Pedro, Pujols y Trout: las 21 temporadas más emblemáticas de MLB del siglo XXI... hasta ahora

play
¿Jugar en New York? 'Va a tomar un tiempo' (4:14)

El béisbol, en su regreso,podría ausentarse de uno de sus principales escenarios. (4:14)

Así que, luego del gran éxito de las ocho temporadas memorables que solo podían ocurrir en la década del '80 y la nominada al Oscar nueve temporadas salvajes que solo podían ocurrir en la década del '90, concluimos nuestro docudrama de tres partes con 21 temporadas del siglo XXI.

Aquí está la dirección que tomé con esta: elegí las temporadas más icónicas en las últimas dos décadas. Estas no son necesariamente las mejores temporadas de la década, aunque todas son sin duda grandes temporadas, pero las recordamos con un poco más de nitidez que otras que podrían haber sido tan estadísticamente impresionantes. Luego dividí el rendimiento de cada jugador en cuatro categorías para ayudar a definir la naturaleza icónica de esa temporada en particular:

Dominio estadístico: ¿Cuán grande fue él, en comparación con otras grandes temporadas de ese año y de todos los tiempos? El juego de postemporada puede ser parte de la consideración.

Importancia histórica: ¿El jugador estableció algunos récords? ¿Lideró la liga en algo? ¿Fue una de las mejores temporadas en la historia de la franquicia? ¿Fue un actor clave en un gran equipo?

Calidad estética: ¿Qué tan agradable fue ver al jugador? ¿Jugó el juego en un estilo singular o con una elegancia particular? ¿Era popular? ¿Sintió que tenía que verlo jugar?

Impactoo cultural: ¿Cuán grande era él más allá de su ciudad natal? ¿Resuena con los fanáticos de otros equipos? ¿Resonó con los no fanáticos del béisbol? ¿Su equipo logró algo fuera de lo común?

Todos, por supuesto, son subjetivos. Y podría elegir a cada jugador solo una vez.

Pedro Martínez, Red Sox 2000 (18-6, 1.74 ERA, 217 IP, 284 K's)

Estadístico: 5 | Histórico: 5 | Estético: 5 | Impacto: 4 | Total: 19

Concluimos nuestras 90 temporadas para la década de 1990 con Pedro, y comenzamos esta lista con Pedro, lo cual es apropiado porque sus temporadas de 1999 y 2000 son posiblemente las dos más dominantes para un lanzador abridor. FanGraphs le da ventaja a 1999, con 11.6 WAR, Baseball-Reference a 2000, con 11.7 WAR. En 1999, su efectividad de 2.07 fue 1.37 carreras mejor que el lanzador No. 2 en la Liga Americana. En 2000, su efectividad de 1.74 fue de 1.96 mejor que el lanzador No. 2. Su promedio de bateo de .167 permitido y el OBP de .213 permitido siguen siendo records.

"Tres lanzamientos", escribió Pedro en su autobiografía. "Mi bola rápida hacia arriba y hacia adentro o colocado en la esquina exterior, hacia abajo o hacia arriba; mi cambio, lanzado con la misma acción del brazo y la misma velocidad que la bola rápida, pero lanzado de 10 a 12 millas por hora más lento y con una acción de cola desagradable lejos para un zurdo, o cerca para un derecho, y mi lanzamiento quebrado, que pude dominar a otro nivel en 1999 y 2000".

Pedro pierde un punto en nuestra escala de 20 puntos solo porque los Medias Rojas no lograron llegar a la postemporada. De lo contrario, fue una temporada casi tan perfecta como la que podría tener un lanzador, con Pedro abriendo no solo eventos de visita obligada en Fenway Park sino para todos los fanáticos del béisbol. Pedro lo dijo simplemente: "En 2000, yo era el macho alfa de la Liga Americana".

Barry Bonds, Giants 2001 (.328/.515/.863, 73 HR, 137 RBI)

Estadístico: 5 | Histórico: 5 | Estético: 2 | Impacto: 2 | Total: 14

Mientras que la persecución de jonrones de Mark McGwire-Sammy Sosa en 1998 fue alegre y maravillosa, la persecución de Bonds fue como un trabajo duro en la ladera de una montaña fangosa. Primero, McGwire y Sosa acababan de romper el récord de Roger Maris. No necesitábamos que alguien volviera a hacerlo tan pronto, y ciertamente no necesitábamos que alguien tan poco adorable como Bonds lo hiciera. Entonces, sí, tiene en sus manos los récords de jonrones y de porcentaje de slugging para una temporada, y esta campaña inició una corrida sin precedentes de cuatro años de destrezas de bateo como nunca antes habíamos visto incluso de Babe Ruth o Ted Williams, pero cuando todo terminó, nos sentimos fríos y sucios.

