La Chica del Banquillo: La grandeza no es para todo el mundo

ESPN

Las críticas vienen con la excelencia. Son como palazos que buscan tumbar a una piñata.

La grandeza no es para todo el mundo, reza uno de los mantras de Kobe Bryant en su libro The Mamba Mentality. Elevarse por encima del promedio no solo depende de tener un talento superlativo, que te coloque a la cabecera del montón. Debes tener el ingrediente equis, una mezcla de inteligencia y constancia para saber que la disciplina llega a donde el talento no. Así que tener un don no te garantiza la excelencia. Solo te mete la presión.

Esa grandeza cada día es una losa más pesada. Una que viene con el combo de la crítica eterna. Para Saúl ‘Canelo’ Álvarez es el constante cuestionamiento a sus rivales, a sus modos, a las maneras. Si gana con contundencia no ofrece espectáculo. Si noquea ven mal a su rival. Si decide dejar un título vacante por no considerar su combate como un reto se le acusa de huir a las obligaciones.

El mejor ejemplo fue su reciente pelea con Avni Yildirim. Un turco que había llegado a esta pelea Mandatoria, con la mayúscula de la notoriedad que muchos pasan por alto. Porque David Benavidez perdió su título en la báscula antes de enfrentar a Alexis Angulo. Canelo no lo escogió. Era lo que le tocaba. Y el tapatío simplemente salió a mostrar su pegada y a hacer lo que sabe: ser superior.

En la misma situación hemos visto innumerables ocasiones a Messi, Cristiano o Brady. Una lista corta que podría ocuparnos ene cantidad de páginas. Que si le falta un Mundial, que si no tiene selección, que si se cambia de liga, que si solo marca y no asiste, que no puede sin el mismo coach, que si no es él sino su línea defensiva. Las críticas vienen con la excelencia. Son como palazos que buscan tumbar a una piñata. Eso sí: hay quienes nacen para colgarse de la gloria y ver desde lo alto los señalamientos… y hay quienes nacen para lanzar pedradas. Pero ni en eso, algunos, terminan siendo buenos… Razón tiene Kobe, la grandeza no es para todos…