CONTENIDO EXCLUSIVO
Obtén ESPN+

¿A dónde han ido a parar? Les presentamos las artes perdidas en el béisbol

Tan reciente como en 2010, James Shields lanzaba 9 juegos completos, Cliff Lee se apuntaba seis blanqueadas, Juan Pierre se robaba 64 bases, y era normal que Clayton Kershaw se sacrificara en 18 ocasiones.

En 2021, bastan los dedos de una mano para contar el total más alto de juegos completos y blanqueadas de los lideres, hay que esperar días para ver una base robada y un toque de sacrificio es una rareza hasta con hombre en primera en la parte baja de la novena de un juego 0-0 y ni hablar de una jugada de corrido y bateo.

Cualquier fanático que se durmiera en 1999 y se despertara hoy vería el mismo juego de béisbol, pero jugado de manera muy distinta. Se maravillaría con que un manager tan solo mostrara cuatro dedos para que un bateador corra a primera con una base intencional y se confundiría con verlos que no corren despavoridos a discutir una cerrada en el plato.