Ichiro Suzuki, Mariners 2001 (.350/.381/.457, 242 hits, 56 SB)

Estadístico: 3 | Histórico: 5 | Estético: 5 | Impacto: 5 | Total: 18

Aquí vino Ichiro, el primer jugador de posición de Japón en las Grandes Ligas, este chico pequeño y delgado en medio de todos estos toleteros enormes de la época, jugando este tipo de juego diferente: hermoso y brillante y completamente único. "Parece tener un alma vieja", escribió David Shields en la revista New York Times. "Antes de cada lanzamiento durante cada turno al bate, balancea el bate sobre su cabeza en el sentido de las agujas del reloj, apunta su brazo derecho directamente al lanzador, estira su brazo izquierdo, dobla su codo para tocar su hombro derecho y tira de su uniforme, mantiene esa posición y luego suelta y prepara el madero para batear. Mientras hace esto, el mundo parece detenerse momentáneamente, y parece que estamos retrocediendo en el tiempo, ¿o es solo mi proyección muy occidental?, algún antiguo rito de purificación".

Hizo El Tiro, "algo de Star Wars", como exclamó el locutor de los Marineros Dave Niehaus. Ichiro recibió la mayoría de los votos para el Juego de Estrellas de 2001, el primer novato en hacerlo. En la noche del muñeco cabezón de Ichiro en Safeco Field, los fanáticos llegaron cuatro horas antes del partido en una línea que se extendía por seis cuadras de la ciudad. La sección de asientos en el jardín derecho se conoció como Área 51 (por su número de uniforme) y estaba llena de fanáticos japoneses y japoneses-estadounidenses (y otros fanáticos asiático-estadounidenses), muchos con carteles como "Ichi-Hero", algunos en inglés, algunos en japonés. Fue el MVP en un equipo que ganó 116 juegos y mucho más.

Randy Johnson y Curt Schilling, Diamondbacks 2001 (43 victorias, 665 ponches)

Estadístico: 5 | Histórico: 4 | Estético: 4 | Impacto: 3 | Total: 16

Con disculpas con Sandy Koufax y Don Drysdale, el béisbol nunca había visto una dupla 1-2 como la conformada por estos dos. Terminaron 1-2 en la Liga Nacional en efectividad, 1-2 en ponches, 1-2 en entradas lanzadas, 1-2 en WAR y 1-2 en la votación de Cy Young. Su mayor prueba se produjo en la Serie Mundial, donde tuvieron que destronar a los malvados Yankees, ganadores de tres títulos consecutivos y cuatro en cinco años. Cuando se le preguntó sobre la mística y el aura de los Yankees antes del Juego 1, Schilling respondió: "Esos son bailarines en un club nocturno".

Schilling comenzó los Juegos 1, 4 y 7. Ganó el Juego 1 y dejó el Juego 4 después de siete entradas con una ventaja 3-1. Johnson ganó los Juegos 2 y 6. En el Juego 7, Schilling hizo su segunda salida en su carrera con tres días de descanso, la primera había sido en el Juego 4. Lanzó casi 300 entradas en la temporada. Fue genial, pero salió en desventaja 2-1. Johnson entró en relevo, retiró a los últimos cuatro bateadores, luego consiguió su tercera victoria después del dramático ramillete de los Diamondbacks en la parte baja de la novena. Schilling y Johnson compartieron los honores de MVP de la Serie Mundial. Durante toda la postemporada, la pareja tuvo marca de 9-1 con una efectividad de 1.30. "Espero que haya sido tan divertido de verlo cómo fue jugarlo", dijo Schilling después del partido, "porque esta debe ser sido una de las mejores Series Mundiales jamás jugadas".

