Eduardo Sepúlveda se exhibe en solitario y es nuevo líder

Getty Images

MADRID -- El argentino Eduardo Sepúlveda (Drone Hopper-Androni Giocattoli) es el nuevo líder de la Vuelta a Turquía tras una exhibición por todo lo alto que le dio la victoria en la cuarta etapa disputada entre Esmirna y Manisa, de 146.2 km de recorrido, en la que el colombiano Nairo Quintana (Arkea Samsic) no cumplió su condición de favorito en el ascenso final a meta.

Sepúlveda (Rowson, 30 años), tercer clasificado en la ronda turca en 2021, firmó la cuarta victoria en su palmarés gracias a un potente ataque a 4,5 km de la meta en alto de Manisa que supo mantener para llegar en solitario y hacerse con el maillot celeste de líder.

El exciclista de Movistar cruzó la meta con un tiempo de 3h.48.38, a una media de 38 km/hora, aventajando en 15 segundos al grupo perseguidor, donde entraron, por este orden, el australiano Patrick Bevin (Israel Premier Tech), el belga Harm Vanhoucke (Lotto Soudal) y el colombiano Nairo Quintana, quien, posiblemente afectado por la caída de la primera etapa, no jugó sus bazas en el ascenso final.

La salida de Esmirna, "la perla del Egeo", se animó con una fuga de 8 hombres 8 donde se metió por tercer día consecutivo Peio Goikoetxea (Euskaltel Euskadi). El corredor de Ermua, de 30 años, no se pierde una escapada. Un proyecto con nulas posibilidades de llegar a meta, sobre todo porque se trataba de una jornada clave para los hombres de la general, que debían aparecer en los últimos 15 km para jugarse la victoria y el liderato.

Efectivamente, la escapada quedó en nada a pie de puerto, aunque Goikoetxea aún trató de prolongar la aventura con otra arrancada. La subida la inició el Lotto Soudal, con el sprinter Caleb Ewan tirando en los primeros instantes.

Se esperaba que Quintana demostrara que sigue siendo uno de los mejores escaladores del pelotón. Junto al colombiano, el Arkea llevaba a Edet, pero ninguno pudo imponer su ley. Dolorido, el boyacense realizó un par de arrancadas, carentes de peligro para sus rivales. Impotente, se dedicó a seguir el ritmo del grupo principal.

En ese grupo lo intentaron los australianos Bevin y Vine, también el neerlandés Van Engelen, pero ninguno despegó hacia meta. Si lo hizo el argentino Sepúlveda. Se fue con convicción a 4,5 de la cima, abrió una docena de segundos y supo mantener la distancia hasta el final. Una victoria con el premio del liderato.

Sepúlveda defenderá el jersey celeste que acredita al líder con 14 segundo sobre Patrick Bevin y 25 respecto a Jay Vine.

Este jueves la quinta etapa tendrá la salida en Manisa y la meta en Ayvalık con un recorrido de 186.1 km, una jornada de perfil ondulado hasta su ecuador y segunda parte llana, propicia para otro sprint.