El regreso de Kyler Murray conlleva un riesgo financiero para Cardinals

En el contrato del mariscal hay cláusulas que protegen su dinero incluso si no pasa un examen físico para marzo de 2024


Los Arizona Cardinals quieren que Kyler Murray vuelva a jugar esta temporada; tanto, tanto que están dispuestos a asumir el riesgo financiero que conlleva el regreso del mariscal de campo.

Kyler Murray, quien regresó a practicar la semana pasada por primera vez desde que sufrió un desgarro del ligamento anterior cruzado en diciembre, tiene $29.9 millones en compensación salarial para 2025 que estará totalmente garantizado en marzo incluso si no pasa un examen físico para entonces.

La única manera de asegurar que Murray esté sano para marzo sería que no jugara, lo cual los Cardinals no quieren.

Kyler Murray enfrentaría algunas de las defensas más sólidas de la NFL a su regreso, ya que el calendario restante de los Cardinals incluye juegos contra los Browns, Ravens, 49ers, Steelers, Rams, Eagles, todos equipos con líneas defensivas talentosas.

Murray no jugará el domingo contra los Seattle Seahawks y los Cardinals no han fijado una fecha específica para su regreso. Arizona tiene hasta el 8 de noviembre para activar a Murray en el roster de 53 jugadores, lo que significa que el partido en casa de la Semana 10 de los Cardinals contra los Atlanta Falcons sería la fecha límite para regresar esta campaña.

Murray, de 26 años, firmó una extensión de cinco años en julio de 2022 que lo mantiene bajo contrato hasta la temporada de 2028 e incluye 160 millones de dólares garantizados contra lesión.

A veces, las garantías contra lesión en el contrato de un jugador son suficientes para obligar al equipo a enviarlo a la banca. La temporada pasada, por ejemplo, Las Vegas Raiders decidieron enviar al mariscal de campo Derek Carr a la banca en lugar de exponerse a cualquier riesgo financiero en su contrato.

Carr había firmado una extensión de contrato por tres años y 121,5 millones de dólares la primavera anterior, pero su salario de 32,9 millones de dólares para 2023 y 7,5 millones de dólares de su salario de 2024 habrían quedado totalmente garantizados si hubiera sufrido una lesión. En lugar de poner en riesgo $40.4 millones de dinero garantizado, los Raiders enviaron a Carr a casa y esencialmente acortaron su tiempo con la franquicia.

Los Cardinals anunciaron el miércoles que Murray había sido designado para regresar de la lista de incapacitados físicamente para jugar, abriendo su ventana de 21 días para ser activado en la lista de 53. La selección número uno de 2019 hizo algunas repeticiones con el primer equipo y comenzó a trabajar en la reunión.

"Es emocionante para mí", señaló el tackle izquierdo de los Cardinals, D.J. Humphries. "Sólo verlo correr... sé que va en la dirección correcta. Cuando lo vi llegar a la reunión, me sentí tranquilo porque él estaba tratando de estar tranquilo y yo estaba emocionado".

El regreso de Murray será una "decisión organizacional", según el entrenador de los Cardinals, Jonathan Gannon, quien agregó que el mariscal de campo será una "gran parte" de esas discusiones.