Bates de Boston abusan de abridores de Houston, ahora tocó turno a mexicano Urquidy

BOSTON -- Álex Cora reconoció que era difícil pensar si su equipo podría jugar mejor que los dos partidos más recientes en las principales fases del juego: Bateo, pitcheo y defensa.

Y el mánager aceptó que era difícil la pregunta, pero que estaban jugando buen béisbol en todos aspectos, incluyendo también el corrido de bases, la comunicación y todos los pequeños detalles que han resultado en dos triunfos categóricos sobre los Houston Astros.

Pero habrá que poner en evaluación también si se ha combinado con la peor exhibición de pitcheo de los Astros en buen tiempo, en particular el abridor, aunque el relevo tampoco se queda atrás en la Serie de Campeonato de la Liga Americana.

Boston Red Sox ganó 12-3 el tercer partido frente a su público, que presionó como pocas veces se ha visto al rival en cada jugada del partido. Los Red Sox triunfaron de una similar; abusando de los abridores y castigando a los relevistas que tuvieron enfrente.

"A la ofensiva, es lo mejor que hemos estado en toda la temporada", dijo Cora en conferencia de prensa. "Como he dicho antes, ahora mismo no se trata de conectar 30 jonrones y producir 100 carreras. Se trata de ganar cuatro partidos y los muchachos han hecho todo lo posible en la caja de bateo para hacerlo".

Cora tiene razón, pero al ritmo que van y si las series tuvieran más partido, habría que ver qué sucedería y hasta donde llegarían sus bateadores.

Esta noche, sacaron al abridor mexicano, José Urquidy con apenas una entrada y dos tercios de trabajo, en las que los Red Sox anotaron seis carreras, cinco limpias, protagonizadas por un grand slam de Kyle Schwarber, para sumar tres jonrones con la casa llena en los dos partidos más recientes; apenas el segundo equipo en hacerlo en toda la historia de las Grandes Ligas en postemporada.

"Yo ni siquiera estaba pensando en el jonrón", dijo Schwarber. "Sólo quería ponerla en el aire para traer a home aunque sea una (carrera). No quería hacer el swing tarde para que no me saliera un elevado al cuadro. Pero conecté bien la bola".

Dese ahí, Boston ya ganaba 6-0 antes de llegar a la tercera entrada porque antes Christian Vázquez y Christian Arroyo, los últimos dos bateadores en la alineación habían producido carrera por cabeza, y porque José Altuve cometió un error, que quizá hubiera sacado la entrada en blanco para los Astros.

Después, de cinco relevistas que entraron por Houston sólo Blake Taylor no permitió carrera a una ofensiva de Boston que terminó con otros tres cuadrangulares sumados al de Schwarber, de Arroyo, J.D. Martínez y Rafael Devers.

"Los muchachos están controlando y disciplinados en el plato", mencionó Cora. "Hubo muy buenos turnos al bate".

Del resto se encargó el pitcheo abridor de Eduardo Rodríguez, que les dio seis entradas de calidad, que incluyeron cinco hits, entre ellos cuadrangular de tres carreras de Kyle Tucker en la cuarta entrada, para poner en ese momento la pizarra 9-3.

Rodríguez ponchó a siete, sin regalar bases, estableció sus lanzamientos con autoridad y ayudó a que Cora sólo tuviera que usar tres relevistas, que tampoco son sus mejores brazos en el bullpen.

"Estuvo increíble, estableciendo su recta, buen cambio de velocidad, cutter y en ritmo", explicó Cora. "No regaló bases, hizo que ellos se las ganaran y el hecho de que lanzara seis innings fue muy importante para nosotros".

Así Cora sigue invicto en su cumpleaños desde que es manager de los Red Sox y, más importante, está ya a medio camino de la Serie Mundial, aunque sabe que tal vez será la mitad más complicada.

"Sí, 3-0 y contando", dijo en referencia a que ha ganado en playoffs el día de su cumpleaños. "Pero aún esperamos un mejor festejo. Hemos ganado competido tres partidos contra un muy buen equipo y ya ganamos dos".

Este martes, para el cuarto de la serie, Cora confirmó a Nick Pivetta para su primera apertura de esta postemporada, mientras que por los Astros por fin abrirá su primer partido de los actuales playoffs el ex ganador del Trofeo Cy Young, Zack Greinke.

"Creemos en Greinke", respondió el manager de Houston, Dusty Baker, antes del partido del lunes, al ser cuestionado sobre su disponibilidad para la Serie de Campeonato, luego de que sólo ha lanzado una entrada en la Serie Divisional, cuando el partido ya estaba perdido contra los Chicago White Sox.