Lewis Hamilton reta política de la FIA sobre el uso de joyas

Lewis Hamilton quiere mantener su estética, mientras que FIA va por un camino más austero

Lewis Hamilton, siete veces campeón de la Fórmula 1, retó directamente la política de la FIA sobre la restricción de uso de joyas en carrera, al salir a conferencia de prensa portando múltiples joyas.

Lewis Hamilton lució tres relojes en las manos, aretes en oreja y nariz, ocho anillos y cuatro collares. Ante esto dijo sarcásticamente “No pude ponerme más joyas hoy”.

En el marco del Gran Premio de Miami la Federación Internacional de Automovilismo endureció su prohibición sobre el uso de ropa interior y los piercings corporales no reglamentarios.

“Las joyas en y/o alrededor de las vías respiratorias pueden presentar riesgos específicos adicionales si se desprenden durante un accidente y se ingieren o inhalan”, publicó FIA.

A mediados de abril Hamilton arremetió ante esta medida al mencionar que tendrían que arrancarle la oreja para quitarle los aretes. "Ni siquiera puedo quitármelas: las de la oreja derecha están literalmente soldadas. Tendría que cortarlos o algo así. Así que se quedarán”.

Por otra parte, Lewis Hamilton aseguró este viernes que, a pesar de su mal inicio en la Fórmula 1, "los éxitos van a llegar" y que él y su equipo trabajan duro en las últimas semanas para dar vuelta a la situación.

"Un par de carreras malas no nos van a frenar", dijo el inglés en la conferencia de prensa previa al inicio del fin de semana del primer Gran Premio de Miami.

El 'hombre récord' de la categoría reina es séptimo en el Mundial, a 58 puntos del Charles Leclerc (Ferrari), y reconoció que han "trabajado duro" en las últimas semanas para reducir esa brecha y poder subir al podio, algo que solo ha logrado una vez esta temporada.

Aseguró que ha tenido "increíbles conversaciones" con su equipo en los últimos días y que situaciones como estas son las que unen, "aprendemos de nosotros mismos y crecemos".

"El éxito va a llegar, no tengo duda de eso", subrayó Hamilton, quien indicó que tuvieron que "bajar la cabeza y seguir trabajando" para volver a los resultados deseados.

Sin embargo, reconoció que no "anticipa muchos cambios" en Miami en cuanto a la capacidad de Mercedes de seguir el ritmo de Ferrari y Red Bull.