David Ortiz, Red Sox 2004 (.301/.380/.603, 41 HR, 139 RBI)

Estadístico: 3 | Histórico: 2 | Estético: 5 | Impacto: 5 | Total: 15

Esto se trata más de las hazañas heroicas de postemporada de Ortiz y de ayudar a llevar a los Medias Rojas a su título de Serie Mundial para romper la maldición del Bambino que su dominio en la temporada regular. Si bien Ortiz ciertamente fue excelente en la temporada regular, esos números no fueron especialmente únicos para esa época. Incluso en su propio equipo, Manny Ramírez conectó más jonrones y tuvo un OPS más alto. Sin embargo, incluso en la temporada regular, Ortiz había sido embrague, promediando .324/.380/.634 en situaciones "al final de los partidos y cerradas".

Luego vino la postemporada:

- Conectó el jonrón para cerrar la SDLA y vencer a los Angelinos.

- En el Juego 4 de la SCLA contra los Yankees, tuvo cuatro carreras impulsadas, incluido el jonrón en la 12ª entrada.

- En el Juego 5, conectó un jonrón en la octava entrada y entregó el hit para dejar tendido a NY en la 14ª entrada.

- Bateó .308/.471/.615 en la Serie Mundial, incluyendo un jonrón de tres carreras en la parte baja de la primera entrada del Juego 1 que puso a los Medias Rojas en camino a lograr la barrida en cuatro juegos.

La temporada regular de Ortiz podría no tener importancia histórica, pero el impacto de su gran corrida de octubre le otorga puntajes altos. Nació la leyenda del Big Papi.

Alex Rodriguez, Yankees 2007 (.314/.422/.645, 54 HR, 156 RBI)

Estadístico: 5 | Histórico: 3 | Estético: 3 | Impacto: 3 | Total: 14

Podría haber sido la mejor temporada de Rodríguez, una de las mejores en la historia de los Yankees, ya que ganó su tercer premio MVP después de liderar la Liga Americana en cuadrangulares, carreras impulsadas, carreras, OPS, porcentaje de slugging y total de bases. Rayos, incluso logró 24 bases robadas. Era el mejor jugador del deporte y un grand slam para dejar tendido al rival a principios de temporada pareció hacer que los fanáticos de los Yankees finalmente se entusiasmaran con él.

Sin embargo, a tono con el verdadero modo de operar A-Rod, siempre había algo que distrajera de sus números notables. En un juego de mayo contra los Azulejos, con los Yankees arriba 10-5 en la novena entrada, Jorge Posada conectó elevado débil a la tercera base. Cuando Rodríguez pasó por el antesalista Howie Clark, le gritó "Ha" y Clark retrocedió, por lo que la pelota cayó al suelo para convertirse en un sencillo remolcador. "Eso es una falta de respeto", dijo el manager de los Azulejos, John Gibbons. "Ese no es el béisbol de los Yankees".

Luego, en la noche en que los Medias Rojas se coronaron campeones de la Serie Mundial, Rodríguez ejerció su opción de optar por salirse de su contrato. Mientras los Medias Rojas celebraban en Denver, unos cientos de fanáticos de los Medias Rojas se reunieron detrás del banquillo y gritaron: "No firmen a A-Rod". Terminó volviendo a los Yankees.

Tim Lincecum, Giants 2008 (18-5, 2.62 ERA, 227 IP, 265 K's)

Estadístico: 3 | Histórico: 2 | Estético: 5 | Impacto: 3 | Total: 13

La portada de la revista Sports Illustrated lo dijo de forma perfecta: The Freak (El Fenómeno).

¿Cómo alguien de su tamaño lanzaba tan duro? "Lincecum no arroja una pelota de béisbol sino que la lanza, le salen de alguna manera cohetes de 98 mph, con energía cinética finamente ajustada, desde el cuerpo de un cargabates", escribió Tom Verducci.

En su primera temporada completa, Lincecum capturó la atención de los fanáticos del béisbol como ningún joven lanzador desde Dwight Gooden. Lo hizo con un modo de lanzar inusual, enseñado por su padre y basado en el modo de Sandy Koufax. Lincecum lideró a los lanzadores de MLB en WAR, ponches y tasa de jonrones permitidos y ganó el primero de sus dos premios Cy Young consecutivos. Si bien los Gigantes no fueron buenos esa temporada (72-90), Lincecum había ayudado a marcar el comienzo de una era dorada del béisbol de los Gigantes.

