algunas veces hasta chocaba conmigo. Yo le gritaba, '¡La tengo, aléjate de mí, vete, chiquito!'''

Antes del inicio de cada juego, luego que la pelota recorriera el cuadro, Beltré tenía una rutina en la que golpeaba la tercera base con su pie, solo para dejar saber a si mismo que iba a comenzar otro partido y lo afortunado que se sentía de poder jugar esa posición otro día más en las Grandes Ligas.

Beltré nunca utilizó una copa protectora en la tercera base incluso tras haber perdido tiempo de juego en una temporada por un golpe en los testículos.

"¿Por qué no usas una copa?'', una vez le pregunté.

Me mostró sus manos y me dijo, "Para eso es que están estas''.

Otras notas de béisbol del 7 de abril

  • En 1969, Ted Williams hizo su debut como mánager. Un día, en los entrenamientos de primavera, dos entrenadores de los Senadores discutían sobre la forma correcta de ejecutar una jugada de corrido para atrapar a alguien en las bases. Le pidieron a Williams que resolviera la discusión. Escuchó durante un par de minutos, luego interrumpió bruscamente el ejercicio y dijo: "¡Qué se jo..., vamos a batear!"

  • En 1873, nació John McGraw. Era un jugador pequeño y duro y uno de los mejores mánagers en la historia del juego. Poseía una mascota margay, un pequeño leopardo de Suramérica. De vez en cuando lo llevaba consigo al estadio.

  • En 1977, nació el receptor Ben Petrick. Logró una de las estadísticas de bateo más extrañas en la historia del béisbol: 3-0-0-4. Es el único jugador en remolcar cuatro carreras en un juego sin conseguir un solo hit. "Pensaba que había tenido un mal juego", dijo. "Luego miré el marcador y pensé: 'Oye, tuve un juego bastante bueno'".

  • En 2012, Jamie Moyer, que entonces tenía 49 años, volvió a lanzar después de su cirugía Tommy John. Ganó 269 juegos en su carrera sin lanzar duro. Una vez, en un viaje a casa desde el estadio de béisbol, uno de sus hijos pequeños le preguntó a su padre si podía hacer un lanzamiento a 90 mph, solo para él. "Hijo, no es así como lanzo", dijo Moyer. Su hijo miró el velocímetro y dijo: "Papá, conduces el auto más rápido que lo que tiras una pelota de béisbol".