Apostadores ponen a Pacquiao abajo 3 a 1 ante Spence

play
Manny Pacquiao tendrá un regreso de calibre legendario contra Errol Spence Jr. (1:41)

Salvador Rodríguez analiza la vuelta del pugilista filipino al boxeo profesional por la puerta grande. (1:41)

Muchos expertos consideran que Spence, al lado del también estadounidense Terence Crawford, como la prueba más dura que pudiera enfrentar Pacquiao a sus 42 años

Como se esperaba, el legendario peleador filipino Manny 'Pacman' Pacquiao no saldrá favorito para destronar el próximo 21 de agosto en Las Vegas al estadounidense Errol Spence Jr., quien está arriba en los momios al son de 3 a 1, que fue la línea que tuvo el hoy senador en su contra cuando se enfrentó a Floyd Mayweather en 2015.

Las líneas iniciales tienen a Spence con -300, lo cual significa que hay que apostar 300 dólares para poder cobrar 100 por su victoria, mientras que el filipino llega a pagar 250 dólares por cada 100 apostados por su triunfo. El empate paga hasta 2,500 dólares por cada centenar en juego por este resultado.

Después de aquella sonora derrota ante Mayweather, condicionada por lo que reveló fue una lesión en un hombro, Pacquiao no había estado de nueva cuenta abajo en las apuestas. Contra Mayweather empezó 3 a 1 abajo en las apuestas y al final, tras recibir fuertes cantidades a su favor, el tagalo acortó distancias hasta 2 a 1, pero no evitó la caída en el ensogado.

En esta ocasión, Spence, de 31 años, es lógicamente favorito por su buen paso, por su juventud y contundencia en el ensogado, pero nada puede darse por descontado ante el filipino, que tratará de ceñirse los títulos del Consejo Mundial de Boxeo y Federación Internacional de Boxeo en poder del estadounidense. Manny tenía también la faja de la Asociación Mundial de Boxeo, sin embargo, el organismo le nombró campéon en receso tras elevar al cubano Yordenis Ugás.

Muchos consideran que Spence, al lado del también estadounidense Terence Crawford, como la prueba más dura que pudiera enfrentar Pacquiao, que a sus 42 años y sin mucho más que demostrar, decidió tomar al toro por los cuernos antes de lo que probablemente sea una candidatura presidencial en su país.

Respecto al anuncio de la pelea, no se ha dejado ver aún la posible sede, pero en Las Vegas ya las autoridades gubernamentales dieron el visto bueno para abrir a su máxima capacidad los diversos inmuebles, justo como en los estados de Texas y Florida.