F1: Aquel primer triunfo de Schumacher en F1

El 30 de agosto de 1992 comenzó una relación que cambiaría la historia de la Fórmula 1, la del piloto alemán Michael Schumacher y las victorias. En el Gran Premio de Bélgica, el germano consiguió el primer triunfo de su carrera en el serial, al que le sumaría 90 más antes de su retiro, para quedarse con un récord que el británico Lewis Hamilton superaría después.

Pero todo inició hace 29 años, justo en el circuito de Spa-Francorchamps, en el que había debutado un año antes. El teutón, quien se coronó en la F3 de su país en 1990, recibió su primera oportunidad en la máxima categoría a bordo de un Jordan el 25 de agosto de 1991, aunque terminó en un retiro por problemas con el clutch.

Tras lo sucedido, Benetton lo reclutó para quedarse en la F1 por el resto del año y fue quinto en Italia, sexto en Portugal y España, antes de los retiros en Japón y en Australia; sin embargo, en 1992 ya como conductor titular en la misma escudería, empezó a deslumbrar, fue cuarto en Sudáfrica y consiguió su primer podio en el Autódromo Hermanos Rodríguez en México, al ser tercero.

Repitió posición en Brasil, para luego ser segundo en España, cuarto en Mónaco y de nuevo terminar detrás del líder en Canadá; se quedó cerca del podio en Gran Bretaña y fue tercero en casa, se había retirado en San Marino y Francia y tuvo que abandonar en Hungría por un problema en el motor.

No obstante, la siguiente parada era Bélgica, el lugar donde había debutado y al que volvía ya como una de las estrellas nacientes del Gran Circo. Ahí calificó tercero, por detrás del británico Nigel Mansell, de Williams, quien se había coronado en el serial en la cita anterior, y del brasileño Ayrton Senna, de McLaren.

La carrera en el mítico lugar fue emocionante. Con lluvia constante, Senna fue capaz de superar a Mansell en la salida y tomar la punta de la competencia; sin embargo, la pista fue acumulando agua y todos tuvieron que hacer una parada temprano en los pits, aunque el brasileño decidió mantenerse fuera con neumáticos para seco.

Schumacher se ubicaba cuarto y hubo un roce entre el Ferrari del francés Jean Alesi y Mansell, posponer el paso por pits dejó sin opciones de triunfo tanto a Senna como al británico Johnny Herbert (Lotus); la pista fue mejorando y la lucha se mantenía entre Mansell y su compañero, el italiano Riccardo Patrese.

Después de cometer un error que provocó que volviera a entrar a pits, ‘Schumi’ salió en la cuarta posición, pero eso le sirvió para hacerle el undercut a su compañero, el británico Martin Brundle, quien lo había rebasado. El teutón se ubicó tercero, pero subió al segundo y luego al primero, cuando los dos Williams tuvieron que cambiar llantas, Mansell intentó alcanzarlo, pero no lo logró tras presentar problemas en el motor y el alemán se impuso con una ventaja de 36 segundos.

La suerte le sonrió al germano para inaugurar su casillero de victorias, lo que comenzaría de forma oficial con la historia de una de las leyendas de la Fórmula 1, además, fue la primera para un conductor de su país desde Jochen Mass en España 1975 y la cuarta en total para esa nación.

“¿Qué puedo decir? Es difícil describir esta sensación, tuve lágrimas en los ojos por primera vez en Hockenheim (cuando fue tercero), pero puedo decir que realmente lloré hoy. Estoy muy, muy feliz, gané mi primer Gran Premio y en un circuito que está a 100 kilómetros de mi casa”, señaló Michael en aquella histórica jornada.

En el resto de la campaña fue tercero en Italia, séptimo en Portugal, se retiró en Japón y fue segundo en Australia, para terminar sólo detrás de los dos pilotos de Williams en el campeonato; al año siguiente fue cuarto, pero a partir de 1994 arrancaría su cosecha de campeonatos, el primero de los dos con Benetton, antes de obtener cinco con Ferrari entre 2000 y 2004 para sumar siete, que todavía son el mayor número, empatado con Hamilton.

Bélgica siempre quedaría marcado en la carrera de Michael, no sólo porque ahí debutó y obtuvo su primera victoria, sino porque volvería a ganar cinco veces más (1995-1997, 2001 y 2002) para todavía ser el máximo triunfador en F1 en uno de los circuitos más famosos del automovilismo a nivel mundial, algunos de ellos con un sabor especial.

Como el 2 de septiembre de 2001, cuando también en Spa-Francorchamps, ‘Schumi’ superó el récord de victorias en el Gran Circo que tenía el francés Alain Prost, al subir por ocasión 52 al lugar más alto del podio, una marca que mantuvo hasta el 25 de octubre de 2020, cuando en Portugal, Hamilton venció por vez 92, para dejar atrás las 91 de la leyenda alemana.

Pero todo comenzó aquel 30 de agosto de 1992, cuando ya se avizoraba el cambio de guardia en la máxima categoría porque Schumacher se impuso a nombres como Senna y Mansell y a quien sería su gran rival en los siguientes años, el finlandés Mika Häkkinen. Las lágrimas del entonces joven piloto de 23 años son una de las páginas más recordadas en la historia del serial.