Joe Mauer, Twins 2009 (.365/.444/.587, 28 HR, 96 RBI)

Estadístico: 4 | Histórico: 4 | Estético: 3 | Impacto: 3 | Total: 14

Mauer ya había ganado dos títulos de bateo, pero su tercero llegó con promedio de .365, el mayor de su carrera, y fácilmente también la mejor temporada de poder de su carrera. Según los estándares de calificación actuales, la marca de .365 es la más alta para un receptor en la historia. Lideró a la Liga Americana en OBP y slugging y fue el ganador del MVP casi unánime (27 de 28 votos de primer lugar). Su WAR de 7.8 lo ubica empatado en cuarto lugar de todos los tiempos para los receptores, y él y Buster Posey son los únicos receptores que ganaron los honores de MVP desde 1976. Para colmo, él era el ícono local que jugaba frente a los fanáticos de su ciudad natal y su imagen de All-American lo llevó a comerciales nacionales para PlayStation, Head and Shoulders y ESPN, sin mencionar más de un comercial local con su madre.

Tenía el swing simple con un movimiento mínimo, prefiriendo llevar la pelota hacia el campo opuesto (16 de sus jonrones fueron al jardín izquierdo). Raramente abanicaba al primer lanzamiento. "Solo trato de ver cómo se mueve la pelota, especialmente en mi primer turno al bate", dijo ese año. "Siempre me gusta ver un par de lanzamientos antes de hacerle swing a uno. Creo que desde que tengo memoria siempre me he sentido bastante cómodo con dos strikes". Bateó .259 esa temporada con dos strikes. Bien jugado, Mauer.

Albert Pujols, Cardinals 2009 (.327/.443/.658, 47 HR, 135 RBI)

Estadístico: 5 | Histórico: 3 | Estético: 4 | Impacto: 3 | Total: 15

De alguna manera, elegir la mejor temporada de Pujols es como elegir la mejor manzana del manzano. En sus primeras 10 temporadas terminó cuarto, segundo, segundo, tercero, primero, segundo, noveno, primero, primero y segundo en la votación del MVP. ¿El año que terminó noveno? Lideró a todos los jugadores de posición de la Liga Nacional en WAR.

En 2009, lideró la Liga Nacional en jonrones, carreras, OBP, slugging, total de bases y boletos intencionales, 44 de ellos. De todos modos, logró remolcar 135 carreras, bateando .361 con corredores en posición de anotar. Con las bases llenas, cuando no había forma de lanzar a su alrededor, se fue de 17-10 con cinco grand slams. El Juego de Estrellas fue en St. Louis ese verano. "El año pasado, fue una celebración del Yankee Stadium", dijo Derek Jeter. "Este año, casi parece una celebración de Albert".

¿Lo único negativo? Aunque los Cardenales llegaron a los playoffs, los Dodgers los barrieron en la SDLN. Pujols se fue de 10-3... con tres boletos. Los Dodgers no estaban dispuestos a dejar que los venciera.

José Bautista, Blue Jays 2010 (.260/.378/.617, 54 HR, 124 RBI)

Estadístico: 4 | Histórico: 2 | Estético: 4 | Impacto: 4 | Total: 14

La prueba de que no siempre son las temporadas de MVP las que causan el mayor impacto. El MVP de la Liga Americana en 2010: Josh Hamilton. Buena elección, probablemente se lo merecía. Bautista terminó cuarto para un equipo de los Azulejos que terminó con marca de 85-77. Bautista, sin embargo, fue la historia más importante de la temporada regular, porque fue la historia más interesante. Tenía 29 años y llegaba a la temporada con una carrera en la que solo había logrado un máximo de 16 jonrones en una campaña. Había sido un jugador sustituto para los Jays en 2009, jugando en el jardín izquierdo, el jardín derecho y la tercera base, pero comenzando en solo 92 juegos.

Pero su carrera comenzó a cambiar esa temporada. Un día de ese verano, el entrenador de bateo de los Azulejos, Dwayne Murphy, le imploró a Bautista que necesitaba que su swing fuera más corto y directo. Los lanzadores eran capaces de dominarlo con bolas rápidas dentro de su largo y giratorio swing. "Siempre tuvo poder", dijo Murphy en 2010. "Solo necesitaba un par de ajustes". En el último mes de 2009, Bautista conectó 10 jonrones.

