Dueño de Astros, Jim Crane, dice que escándalo de robo de señas "nos pesa a todos"

play
Temporada 2020: El oeste de las Grandes Ligas con los mismos protagonistas (2:57)

Enrique Rojas analiza las Divisiones Oeste de cada liga, y dice que los Dodgers y los Astros son los amplios favoritos. (2:57)

En una semana en la que el escándalo del robo de señas de los Houston Astros estaba nuevamente en el centro de atención, el dueño del equipo Jim Crane se lamentó de los efectos a largo plazo del escándalo, diciéndole al USA Today, "Eso nos pesa a todos nosotros todos los días".

Un altercado en el que se vaciaron las bancas se produjo el pasado martes entre los Astros y los Dodgers cuando el derecho de Los Ángeles Joe Kelly hizo lanzamientos salvajes Alex Bregman y Carlos Correa e hizo gestos faciales burlones. Kelly ha sido suspendido ocho juegos por el incidente, un castigo que está apelando.

Pero la suspensión de Kelly revivió la discusión sobre la falta de castigo a cualquier jugador o a Crane por el escándalo en el que los Astros usaron una computadora en el dugout y golpes a botes de basura para revelar lanzamientos a los bateadores en el camino hacia el título de la Serie Mundial 2017, que le ganaron a los Dodgers.

"La gente está molesta porque los jugadores no fueron suspendidos", dijo Crane al USA Today en una historia publicada el viernes, "pero yo no tuve nada que ver con eso. Esa fue la decisión [del comisionado] Rob [Manfred]. Escucha, siempre será como quieras llamarlo. Una mancha negra. Un asterisco. Eso sucedió. No es bueno para nadie. No es bueno para el juego.

"Rompimos las reglas. Nos penalizaron. Nos castigaron. No hay duda de que nos pesa a todos cada día".

Manfred suspendió al gerente general Jeff Luhnow y al mánager AJ Hinch por la temporada 2020, ambos fueron despedidos posteriormente por los Astros, además de multar al equipo con $5 millones y quitarles sus dos mejores selecciones del draft en 2020 y 2021. Pero los jugadores de los Astros recibieron inmunidad como parte de la investigación de Grandes Ligas.

"No sé qué más quieren que hagamos", dijo Crane al periódico. "Quiero decir, no podíamos hacer mucho más. Recibimos un gran castigo. Rob envió un mensaje. Aceptamos el mensaje y fuimos más allá.

"Lo sentimos. Nos disculpamos. Pero no importa lo que sucedió, no fue suficiente. La gente me quería fuera del béisbol. Querían que suspendieran a los jugadores. Querían todo".

Desde entonces, MLB y el sindicato de jugadores han acordado un nuevo conjunto de reglas emitidas con respecto al robo de carteles. Según un documento obtenido por ESPN esta semana, las nuevas reglas establecen que cualquier individuo que use dispositivos electrónicos o de mejora visual durante el juego para identificar, comunicar o transmitir los signos del equipo contrario estará sujeto a fuertes medidas disciplinarias.

Crane también reconoció los pasos fallidos de su parte, disculpándose por el escándalo en general y por sus comentarios en una conferencia de prensa de febrero cuando dijo que el robo de señas "no alteró el juego".

"No salimos como queríamos", dijo Crane a USA Today. "Si tuviera que hacerlo de nuevo, lo haría de manera diferente. La conferencia de prensa no funcionó en absoluto. No lo manejé tan bien como debí haberlo hecho.

"Dije que [el robo de señas] no afectó el juego. Lo que debí haber dicho es que no pude afectar la decisión que Rob tomó de no cambiar la historia. No iba a alterar el juego. No nos iba a quitar el trofeo de la Serie Mundial".

Crane dijo que pensaba que las críticas se calmarían después de esta temporada, a pesar de que la campaña acortada por la pandemia se está jugando sin fanáticos en las gradas que puedan dejarle saber a los Astros qué piensan del escándalo. Crane también hizo acusaciones contra los New York Yankees y los Boston Red Sox, equipos que fueron multados en 2017, diciendo que MLB "tuvo un problema mayor al que todos creían".

"Pero nosotros fuimos los que mordimos la bala", dijo Crane. "Así es como funciona. No estoy tratando de culpar a nadie más. Fue nuestro problema. Nos ocupamos de eso".

Durante su entrevista con USA Today, Crane también expresó simpatía por el exasistente del gerente Brandon Taubman. Taubman se burló de las periodistas gritando, "Gracias a Dios que tenemos a Osuna" después de la victoria de los Astros en la Serie de Campeonato de la Liga Americana en 2019. El cerrador Roberto Osuna cumplió una suspensión de 75 juegos en 2018 por violar la política de violencia doméstica de las Grandes Ligas.

"Brandon Taubman no cometió violencia doméstica", dijo Crane. "Él hizo un comentario. No es nada que puedas defender... Odié verlo perder su trabajo, pero no teníamos otra opción".