Domingo Germán de los New York Yankees se disculpa y promete mejorar

play
Domingo Germán pide perdón tras ser suspendido por violencia doméstica (4:26)

El lanzador dominicano de los Yankees realizó una disculpa pública por sus acciones, luego de ser suspendido por 81 partidos (4:26)

El lanzador dominicano Domingo Germán se disculpó con la familia de los New York Yankees por sus errores del pasado y prometió trabajar fuerte para convertirse en un gran contribuidor del equipo, durante una conferencia virtual el miércoles en el campamento de entrenamientos del club en Tampa, Florida.

Germán, quien está regresando al equipo 19 meses después de haber sido suspendido por la oficina del comisionado de Grandes Ligas por violar la política de violencia doméstica del béisbol, comenzó su primera aparición primaveral ante los medios, leyendo un documento.

"Quiero tomar esta oportunidad para disculparme sinceramente con la familia Steinbrenner, mis compañeros, la gerencia y las personas cercanas que me aman. He cometido errores de los cuales no me siento orgulloso y por eso quiero disculparme", dijo Germán.

"Quiero agradecer a [el manager] Aaron Boone y [el gerente general] Brian Cashman por ser pacientes conmigo. Siempre han tratado de ayudarme sinceramente y cuando estaba pasando por mis peores momentos, fueron donde estaba entrenado en Jupiter, Florida, y tuvimos una gran conversación y por eso les estaré eternamente agradecido", dijo Germán más adelante.

"Necesito mostrarles a través de mis acciones lo comprometido en volverme un contribuidor (sic) para este equipo", prometió el lanzador.

Germán, de 28 años, no ha aparecido en un juego con los Yankees desde el 18 de septiembre del 2019, cuando fue suspendido 81 partidos por el comisionado Rob Manfred por atacar a su novia delante de varios testigos.
El derecho dominicano había sido la mayor revelación monticular del equipo esa temporada, logrando marca de 18-4 y efectividad de 4.03 en 27 juegos. Por la suspensión se perdió las últimas dos semanas de la serie regular y los playoffs, en los que Nueva York fue eliminado por los Houston Astros en la Serie de Campeonato por segunda vez en tres años.

Para completar la suspensión, Germán estuvo fuera por toda la duración de la temporada del 2020, que la pandemia del coronavirus recortó a 60 partidos.

"Cuando mi equipo más necesitaba en el 2019, antes de empezar los playoffs, no estaba ahí para ellos y por eso le pido perdón. Fue muy difícil para mí no estar lanzando, ayudando a mi equipo", dijo Germán, quien tiene marca de 20-11 en 55 juegos con los Yankees.

"Tener que mirar desde lejos me dolió mucho, pero también entiendo que fui responsable de ponerme en esa situación", agregó.

Germán, a quien los Yankees garantizaron una genuina oportunidad de ganarse un puesto en la rotación abridora para la temporada que comienza el 1 de abril, se reportó al campamento primaveral junto a los otros lanzadores y receptores de los Yankees hace una semana, pero el resto de los jugadores de posición comenzaron a llegar el lunes.

Germán dijo la semana pasada que no hablaría con la prensa hasta no disculparse personalmente con todos sus compañeros, que han reaccionado de diferentes maneras ante su regreso. Mientras el cerrador cubano Aroldis Chapman, quien también fue suspendido por violencia doméstica hace cinco años, lo apoyó públicamente, el preparador norteamericano Zack Britton cuestionó que fuera parte del equipo.

"A veces uno no controla quiénes son sus compañeros. No estoy de acuerdo con lo que él hizo. Creo que él no debería tener un puesto en el juego ni tampoco fuera del terreno", dijo Britton sobre el particular.

"Ayer pude hablar con mis compañeros del equipo. La única forma aceptable de hacerlo era cara a cara. Hoy vale la pena repetir lo que dije al equipo", dijo. "Hay muchos jugadores usan este uniforme y quiero que comprendan el gran daño que se puede hacer cuando se cometen errores como los míos", contó Germán el miércoles.

Sobre la postura de Britton, Germán dijo que habló personalmente con su colega y compañero.

"Britton tiene todo el derecho a opinar. Hablé con él personalmente y fue una buena conversación; somos buenos compañeros de equipo. Me dio muy buenos consejos y seguimos teniendo la misma relación dentro y fuera del camerino", dijo el quisqueyano.

"Lo que quiero hacer ahora es concentrarme en lo que amo, que es lanzar. Mi meta es trabajar duro y retomar mi carrera. Siempre ha sido mi sueño lanzar en Grandes Ligas y estoy muy agradecido de tener este sueño delante de mí", dijo Germán.