Nats fincan en abridores triunfo en Serie Mundial

play
Dave Martínez: 'Esto cambió mi vida' (1:15)

El mánager de los Nationals no oculta su felicidad tras conseguir la barrida ante los Cardinals y llegar a la Serie Mundial por primera vez en la historia de la franquicia. (1:15)

WASHINGTON, D.C. -- Parecía un viernes de pretemporada en el Nationals Park, con cielo azul, brisa fresca y menos de 15.5 grados centígrados (60 F). La sensación correspondía al Clásico de Otoño o febrero, con prácticas de jugadas en base y la presencia del venezolano Aníbal Sánchez con una camiseta azul marino de la “Liga de la Toronja”.

Mientras el venezolano Sánchez hacia lanzamientos largos en el jardín derecho, los demás elementos de la rotación de postemporada de Washington Nationals que llevaron al equipo a la Serie Mundial --Max Scherzer, Stephen Strasburg y Patrick Corbin-- también efectuaban sus entrenamientos.

“Una rotación de ensueño”, dijo el receptor Kurt Suzuki.

El gerente general de los Nationals, Mike Rizzo, conjuntó a los lanzadores porque, dijo, el énfasis en los abridores “siempre ha sido parte de mi ADN como ejecutivo”.

En esta actualidad de “abridores”, “días de bullpen” y que “un abridor no enfrente una alineación por tercera vez” y “relevistas cruciales”, los Nationals de Rizzo se atienen a una frase de larga data: “Un buen pitcheo se impone a un buen bateo”.

Scherzer, Strasburg, Corbin y Sánchez tienen características distintas, pero su asistencia mutua los ha ayudado a llegar a esta etapa de la competición. Ni Rizzo ni el piloto Dave Martínez dijeron el orden como esos lanzadores saldrían al montículo para la serie que comienza el martes en la noche, aunque las suposiciones están ahí.

Ahora los Nationals tienen varios días para ajustar a ese cuarteto para que esté descansado y listo a fin de enfrentar a los Houston Astros, cuya fortaleza también estriba en sus abridores Justin Verlander, Gerrit Cole y Zack Greinke, o a los New York Yankees.

“Una buena actuación de los abridores para mí es la clave con vistas a cualquier triunfo a largo plazo que se proponga el equipo. Creo que cuando se tiene la oportunidad de contar con lanzadores que puedan dominar un partido durante seis, siete o más entradas, me parece que es la manera más sólida de construir una senda hacia la victoria en un partido de béisbol”, declaró Rizzo.

“Me parece cierto que hay distintas formas de desollar un gato, hay vías para ganar campeonatos, pero esa ha sido siempre mi filosofía. Y nos ha sido bastante útil”.