Manny Machado sobre el ascenso de los Padres de San Diego y su temporada de recuperación

play
¿Quién reinará en las Grandes Ligas durante la próxima década? (1:59)

Mike Trout ha sido el amo y señor de MLB desde su llegada a la gran carpa. Pero Carolina Guillén tiene tres candidatos para acabar con el reinado del jardinero de los Angels. (1:59)

Mike Clevinger lo capturó perfectamente en su primera conferencia de prensa como miembro de los San Diego Padres.

"Es el equipo más emocionante del béisbol en este momento", dijo. "Es el lugar ideal para estar ahora mismo".

Clevinger fue uno de los 26 jugadores, incluidos los jugadores que se nombrarán más tarde, que el gerente general de los Padres, A.J. Preller envió o trajo durante las vertiginosas 48 horas previas a la fecha límite de intercambios del béisbol. Pero decir que Preller apostó todo en 2020 podría ser una tergiversación. Después de que el polvo se asentó, FanGraphs todavía tenía el sistema de fincas de los Padres clasificado como el segundo mejor en la industria y ZiPS los proyectaba para presentar el segundo mejor roster de la Liga Nacional en 2021.

En otras palabras, los Padres deberían ser buenos y emocionantes por un tiempo.

Esto, al parecer, es solo el comienzo.

En el centro, por si no lo habías notado, ha estado Manny Machado . Te acuerdas de él, ¿verdad? Los Padres lo convirtieron en el hombre más rico en la historia de la franquicia, al firmarlo con un contrato de 10 años y $300 millones que nadie, incluido Machado, vio venir. Desde entonces, Fernando Tatis Jr. explotó, Machado estaba bien y parecía como si la población amante del béisbol se alejara de él. Pero Machado, todavía con solo 28 años, está produciendo a un nivel de JMV nuevamente, bateando .306/.377/.599 con 11 jonrones y ocho dobles para un equipo de los Padres que cuenta con un récord de 23-15 y el tercer mejor diferencial de carreras.

Después de ser vilipendiado en la recta final de 2018 y pasar a un segundo plano durante la mayor parte de 2019, Machado parece estar disfrutando nuevamente en un equipo joven y estimulante que está listo para llegar a la postemporada por primera vez en 14 años. Antes de una paliza 11-4 a los Los Angeles Angels el miércoles por la noche, habló con ESPN sobre este momento. (Esta conversación fue editada por brevedad y claridad).

Entonces, ¿cómo ha sido para ti el estar en medio de todo esto?

Ha sido divertido, amigo. Tenemos un gran grupo de muchachos a los que les encanta jugar béisbol, y cuando tienes tipos así, quiero decir, hace que el béisbol sea divertido. Al ir al estadio todos los días, la gente está emocionada. Y, obviamente, apesta que no tengamos fanáticos en las gradas, pero tenemos muchos medios que nos dicen lo que está sucediendo con las redes sociales, gente que nos anima. Estamos trayendo tanta alegría a este juego todas las noches que cada vez que pisamos ese campo, nosotros solamente queremos salir allá afuera y pasarla bien sin importar si estamos perdiendo o ganando. Solamente queremos salir allá afuera y solo jugar béisbol y darles a los fanáticos algo de qué alegrarse. Hombre, ha sido algo divertido. Ha sido una corrida divertida. Tenemos suerte de tener aquí un gran grupo de muchachos.

Esta es la mayor diversión que has sentido jugando al béisbol desde...

En mucho tiempo. En un largo tiempo.

¿Cuánto atribuyes eso (encontrar alegría, divertirse en su trabajo) a tu desempeño hasta ahora?

Simplemente puedes ir a jugar béisbol. Al final del día, esto se trata de salir y divertirse. Y cuando te diviertes, el béisbol es algo natural para ti. ... He estado haciendo esto durante mucho tiempo y, honestamente, ahora siento que es el mismo juego que cuando era niño. Tienes que atrapar la pelota, tienes que lanzar la pelota, tienes que batear la pelota. El béisbol obviamente ha mejorado, los bates han mejorado, los guantes han mejorado, la tecnología ha mejorado mucho. Pero es el mismo juego. Es el mismo juego que nos encanta jugar.

No pensabas en estadísticas, no pensabas en jonrones, no pensabas en nada de eso cuando eras joven. Solo pensabas en salir y divertirte y prepararte para ir a comer pizza con un refresco al final del juego y jugar con tus amigos. Es el mismo juego ahora. Obviamente estamos al más alto nivel, pero solo tienes que salir y divertirte. Y con el grupo que tenemos aquí, todos los días sentimos eso. Solo queremos divertirnos. Y cuando juegas a gusto así, maximizas tu nivel.

¿Qué tan esquiva fue esa perspectiva para tí durante estos últimos años? Quiero decir, eras este pistolero a sueldo contratado en Los Ángeles que se esperaba que impulsara a los Dodgers a un campeonato, luego firmas este contrato masivo para ser la cara de un nuevo equipo. ¿Cómo viviste eso? ¿Fue notablemente diferente de la forma en que estás experimentando el béisbol ahora?

Sí, obviamente uno se pone un poco de presión. Naturalmente. Los chicos, cuando dicen: "No pienso en eso", creo que es falso. Todos lo pensamos. Nos importa. Me importa. Me preocupo por mis números. Me importa si apesto. Me importa cuando lo hago bien. Todos queremos hacerlo bien al final del día. Naturalmente, te pones un poco de presión, tratando de exagerar, tratando de tener ese gran swing todos los días. Al final del día, creo que solo tienes que bajar el tono.