El total de jonrones no coincidía con lo mejor de la era de las sustancias para mejorar el rendimiento, pero para 2010, la ofensiva comenzaba a disminuir a medida que el péndulo volvía a inclinarse a los lanzadores. Bautista conectó 15 jonrones más que Paul Konerko, el bateador No. 2 en la Liga Americana. El Impacto de Bautista también fue mayor que simplemente ser una gran temporada en un equipo que no está en los playoffs: ayudó a marcar el comienzo de la revolución del ángulo de lanzamiento como uno de los primeros ejemplos de un jugador que altera su swing y conecta más elevados en el proceso.

Justin Verlander, Tigers 2011 (24-5, 2.40 ERA, 251 IP, 250 K's)

Estadístico: 5 | Histórico: 5 | Estético: 5 | Impacto: 4 | Total: 19

Verlander había sido uno de los mejores lanzadores en el juego desde su temporada de novato en 2006, pero su carrera realmente no entró en la trayectoria del Salón de la Fama hasta su monstruosa temporada de Cy Young y MVP en 2011, cuando se convirtió en el primer lanzador abridor en ganar los honores de MVP desde Roger Clemens en 1986. Verlander siempre tuvo grandes cosas, pero su salto al estrellato se produjo como resultado de la madurez: hacer un mejor trabajo para controlar sus emociones y darse cuenta de que no tenía que lanzar cada bola rápida desde la primera entrada a 99 mph. Aprendió a controlar las cosas al principio del juego, que lanzar 95 estaba bien, y luego subirlo a 99 más adelante en el juego cuando era necesario. O, a veces, incluso alcanzar los tres dígitos en la séptima u octava entrada.

Al igual que otros en la lista, lo único negativo es la postemporada. Después de despachar a los Yankees en la serie divisional, los Tigres perdieron contra los Vigilantes en la SCLA, con Verlander con marca de 1-1 con siete carreras permitidas en 11⅓ entradas. De alguna manera, sin embargo, Verlander se convirtió en el padre espiritual de una nueva generación de lanzadores de poder. Los mejores lanzadores de finales de la década de 2000 no necesariamente dependían de una bola rápida en las altas 90 mph: Roy Halladay tuvo una recta de dos costuras que se hundía, Félix Hernández lanzaba duro cuando apareció por primera vez, pero su mejor lanzamiento era el cambio, Cliff Lee se sentaba en las bajas 90 mph. Pero chicos como Max Scherzer, Chris Sale, David Price, Stephen Strasburg, Jacob deGrom, Gerrit Cole son lanzadores que podían recurrir a la velocidad. Y también Verlander. Ocho años después del 2011, finalmente ganó su segundo premio Cy Young.

Miguel Cabrera, Tigers 2012 (.330/.393/.606, 44 HR, 139 RBI)

Estadístico: 5 | Histórico: 5 | Estético: 4 | Impacto: 4 | Total: 18

La primera temporada de Triple Crown desde Carl Yastrzemski en 1967 lo dice todo, ¿verdad? Una temporada histórica sin precedentes para la historia.

Excepto en este caso, no fue así. La historia de la temporada 2012 se convirtió no tanto en la persecución de Cabrera por la Triple Corona, sino en el debate por el MVP entre Cabrera y Mike Trout. Incluso esa discusión fue más que solo quién merecía un trofeo, fue un debate en el corazón de las guerras culturales que cambian rápidamente dentro del juego y por aquellos que lo cubren.

"Nunca ha habido algo así. ¿Lo ha habido?" escribió Jayson Stark en ESPN.com. "Tal vez comenzó como un debate sobre las credenciales de Mike Trout y Miguel Cabrera. Pero ahora se convirtió en una guerra civil básica entre los pensadores de la vieja escuela y la nueva. Por un lado, se escuchan las mentes iluminadas autodenominadas de un nuevo milenio gritando: "La Triple Corona no tiene sentido". Por otro lado, escuchas al Club de Fans de Carl Yastrzemski rugiendo, 'WAR es solo un montón de tonterías sablemétricas'".

Lo que siempre me pareció más frustrante de todo el debate ese año es que Cabrera recibió crédito adicional a los ojos de algunos votantes por llevar a los Tigres a los playoffs mientras que los Angelinos se quedaron cortos. Pero los Angelinos ganaron un juego más. Estaban en la división equivocada. De todos modos, Cabrera ganó la votación del MVP de manera decisiva, con 26 de los 28 votos de primer lugar, y los Tigres llegaron a la Serie Mundial, donde cayeron ante los Gigantes en una barrida de cuatro juegos. Sin embargo, el béisbol nunca sería lo mismo.

