Los Atlanta Braves y Estados Unidos lloran la partida de Hank Aaron

play
Fallece Hank Aaron (0:52)

Carlos Nava analiza la carrera de Hank Aaron, tras su fallecimiento a los 86 años. (0:52)

Los Atlanta Braves, las Grandes Ligas, y el resto de Estados Unidos lloraron la partida de uno de sus mayores simbolos.

Henry "Hank" Aaron, quien vistió el uniforme de los Braves en 21 de las 23 temporadas de una de las carreras más célebres en la historia del béisbol de Grandes Ligas, falleció el viernes a los 86 años de edad.

"No solamente hablamos de un jugador de béisbol trascendente, sino que hablamos de una persona trascendente en la historia estadounidense", dijo el exjugador de los Braves y también miembro del Salón de la Fama Chipper Jones, quien agregó que cuando fue exaltado a Cooperstown en 2018, Aaron le comentó que "quería que mi placa estuviera junto a la suya'.

"Aaron estaba en otro nivel. Él jugaba para el equipo Todos Estrellas Galáctico. El resto de nosotros eramos meros mortales", dijo con voz entrecortada en una conferencia virtual este viernes.

Por su parte, el mánager de los Braves Brian Snitker recordó que Aaron fue quien lo reclutó como mánager de liga menor en 1981, cuando el extoletero fungía como Vicepresidente y Director de Desarrollo de Jugadores en la organización de Atlanta.

"Hank extendió su gracia sobre todos y sobre todo con los que entró en contacto. Me siento tan bendecido de que él fuera parte de esta organización. Nada nos golpea más fuerte que esto", afirmó Snitker.

El ex jardinero miembro del Salón de la Fama de Cooperstown, bateó .305 con 755 cuadrangulares y tuvo cifras récords de MLB en carreras impulsadas (2,297) y bases alcanzadas (6,856) entre 1954 y 1976. Con el uniforme de los Braves, Aaron bateó 733 jonrones, impulsó 2,202 carreras y apareció en 24 de sus 25 Juegos de Estrellas.

El Jugador Más Valioso de la Liga Nacional de 1957, ganador de tres Guantes de Oro y productor de 3,771 hits, superó la odiosa barrera racial, la pobreza de su entorno en Mobile, Alabama, para convertirse en uno de los mayores íconos del deporte mundial.

En la cuarta entrada del partido del 8 de abril de 1974 entre los Los Angeles Dodgers y los Braves ante 53,775 fans en el Atlanta-Fulton County Stadium, Aaron sacó del parque un pitcheo de Al Downing para llegar a 715 en su carrera y superar al legendario Babe Ruth en la lista de todos los tiempos.

Ruth tenía el récord desde su retiro en 1935. Aaron lo mantuvo hasta que Barry Bonds lo superó en el 2007 (cuando sacó 28 pelotas para elevar su total de por vida a 762), su última temporada como jugador activo. Debido a las acusaciones de uso de sustancias para mejorar el rendimiento contra Bonds, en las mentes y corazones de muchos, Aaron sigue siendo el real rey de los jonrones.

De otra parte, los pasados presidentes de EEUU Barack Obama y Bill Clinton se unieron al luto que arropa al béisbol por la partida de Aaron.

"Hank Aaron fue uno de los mejores jugadores de béisbol que hemos visto y una de las personas más fuertes que he conocido. Michelle y yo enviamos nuestros pensamientos y oraciones a la familia Aaron y a todos los que se sintieron inspirados por este hombre modesto y su imponente ejemplo", dijo Obama en comunicado escrito.

"Mi vida fue bendecida por su amistad, amabilidad y generosidad. Lo conocí durante mi campaña de 1992, cuando el fin de semana anterior al día de las elecciones apareció conmigo en un evento en Atlanta. Había 25.000 personas allí, y tres días después llegué a Georgia por 13.000 votos. Durante el resto de su vida, nunca me dejó olvidar quién fue el responsable de mi victoria en Georgia. Siempre recordaré la cena en Atlanta celebrando el 25 aniversario de su jonrón 715, celebrando sus cumpleaños 75 y 80, y todas nuestras otras visitas. Él y Billye eran hermosos juntos, haciéndolo bien y siendo buenos", afirmó Clinton.

"Nuestro Rey de los Jonrones" escribieron los Braves en su cuenta de Twitter.

"Hank Aaron está cerca de la cima de la lista de todos los grandes jugadores de todos los tiempos. Sus logros monumentales como jugador fueron superados solo por su dignidad e integridad como persona", dijo Rob Manfred, comisionado de las Grandes Ligas.

"Hank simbolizaba lo mejor de nuestro juego, y su excelencia integral brindó a los estadounidenses y fanáticos de todo el mundo un ejemplo al que aspirar. Su carrera demuestra que una persona que va a trabajar con humildad todos los días puede abrirse camino en la historia y encontrar la manera de brillar como ninguna otra", agregó Manfred.

"Este es un día de profunda tristeza para el béisbol y, de hecho, para todo nuestro país. Dentro y fuera del campo de juego, durante 23 temporadas extraordinarias y más, Hank Aaron fue un miembro del Salón de la Fama en todo el sentido de la expresión. Generaciones de peloteros han recorrido y seguirán recorriendo el camino que Hank Aaron abrió con su determinación, coraje, gracia y talento singular. Enviamos nuestro más sentido pésame a su familia, amigos y su legión de fanáticos en todo el béisbol", dijo Tony Clark, durector ejecutivo de la Asociación de Peloteros de las ligas mayores.

play
5:24

Hank Aaron: una leyenda del béisbol dentro y fuera del terreno

Tim Kurkjian repasa la vida y obra de Hammering Hank, el Rey del Cuadrangular dentro del diamante, y una leyenda fuera del mismo.

En el primer mes del 2021, han fallecido tres miembros del Salón de la Fama. Además de Aaron, también el ex manager de los Dodgers, Tommy LaSorda, y el antiguo lanzador de los Dodgers y los Braves, Don Sutton. El año anterior murieron Tom Seaver, Lou Brock, Bob Gibson, Whitey Ford y Joe Morgan, la primera vez desde 1972 que desaparecían físicamente al menos seis integrantes de Cooperstown.

Y entre todos esos grandes de grandes, sobresale "El Martillo" Aaron.

"Mi esposa Sue y yo estamos terriblemente tristes y desconsolados por el fallecimiento del gran Henry Aaron, un hombre al que realmente amamos, y ofrecemos nuestro amor y nuestras condolencias a su maravillosa esposa, Billye", dijo en un comunicado el comisionado emérito Bud Selig, quien tuvo una relación estrecha con Aaron por más de medio siglo.

"Además de ser uno de los mejores jugadores de béisbol de todos los tiempos, Hank era una persona maravillosa y querida y un amigo maravilloso y querido. No hace mucho, él y yo estábamos caminando juntos por las calles de Washington, D.C. y hablando de cómo hemos sido los mejores amigos durante más de 60 años", recordó Selig.

"Entonces Hank dijo: ´¿Quién hubiera pensado hace tantos años que un niño negro de Mobile, Alabama rompería el récord de jonrones de Babe Ruth y un niño judío de Milwaukee se convertiría en el comisionado del béisbol?´. Aaron era querido por sus compañeros de equipo y por sus fans. Fue un verdadero miembro del Salón de la Fama en todos los sentidos. Lo extrañaremos durante todo el juego, y sus contribuciones al juego y su posición en el juego nunca serán olvidadas", agregó el ex comisionado.