Tyler Glasnow y bullpen de Rays no pueden con paciencia de Dodgers en J1 de Serie Mundial

play
Ernesto Jerez: 'Esta no es la última vez que veremos a Kershaw' (2:53)

Ernesto destaca la buena ofensiva de Los Angeles Dodgers, en especial la actuación de Clayton Kershaw, en el Juego 1 de la Serie Mundial ante Tampa Bay Rays. (2:53)

ARLINGTON, Texas -- El pitcheo de los Tampa Bay Rays jugó con fuego y se quemó en el intento, en el primer juego de la Serie Mundial del 2020, que ganaron los Los Ángeles Dodgers 8-3, el martes, en el Globe Life Field de Arlington.

El estelar zurdo Clayton Kershaw lanzó seis entradas de dos hits y una carrera, el jardinero derecho Mookie Betts bateó de 4-2 con su primer jonrón de la postemporada, dos robos y dos anotadas, y el jardinero central Cody Bellinger sacudió jonrón de dos carreras para que Los Angeles pusiera su foja en 3-1 en el primer encuentro de todas sus series de la actual postemporada.

Kershaw, Betts y Bellinger han ganado el premio Jugador Más Valioso una vez cada uno. Betts, quien lo ganó en la Liga Americana en 2018, es uno de los buenos candidatos que tiene la Liga Nacional para esta temporada. El torpedero Corey Seager, quien ganó el domingo el Jugador Más Valioso de la Serie de Campeonato del viejo circuito, recibió tres boletos y anotó una vez.

Contra ese tipo de ofensiva, los lanzadores de los Rays no solamente tienen que lanzar bien, sino además limitar los lanzamientos, para reducir las oportunidades de hacer ajustes de sus rivales.

El derecho Tyler Glasnow permitió seis carreras y en 4.1 entradas y los relevistas que siguieron inmediatamente no lo hicieron mejor en el intento de invertir la menor cantidad posible de lanzamientos contra el equipo que más ha bateado esta temporada.

El martes, ante 11,388 aficionados (solo están aceptando 11,500 personas en el parque debido a la pandemia del coronavirus, los Dodgers pegaron 10 imparables y negociaron siete pasaportes.

Glasnow, cuya recta viajó cómodamente entre 98 y 99 millas casi toda la noche, ponchó a ocho rivales, pero también transfirió a seis bateadores, necesitando 112 lanzamientos para sacar 13 outs. El derecho de Tampa Bay se convirtió en el primer lanzador que permite seis carreras y transfiere a seis bateadores en un partido de la Serie Mundial.

Glasnow, quien estableció el récord de ponches en un juego para la franquicia de Tampa Bay, es apenas el tercer pitcher que hace eso en postemporada. Los zurdos Tom Glavine (serie de campeonato) y Mike Hampton (series divisionales) lo hicieron en los playoffs de 1997.

"En un momento tenía 37 strikes y 37 bolas y eso no es lo ideal, especialmente contra una ofensiva como esa, que puede capitalizar todos esos pases libres", dijo Kevin Cash, el manager de los Rays.

Entre Glasnow y los relevistas Ryan Yarbrough (19), Josh Fleming (40) y John Curtiss (3) necesitaron 174 lanzamientos para completar ocho entradas. Los bateadores de los Dodgers promediaron 4.24 lanzamientos por apariciones al plato en el primer juego del clásico de otoño.

"Creo que estuve tratando de acelerar las cosas y eso me llevó a tener problemas de mecánica" dijo Glasnow, el primer lanzador de los Rays con 112 lanzamientos en un juego desde el 7 de julio del 2018, cuando lo hizo el zurdo Blake Snell, quien será el abridor de los Rays el miércoles en el juego 2 de la Serie Mundial.

Durante la tempoda regular, los Cleveland Indians encabezaron las Grandes Ligas con 4.14 pitcheos por apariciones al plato, mientras que Tampa Bay fue sexto con 4.07. Los Dodgers, que lideraron el béisbol en jonrones y carreras, solamente promediaron 3.89 lanzamientos por apariciones, números 25 de MLB.

Pero en la postemporada, los Dodgers entraron al partido del martes superando 4.14 a 4.05 a Tampa Bay en lanzamientos por visitas al plato. En el séptimo juego de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional, el domingo, 38 bateadores de Los Ángeles sacaron 175 lanzamientos (4.6 por apariciones) al pitcheo de los Atanta Braves.

En contraste con el desperdicio de envíos de los Rays, Kershaw apenas tuvo 78 en su gema de una carrera y ocho ponches. La única carrera fue producto de un cuadrangular solitario del jardinero central Kevin Kiermaier.

Por supuesto, las ofensivas de los Dodgers y los Rays no son equiparables. Ya eso lo sabíamos de antemano.

Tampa Bay, que venció a los Houston Astros en un séptimo encuentro de la Serie de Campeonato de la Liga Americana, tuvo el martes su sexto juego de esta postemporada donde batea .200 o menos y recibe 10 ponches, una marca de todos los tiempos.

"Kershaw lució como el pitcher con una carrera en el Salón de la Fama", dijo Cash. "Afortunadamente, ya hemos estado en esta situación y hemos sabido regresar. Tendremos a Blake en el box. Estaremos bien", agregó.

Los Rays estarán bien si anotan un par de carreras más, mejor si es primero que su rival, pero mucho más si Snell consigue algo que ha sido poco frecuente para los lanzadores que han enfrentado a los Dodgers esta postemporada: Hacer buenos y pocos pitcheos.