Fury advierte a Wilder: "Lo voy a noquear en el segundo round"

Tyson Fury lo tiene claro, va por el nocaut ante Deontay Wilder en la revancha por el título de peso Pesado del Consejo Mundial de Boxeo, el próximo 22 de febrero, durante la función que tendrá lugar en la MGM Grand Arena de Las Vegas, Nevada.

“Voy por el nocaut, es la única manera porque estaremos en Las Vegas y no quiero otra decisión dividida, no me darán nada así”, dijo el 'Gypsy King' durante la conferencia de prensa realizada en Los Ángeles este lunes. “He estado soñando con el número 2 y quiere decir que lo derribaré en dos asaltos”, agregó Tyson.

El británico Fury, arribó con un llamativo traje que incluía imágenes de él en sus victorias pasadas, mientras que el estadounidense Wilder, en territorio local, se subió al escenario del inmueble ostentando su cinturón frente a los asistentes.

“¿Crees de verdad que lo pueda hacer en dos asaltos?”, dijo Wilder. “Lo visualizo en la lona, en una posición incómoda, ni siquiera noqueado dentro, sino fuera del canvas, porque como le interesa la WWE lo haré un poco más realista para él”, agregó.

Wilder es el actual monarca del CMB, mientras que Fury es campeón lineal de la división. Ambos pugilistas se encuentran invictos en su carrera. Wilder (42-0-1, 41 KOs) y Fury (29-0-1, 20 KOs) se verán las caras arriba del ring de nueva cuenta tras el enfrentamiento de hace más de un año, en diciembre 2018, que resultó en empate.

“Me podría quejar de muchas cosas y pasarme otros 15 minutos explicando por qué no tomó la revancha antes y cambió de entrenadores y demás. A ambos nos dio la oportunidad de tener dos combates previos, aunque los de él, más fáciles, diría yo, pero llego en lo personal con más experiencia y más seguridad, ¡imagínate!, es el momento perfecto y me alegro por ustedes que atestiguarán grandeza”, dijo 'El Bombardero' Wilder tras vencer por nocaut a Dominic Breazeale y Luis Ortiz en 2019.

Por su parte, en 2019, Tyson Fury se midió a Otto Wallin y Tom Schwarz a quienes se impuso por decisión unánime y nocaut técnico, respectivamente, aunque dejando algunas dudas al respecto.

“Voy a subir al ring, le daré una lección de boxeo y lo voy a noquear, eso es lo que haré. Cambié de entrenadores porque quise, soy un creyente de que nunca somos un artículo terminado, sino que siempre podemos mejorar. No hay necesidad de excusas, subiré allí y le haré sentir la Furia”, finalizó un seguro y contundente Tyson Fury, al menos, de palabra.

La conferencia de prensa en Los Ángeles mostró justo lo que se esperaba de ambos boxeadores: Un espectáculo que calentó lo que será el combate en febrero desde Las Vegas.