Cuando estaba en Los Ángeles, había un montón de grandes jugadores alrededor del camerino, así que no tuve que presionarme a mí mismo. Simplemente salí y lo hice. Me contrataron para venir aquí y jugar un par de meses, llevarlos a la Serie Mundial. Para eso estaba yo. Estuve allí para jugar béisbol. No estaba allí para nada más. Obviamente seguí adelante y obtuve este gran contrato y siempre hay gente que dice: "Oh, tienes que estar a la altura de este número, tienes que estar a la altura de esto, tienes que estar a la altura de aquello". Y es como, "Tengo que salir y ser yo mismo al final del día. Tengo que ser Manny".

Esa mentalidad, de no ejercer presión adicional sobre tí mismo, ¿qué tan fácil o difícil fue para tí encontrar eso mientras lo atravesabas?

Se necesita un poco de esfuerzo. Hay mucho en eso. Firmar tarde, no tener entrenamientos de primavera, no saber a dónde vas. Vas a cruzar el país. Hay muchos factores que intervienen. No hay excusas para no haber rendido como lo hice el año pasado, o no rendir al nivel que tengo. Bateé .260 con 30 jonrones y, no sé, 90 impulsadas o algo así. (Machado bateó para .256 con 32 jonrones y 85 carreras impulsadas). No es que no me haya desempeñado; Simplemente no me desempeñé al nivel que tenía antes.

La gente siempre dirá, "Oh, no es el mismo tipo, le pagaron de más, hizo esto, hizo aquello". Al final del día, no hay excusa para eso. Simplemente no jugué bien al final del día. Solo sigues adelante, solo tienes que salir y ser tú mismo. Solo sé tú mismo. Y si puedes ser tú mismo, vendrá más bien que mal porque al final del día, estoy donde estoy hoy por lo que soy. ¿Por qué cambiar eso? ¿O por qué cambiar solo porque estás en un lugar diferente, o porque tienes un rol diferente, o porque la gente te mira de manera diferente?

¿Qué grado de satisfacción te produce demostrar que todavía puedes ser este jugador de calibre estrella?

Simplemente salir y jugar al béisbol. Creo que eso es lo único que puedo controlar. Puedo controlar eso. Puedo salir y ser el mejor jugador que pueda ser y recordarle a la gente que lo vio en el pasado. Saben quién soy y saben lo que puedo hacer, y seguiré siendo el mismo jugador.

¿Cuánto del Manny de 21 años ves en Tatis?

Ojalá tuviera su velocidad, eso sí te lo digo. Sería un jugador un poco diferente. Es extraordinario, hombre. Tiene mucha energía como yo cuando tenía esa edad. Solo verlo crecer como jugador, está creciendo rápido. Creo que eso es lo que la gente no se da cuenta, de lo joven que era el año pasado. Y solo tiene 21 años. Cuando tenía 21 años, yo estaba de la misma manera: tenía mucha energía y hacía muchas locuras. Tuve mentores como J.J. Hardy a mi lado en el que podía apoyarme y ver cómo jugaba el juego de la manera correcta, y él está haciendo lo mismo. Me está mirando, cómo lo juego.

Cómo es capaz de controlar el juego y mantenerse bajo control consigo mismo: creo que eso ha sido lo más importante para él, cómo se mantiene en la zona, cómo se mantiene enfocado en cada lanzamiento de cada turno al bate. El talento está ahí; todo el mundo sabe lo que puede hacer en el campo. Pero lo más importante es cómo se mantiene comprometido en todo momento, concentrado, y cómo puede reducir la velocidad con lo mejor de ellos. Ha sido impresionante de ver, ha sido impresionante ser parte de eso, verlo crecer como jugador, verlo aprender, verlo continuar desarrollándose. Tiene un futuro muy brillante, todo el mundo lo sabe y ha sido muy divertido de ver.

Cuando los Padres te ficharon, es cierto que estaban un poco por delante de su trayectoria. Todavía se sentían como si estuvieran uno o dos años más de ser contendientes legítimos, pero lo justificaron porque eras joven para ser agente libre y, en teoría, todavía estarías en tu mejor momento cuando se volvieran realmente buenos. ¿Te sorprende que eso haya cambiado tan rápido?

No, lo supe desde el principio. Sabía que tenían talento para empezar. Obviamente firmaron a [Eric] Hosmer antes que yo, habían hecho otros movimientos antes de ficharme. Obviamente yo era el gran fichaje, pero sabía lo que tenían. Conocí el talento desde el primer día cuando entré, lo que teníamos allí, y sabía cómo estos muchachos iban a ser impactantes en nuestra organización, en nuestro equipo de Grandes Ligas, y lo han logrado. Tenemos un montón de jugadores aquí, que salen y compiten y hacen lo que tienen que hacer para ser los mejores jugadores posibles. Ha sido increíble ver lo que han estado haciendo y cómo lo han hecho. Y continúan haciéndolo. Y todavía tenemos a algunos de nuestros muchachos que se acercarán y contribuirán en los próximos años.

¿Cómo viviste estos últimos días cuando te sentiste como si A.J. Preller hiciera 48 intercambios?

Oh, hombre, nunca había visto nada como eso. Honestamente, nunca he sido parte de eso. Fui el primero en saberlo en Baltimore antes de que todo lo demás fluyera así.

Aquí sucedió demasiado rápido.

Fue rápido. Fue muy rápido. Pero hicieron los movimientos correctos. No renunciamos a ninguno de nuestros grandes. Hemos mejorado mucho.

Entonces, ¿crees que pueden conquitar esa división? Sabes lo buenos que son los Dodgers. Estuviste allí.

Lo sabemos. Cien por cien. Lo sabemos. Sabemos que son un gran club de béisbol. Y es su reinado. Y es su división, honestamente. Pero vamos. Definitivamente vamos a intentarlo. Y sabemos que podemos, y sabemos que tenemos la confianza en cada jugador que tenemos en este club para que se haga cargo.