¿Está listo Tyson Fury para ser una estrella en Estados Unidos?

play
Tyson Fury: 'El campeón lineal ha regresado' (1:13)

El pugilista británico, después de vencer en el segundo round y por nocaut al alemán Tom Schwarz, afirmó que volvió para retarlos a todos y ganar todos los títulos. (1:13)

LAS VEGAS -- Como se esperaba, Tyson Fury dominó a un sobre estimado Tom Schwarz el sábado por la noche, terminando la pelea con un nocaut en el segundo asalto en el MGM Grand frente a una multitud de más de 9,000 personas. Al final, fue un evento que se parecía más a un concierto que a una verdadera pelea de campeonato.

Entonces ¿Que aprendimos?

¿Tyson Fury es el boxeador de peso pesado más completo del mundo?

Fury hizo lo que se suponía que debía hacer para derrotar a Schwarz. Dicho eso, es difícil negar las habilidades generales de Fury, quien con 6'9" de estatura posee una rara visión para el boxeo que se centra en un jab de izquierda educado y la capacidad de moverse ligeramente alrededor del ring.

Después de una primera estrofa relativamente dócil, Fury salió en el segundo asalto como zurdo y procedió a cortar a Schwarz con una serie de uppercuts que le hicieron sangrar la nariz, y luego le dio al alemán una combinación de cuatro golpes que lo envió al lona. Antes de eso, evadió hábilmente la salva más enérgica de Schwarz, haciéndolo balancearse y fallar, como si fuera un hombre con los ojos vendados buscando golpear una piñata en la oscuridad. Una andanada de golpes cerca del final del asalto tenía la esquina de Schwarz tirando la toalla.

Nuevamente, Schwarz no brindó mucha resistencia (por lo que, en muchos aspectos, fue elegido para esta tarea), pero en este asalto Fury pudo mostrar su amplia gama de habilidades, y demostró que era capaz de hacer desde la postura zurda.

Deontay Wilder y su devastadora mano derecha lo convierten en el peleador más peligroso y poderoso de la división. Pero Fury es el más versátil.


¿Aprendimos algo de esta pelea?

Lo que aprendimos el sábado es que "Tom Schwarz" es alemán para Dominic Breazeale.

Si bien esa línea puede ser extravagante y quizás un poco demasiado cínica para algunos, la realidad es que tanto Schwarz como Breazeale, quienes fueron eliminados por Wilder en el primer asalto hace un mes, no fueron rivales para un dúo que se considera entre los principales pesos pesados ​​del planeta. Ambos fueron despachados de manera fácil.

Pero lo que realmente aprendimos aquí fue que Fury es una entidad altamente promocionable, una que puede llevar un evento sobre sus hombros con su vibrante personalidad y carisma, tanto en el Reino Unido como ahora en los EE. UU. El combate de la semana pasada no debió ser una verdadera pelea, sino un escaparate para Fury para una audiencia estadounidense, un paso que debería ayudar a que una revancha con Wilder sea una empresa más lucrativa.


¿Qué tan lejos tiene que ir Fury para convertirse en una estrella crossover en América?

Es muy sencillo. Si bien la pelea con Schwarz fue una forma de reintroducirlo en la audiencia estadounidense y aumentar el volumen de negocios para la revancha ante Wilder en el 2020, el verdadero éxito cruzado no se producirá hasta que él derrote al "Bombardero de Bronce".

En este momento, Fury es un personaje colorido y un boxeador multidimensional, pero las peleas de afinación no son lo que hacen las carreras memorables. Si bien la victoria sobre el entonces campeón de peso pesado lineal Wladimir Klitschko es ciertamente notable, la realidad para Fury es que la victoria fue hace casi cuatro años, y desperdició ese ímpetu entrando en un abismo mental y un deterioro físico. Si bien muchos creen que superó a Wilder en diciembre, los libros de récords dicen que fue un empate.

Una victoria en la revancha con Wilder (quien está programado para enfrentar a Luis Ortiz en otra revancha en septiembre) consolidaría su lugar en la época moderna.


¿El acondicionamiento sigue siendo una preocupación para Fury?

En una palabra, no. Porque mientras que la noche del sábado fue un estallido temprano, Fury en su mayor parte ha demostrado la capacidad de recorrer largas distancias. Su carrera en la definición de actuaciones contra Klitschko y Wilder fueron asuntos de distancia de 12 asaltos. Saca esta noche de la ecuación, Fury no es un velocista, sino un maratonista, que hábilmente encabeza el camino hacia la línea de meta.

Mientras que él ha marcado su parte de nocauts, 20 en 28 victorias, la mayoría de sus peleas en el nivel de clase mundial se han ido en los últimos asaltos.

Un encuentro contra un hombre considerado el séptimo mejor peso pesado de Alemania, no del mundo, claro está, estaba destinado a ser breve y dulce.


Mientras Fury espera a Deontay Wilder, ¿qué hace mientras tanto?

En su entrevista posterior al combate con Bernardo Osuna de ESPN, Fury dijo que la mayor diferencia entre ahora y cuando llegó a la cima de la división de la montaña en 2015 al derrotar a Klitschko es que esta vez no tuvo una pausa de varios años, lo que condujo a la aparición de la depresión, así como su aumento en peso.

Desde su controvertido empate contra Wilder, el titular del CMB, en diciembre, Fury ha dejado en claro que será un boxeador mucho más activo en el futuro, uno que estará mucho más ocupado que antes del año pasado. Después de estar inactivo en 2016 y 2017, peleó tres veces en 2018 y ya hay planes para pelear nuevamente el 21 de septiembre o el 5 de octubre, antes de buscar una revancha con Wilder en 2020.

Fury cree que la actividad lo mantendrá más agudo y, a los 30 años, a pesar de todos sus problemas pasados, podría mejorar su nivel físico.

Ahora la pregunta es a quién se enfrentará Fury en su puesta a punto de otoño. Después de la facilidad con la que despachó a Schwarz, habrá cierta presión y expectativa pública para que enfrente a un enemigo más respetado. El clasificado mundial Kubrat Pulev tiene sentido dado su récord (27-1, 14 KOs), con su única derrota ante Klitschko en 2014, así como su asociación con Top Rank.

Se discutirán varios nombres, pero como dijo un miembro del personal de Top Rank mientras Fury mira hacia adelante para pelear contra Wilder nuevamente, habrá un énfasis en encontrar a "alguien alto".