Mike Trout, Angels 2012 (.326/.399/.564, 30 HR, 83 RBI)

Estadístico: 5 | Histórico: 4 | Estético: 5 | Impacto: 4 | Total: 18

Trout ha sido el mejor jugador del deporte desde su temporada de novato y, aunque no ganó ese MVP en 2012, desde entonces lo ha capturado tres veces, y todavía tiene 28 años. Sin embargo, lo interesante con él es que, a pesar de lo bueno que ha sido, no hay una temporada que se pueda decir que es una característica de Mike Trout. Nunca ha tenido una persecución de números mágicos: 50, 60 jonrones, una temporada de .350, 40/40, cualquier cosa para rastrear a diario o para que los fanáticos del deporte casual estén más interesados. Nunca ha ganado un título de bateo, nunca ha ganado un título de jonrones. Es simplemente el mejor jugador.

Pero esa temporada 2012 fue especial. Había sido un prospecto altamente calificado, pero no esperábamos esto, no como novato y no a los 20 años. En cambio, después de un cameo de 40 juegos en 2011 en el que bateó apenas .220, de repente emergió en 2012 como una superestrella completamente formada. Bateó .326 (sigue siendo el mejor promedio de su carrera) y lideró a la Liga Americana con 49 bases robadas y 129 carreras anotadas. Con 10.5 WAR y nadie más cerca, fue el mejor jugador de la liga y, según cómo se quiera definir "valioso", también el más valioso.

Clayton Kershaw, Dodgers 2014 (21-3, 1.77 ERA, 198.1 IP, 239 K's)

Estadístico: 5 | Histórico: 4 | Estético: 5 | Impacto: 3 | Total: 17

Así de bueno fue Kershaw en 2014: ganó los premios de MVP y y Cy Young a pesar de que solo hizo 27 aperturas y lanzó menos de 200 entradas. Fue el primer lanzador de la Liga Nacional en ganar el MVP desde Bob Gibson en 1968, aunque el significado histórico pierde un poco de brillo ya que Verlander lo había logrado tres años antes.

Kershaw no permitió una carrera remolcada a un bateador zurdo hasta su 23ª apertura. Tuvo un tramo de 41 entradas consecutivas sin permitir anotaciones. El 18 de junio, lanzó un juego sin hits con 15 ponches, viendo el juego perfecto estropeado solo por un error. ¿Los tres juegos que perdió ese año? Fue malo en uno de ellos, pero en los otros dos permitió tres carreras en siete entradas y tres carreras en un juego completo. Permitió tres carreras en siete entradas en cada una de sus tres partidos sin decisión. Pudo haber terminado con marca de 26-1.

De 2011 a 2017, con más de 200 juegos iniciados, Kershaw tuvo marca de 118-41 con una efectividad de 2.10. Al igual que Pedro Martínez o Randy Johnson una generación antes, cada apertura en la época pico de Kershaw se convirtió en un espectáculo, ya que sabías que estabas viendo un talento generacional. ¿La postemporada de ese año? Dos derrotas ante los Cardenales, la única mancha en su mejor temporada.

Madison Bumgarner, Giants 2014 (18-10, 2.98 ERA, 217⅓ IP, 219 K's)

Estadístico: 3 | Histórico: 5 | Estético: 4 | Impacto: 3 | Total: 15

Al igual que David Ortiz en 2004, Bumgarner está aquí por su corrida en octubre, la mejor postemporada que ha tenido un lanzador. ¿Su temporada regular? Estuvo bien. Terminó cuarto en la votación del Cy Young, y eso puede haber sido un poco generoso. Los Gigantes no eran un gran equipo. Ganaron 88 juegos, infiltrándose en los playoffs como comodín. Entonces MadBum se hizo cargo. Una blanqueada en el juego de comodines. Una salida sin anotaciones en el Juego 1 de la SCLN. Permitió una carrera en el Juego 1 de la Serie Mundial, seguido de una blanqueada en el Juego 5. Luego, cinco entradas más en blanco en relevo en el Juego 7. Durante toda la postemporada, tuvo marca de 4-1 con efectividad de 1.03 en 52⅔ entradas en 29 notables días de pitcheo.

