Manny Ramírez contra Juan Soto, ¿cuál tuvo un mejor inicio de carrera?

ESPN

Manuel Arístides “Manny” Ramírez es considerado como uno de los mejores bateadores de la historia de las Grandes Ligas. Juan José Soto se ha convertido en uno de los peloteros jóvenes de mayor proyección en el béisbol, con posibilidades incluso de transformarse en la cara de MLB.

Manny tuvo una de las carreras más impresionantes de la historia moderna del deporte, mientras que Juan Soto ha ido construyendo su nombre gracias a grandes momentos, en especial los conseguidos durante la postemporada del 2019.

Gracias a las similitudes y diferencias entre ambos jugadores, resulta un ejercicio interesante realizar la comparación sobre el inicio de la carrera de ambos con la finalidad de establecer quién tuvo un mejor arranque y tratar de visualizar hacia donde se dirige la carrera de Soto, tomando como parámetro las dos primeras temporadas como titulares de ambos jugadores.

Manny Ramírez jugó su primera temporada como titular junto a los Cleveland Indians en el año 1994, cuando tenía 22 años. Entre 1994 y 1995, el jugador tuvo 907 apariciones al plato, de las cuales 774 terminaron en turnos oficiales y jugó 228 partidos. Conectó 227 imparables, incluidos 48 cuadrangulares, un triple, 48 dobles y registró 421 bases totales. Adicionalmente remolcó 167 carreras y anotó en 136 oportunidades. Se ponchó en 184 ocasiones y recibió 117 transferencias. Como corredor, se estafó 10 bases en 18 intentos.

Gracias a lo anterior, Manny tuvo un promedio de bateo (AVG) de .293, junto a un porcentaje de embasarse (OBP) de .386 y un slugging (SLG) de .544, buenos para un OPS (OBP + SLG) de .930.

Por su lado, Juan Soto, quien juega con los Washington Nationals, obtuvo un AVG de .287 en 1,153 apariciones al plato (956 turnos oficiales), gracias a 274 hits, contando 56 cuadrangulares, seis triples y 57 dobles. Adicionalmente, logró un OBP de .403 y un SLG de .535, lo que se traduce en un OPS de .937.

Soto ha remolcado 180 vueltas y anotó en 187 ocasiones, se ponchó 231 veces y recibió 187 bases por bolas. Como estafador de almohadillas, Soto robó 17 bases en 20 oportunidades.

Estos números indican que Soto tuvo un mejor inicio de carrera durante la temporada regular. Sin embargo, cuando hablamos de bateo con corredores en posición de anotar, la historia de ambos peloteros es sumamente diferente.

De 1994 a 1995, Ramírez tuvo un promedio de .324, un OBP de .422 y un SLG de .580, para un OPS de 1.002 con hombres en posición anotadora. Conectó 13 jonrones, remolcó 118 carreras, se ponchó en 49 turnos y recibió 40 transferencias. Soto, por su lado, entre 2018 y 2019 bateó para .251, alcanzó un promedio de embasarse de .408 y un SLG .454, los que se traducen en un OPS de .862. El jardinero de los Nationals disparó 11 vuelacercas, impulsó 117 vueltas, negoció 74 bases por bolas y se ponchó 73 veces con hombres esperando remolque. Aquí la clara ventaja pertenece a Manny Ramírez.

En cuanto a postemporada, Manny hizo su primer viaje durante la temporada de 1995 y disputó la Serie Mundial contra los Atlanta Braves, perdiéndola en seis juegos. Participó de 15 partidos y tuvo 51 turnos oficiales, en los que bateó para .196 y consiguió un OPS de .678, aunque conectó tres cuadrangulares y remolcó cuatro vueltas.

Por su parte, Soto llegó a su primera Serie Mundial en la pasada temporada, en la que su equipo obtuvo el triunfo frente a los Houston Astros. En 65 turnos bateó para .277 y tuvo un OPS de .927. Logró disparar cinco jonrones y remolcar 14 carreras. Soto fue más productivo en postemporada en el inicio de su carrera.

En cuanto a premiaciones, Ramírez quedó segundo en la votación por el premio de Novato del Año de la Liga Americana en el 1994 y alcanzó su primer Bate de Plata y una invitación al Juego de Estrellas en 1995. Soto también quedó segundo en la votación por el premio de Novato del Año de la Liga Nacional en 2018 y llegó al noveno lugar por el premio de Jugador Más Valioso en el 2019.

Luego de ver detenidamente las estadísticas de ambos dominicanos, no queda duda de que, hasta el momento, Juan Soto ha tenido un inicio de carrera de mayor impacto que Manny Ramírez. La proyección del jardinero de los Nationals, quien apenas tiene 21 años, es la de seguir su mejoría como bateador y ya es para él un triunfo el ser comparado con uno de los bateadores más finos de las últimas décadas.