El futuro según Brian Castaño

Brian Castaño es uno de los boxeadores latinos de mayor repercusión en este momento. Recordar que la noche del 17 de julio estuvo a punto de convertirse en el primero de la historia en unificar todas las coronas de su división, la de las 154 libras, ante Jermell Charlo en San Antonio, Texas.

Esa noche, el norteamericano, campeón WBC, WBA y IBF, arriesgó sus títulos ante el campeón WBO, Castaño. El ganador se llevaba todo, y finalmente, la pelea –que para gran parte de la prensa y de los aficionados- había ganado “El Boxi”, como se lo conoce a Castaño, fue empate.

Brian (32) quedó invicto con 17 peleas ganadas (12 antes del límite) y 2 empates; Charlo suma ahora 34 (18)-1-1-. Y la reacción del mundo del boxeo fue pedir una segunda edición, lo antes posible.

Sí, el mundo aguarda esa pelea. ¿Será posible? Por supuesto, pero…

Más allá del interés genuino en esa segunda edición –habrá que puntualizar que el primer encuentro fue vibrante, lleno de situaciones riesgosas para ambos y ni que hablar del discutido fallo-, hay otros detalles a tener en cuenta.

En esas últimas semanas apareció como fecha casi segura la de febrero próximo para ese encuentro. Sin embargo, según el apoderado de Castaño, Sebastián Contursi, “Aunque está todo muy bien encaminado, el anuncio no es cierto, porque no es oficial, ya que solamente se sabrán todos los detalles cuando lo anuncie PBC (Premier Boxing Champions) la entidad con la que se manejan los dos boxeadores”.

Sucede que por un lado, la IBF, una de las entidades que reconocen a Charlo, tiene como retador obligado al título al ruso Bakhram Murtazaliev (28), invicto en 19 peleas, todas ganadas, con 14 antes del límite. De hecho, el ruso radicado en Oxnard, California, también peleó la noche del 17 de julio en San Antonio, ganándole en 8 asaltos a Khiary Gray.

Por el otro lado, para la WBO, el retador oficial a la corona del argentino es el australiano Tim Tsyzu (20 peleas, todas ganadas, 15 KO), gran atracción en su país. Claro que la gente de Tsyzu habló repetidas veces de bolsas millonarias como oferta para que Castaño viaje a Australia, ofertas que según Contursi, “En la práctica no existieron realmente, fueron siempre anuncios sin fundamento real”.

Mientras Brian Castaño permanece en Buenos Aires, esperando los acontecimientos, Contursi afirma que “Brian debería viajar ya a los Estados Unidos para afinar los entrenamientos, pero ya le ha ocurrido otras veces en los que la espera se alargó demasiado por no haber nada confirmado oficialmente, por lo que habrá que esperar, pero está llegando el momento de hablar a fondo sobre el tema”.

Queda en el aire el detalle de que, entre otros factores, se acercan las fiestas de Navidad y Año Nuevo, y no es la primera vez que “El Boxi” se ve privado de pasarlas con su familia completa.

Mientras se espera que la FIB le otorgue o no el permiso a Charlo para que pueda medirse con Castaño, evitando el choque con el número uno, algo similar puede ocurrir con la gente de la WBO en el caso de Tsyzu. De hecho llegó a mencionarse la posibilidad de una subasta para el choque entre el argentino y su retador australiano.

No es ningún misterio que el gran negocio, hoy, es la segunda edición de Castaño-Charlo, porque más allá de la decisión polémica, fue una pelea de altísimo nivel técnico. Charlo subió como gran favorito, pero se encontró con un rival enérgico y de muy buen boxeo. Siempre dijimos que el gran ganador de esa noche fue el argentino, porque demostró que no era un “nombre más” para el record de Jermell y que, por el contrario, hizo lo suficiente para llevarse la victoria.

Murtazaliev, a los 28 años, no ha tenido gran exposición; de la misma manera en que el australiano, una gran figura en su país, no ha logrado tampoco ganarse el siempre codiciado mercado norteamericano, al que apunta Al Haymon a través de PBC.

Dicho de otra manera: anunciar el segundo choque entre Charlo y Castaño es publicitariamente lo más sencillo del mundo, pero explicar un enfrentamiento del norteamericano con su retador número uno es todavía más difícil que anunciar a Castaño ante Tsyzu.

Todo apunta a que esa segunda edición será en febrero, pero todavía no hay nada oficial y lo más prudente es esperar, porque como siempre ocurre, el Tiempo será testigo.