"Ahora pertenece a la historia", escribió Tyler Kepner en el New York Times. Durante el Juego 7, el manager Bruce Bochy diría que intentó deliberadamente evitar hablar con Bumgarner entre las entradas. No quería que Bumgarner le dijera que estaba cansado. Bumgarner no estaba dispuesto a hacerlo. "¿Sabes que?" Bumgarner admitiría después del partido. "No puedo mentirte más. Ahora estoy un poco cansado". Bien cansado.

Bryce Harper, Nationals 2015 (.330/.460/.649, 42 HR, 99 RBI)

Estadístico: 5 | Histórico: 3 | Estético: 5 | Impacto: 4 | Total: 17

Durante una temporada, todo cayó en su sitio. El poder, el promedio de bateo, la exageración, el potencial, la salud, el cabello, el enfoque, el swing, el estilo, la portada de la edición de Cuerpos de ESPN. A los 22 años, Harper lideró la liga en jonrones, carreras, OBP y slugging. Su OPS sigue siendo el más alto de la década, incluso después del boom de jonrones de las últimas tres temporadas. Los Nacionales se perdieron los playoffs ese año, pero él fue el MVP unánime. El futuro: ilimitado.

Jake Arrieta, Cubs 2015 (22-6, 1.77 ERA, 229 IP, 236 K's)

Estadístico: 5 | Histórico: 3 | Estético: 4 | Impacto: 3 | Total: 15

El titular en The New York Times a fines de la temporada 2015 decía: "¿Puede ser verdad? Los Cachorros finalmente están creando optimismo en Chicago". Los Cachorros llegarían a los playoffs ese año después de cinco temporadas perdedoras consecutivas, y aunque el título de la Serie Mundial llegó la siguiente temporada, fue 2015 lo que puso en marcha el cetro del 2016.

Arrieta tenía marca de 6-5 a mediados de junio, pero luego comenzó una larga corrida de dominio que igualó el mejor de la historia. En sus últimas 20 aperturas, tuvo récord de 16-1 con una efectividad de 0.86 en 147 entradas, incluyendo un juego sin hits en el Dodger Stadium. Permitió solo dos jonrones en ese tramo y contuvo a los bateadores a números de .150/.200/.210. Este fue como el pico de Pedro pero con un signo de exclamación. Se unió a Bob Gibson como el segundo lanzador en 100 años en lograr marca de 8-0 con una efectividad de menos de 0.50 en ocho aperturas.

"Miro hacia atrás en esta temporada y pienso: 'Este tipo nos está llevando solo a los playoffs'", dijo el receptor de los Cachorros David Ross. "Está lanzando en la mejor división del béisbol y se enfrenta a equipos que han estado en una atmósfera de playoffs, y los está dominando".

El régimen de entrenamiento de Arrieta, y su afición por el Pilates, rodar en espuma y el jugo de col rizada, se convirtieron en una gran historia de la temporada. Los Cachorros habían regresado y Arrieta abrió el camino.

Aaron Judge, Yankees 2017 (.284/.422/.627, 52 HR, 114 RBI)

Estadístico: 4 | Histórico: 4 | Estético: 5 | Impacto: 5 | Total: 18

¿Cuán popular fue Judge en 2017? Lideró a todos los jugadores de la Liga Americana en la votación del Juego de Estrellas. Terminaría con la camiseta más vendida de la temporada. La transmisión del Festival de Cuadrangulares, que Judge ganaría, fue la más alta desde 2009 y obtuvo una calificación un 55% más alta que la competencia de 2016. Los fanáticos llegaban temprano a los juegos solo para ver a Judge practicar bateo. Sí, ayudó que jugara para los Yankees, pero eso fue parte del atractivo: los Yankees volvieron a ser interesantes por primera vez en media década.

Judge rompió el récord de cuadrangulares para un novato, en poder de Mark McGwire con 49, aunque Pete Alonso rompería el récord de Judge en 2019, por lo que el impacto histórico no duró mucho. Como Buster Olney escribió ese verano, había un poco de Babe en Judge. "Cuando Ruth llegaba al plato, no podías quitarle los ojos de encima. Como dijo uno de sus compañeros, incluso sus ponches fueron épicos, con Ruth balanceándose tan fuerte que se caía. En medio de su carrera, y incluso después de eso, los fanáticos se reunían para verlo tomar prácticas de bateo, para ver su fuerza y poder. ¿Algo de esto suena familiar? "

José Altuve, Astros 2017 (.346/.410/.547, 24 HR, 81 RBI)

Estadístico: 3 | Histórico: 4 | Estético: 5 | Impacto: 4 | Total: 16

Juez, sin embargo, no pudo quedarse con los honores del MVP. En cambio, el premio fue para su oponente físico, el diminuto Altuve, quien lideró a la Liga Americana en promedio de bateo y hits para un equipo que ganó 101 juegos. Al igual que el de Trout y Cabrera en 2012, este se convirtió en un acalorado debate por el MVP. Ambos jugadores eran tan agradables, tan divertidos de ver, que querías que ambos ganaran. Después de todo, representaban lo mejor del deporte: podías ser grande y fuerte y conectar jonrones gigantescos o ser pequeño y rápido y poderoso.

Judge lideró en WAR, 7.9 a 7.6, lo suficientemente cerca como para hacer un lance de moneda. (Después de verificar los resultados de la votación, me sorprendió que Altuve ganara tan fácilmente, con 27 votos de primer lugar a solo dos para Judge. Recuerdo que fue un debate realmente bueno, pero a pesar de la enorme popularidad de Judge, obviamente había una narrativa subyacente que favorecía a Altuve.) Altuve siguió con una postemporada fabulosa, bateando .310 con siete jonrones en 18 juegos, incluyendo un juego de tres jonrones en la SDLA. Por supuesto, miramos hacia atrás ahora y ...

Mookie Betts, Red Sox 2018 (.346/.438/.640, 32 HR, 80 RBI)

Estadístico: 5 | Histórico: 4 | Estético: 5 | Impacto: 4 | Total: 18

Oh, sí, mete en la ecuación 129 anotadas, 47 dobles, 30 bases robadas y un Guante de Oro. Incluso superó a Mike Trout, liderando al mundo con 10.6 WAR (Trout tenía solo 10.2). Quizás el elemento más impactante en esa figura de WAR es que Betts jugó solo 136 juegos. Fue una de las mejores temporadas en la historia de los Red Sox. Los Medias Rojas incluso ganaron la Serie Mundial.

Entonces, ¿por qué Betts no obtiene el primer puntaje perfecto de 20? En primer lugar, recibió mucha ayuda esa temporada: Chris Sale y J.D. Martínez fueron casi tan importantes como Mookie ese verano. En segundo lugar, no tuvo el mismo impacto en el béisbol que Judge o Altuve la temporada anterior. Tercero, no tuvo una gran postemporada, bateó .210/.300/.323 y conectó un solo cuadrangular en 14 juegos. Sin embargo, fue uno grande, frente a Clayton Kershaw en la sexta entrada del Juego 5 para darle a los Medias Rojas ventaja de 3-1.

Stephen Strasburg, Nationals 2019 (18-6, 3.32 ERA, 209 IP, 251 K's)

Estadístico: 3 | Histórico: 3 | Estético: 4 | Impacto: 4 | Total: 14

Un tercer jugador que llega a esta lista gracias a su desempeño en la postemporada. Strasburg tuvo marca de 5-0 con efectividad de 1.98 en 36⅓ entradas, ponchando a 47 con solo cuatro bases por bolas. Dado todo lo que había pasado en su carrera, desde ser el lanzador prospecto más publicitado de todos los tiempos a su cirugía Tommy John, hasta la controvertida decisión de dejarlo fuera de los playoffs de 2012 a los diversos golpes recibidos a lo largo de los años, el haber intensificado su actuación y llevar a los Nacionales a su primer título de la Serie Mundial proporcionó uno de los octubres más memorables de la década.

Entonces ahí tienes. Veintiún temporadas icónicas del siglo XXI. Debido a que nadie obtuvo un puntaje de 20 bajo mi sistema de clasificación completamente arbitrario y difícil, eso significa que todavía estamos en busca de la mejor temporada icónica. (Todos sabemos que será cuando Félix Hernández salga de su jubilación y lance un juego perfecto en el Juego 7 de la Serie Mundial 2022 para llevar a los Marineros a su primer campeonato).