Odell Beckham Jr. no asegura su continuidad con los Browns

BEREA -- Mientras los Cleveland Browns (5-7) prácticamente han salido del panorama de playoffs, el receptor abierto estelar Odell Beckham Jr. no fue claro sobre su futuro con el equipo más allá de la temporada del 2019.

"Nadie sabe lo que depara el futuro, como mañana", declaró Beckham cuando se le preguntó después de la práctica de este jueves si quiere estar en Cleveland el próximo año. "No podría decirles lo que va a suceder".

En su primera temporada con los Browns, Beckham está teniendo el peor año estadístico de su carrera, excluyendo su campaña del 2017 plagada de lesiones con los New York Giants.

En 12 partidos, Beckham tiene 57 recepciones, 805 yardas recibidas y apenas dos touchdowns. También ha pasado seis partidos consecutivos sin superar las 100 yardas recibidas por primera vez en su carrera.

Beckham, quien está bajo contrato hasta el 2023, no dijo que quiere dejar Cleveland a raíz de una temporada tan decepcionante, pero tampoco se comprometió exactamente con los Browns más allá de este año.

"No podría sentarme aquí y decirles si voy a estar aquí, sí quiero estar aquí, no quiero estar aquí", indicó Beckham. "Aquí es exactamente donde estoy en este momento y no preferiría estar en otro lugar".

Beckham hizo referencia a su relación cercana con su compañero receptor abierto Jarvis Landry como una razón de lo "especial que podría ser esta temporada". Al mismo tiempo, Beckham señaló que "todo se resolverá" esta temporada baja.

"Siento que he estado aquí antes, haciendo preguntas sobre el próximo equipo mientras ya estoy en un equipo", sentenció Beckham, adquirido de los Giants en un canje la temporada baja pasada. "Eso es algo de lo que me desconecto en este momento. Búsquenme en la temporada baja y vean qué pasa".

Los curiosos comentarios de Beckham se produjeron luego que la derrota ante los Pittsburgh Steelers propinara un golpe devastador a las posibilidades de playoffs de los Browns.

Contra los Steelers, Beckham sólo tuvo tres recepciones para 29 yardas en apenas seis pases enviados en su dirección.

"No creo que sea algo intencional", expresó Beckham, cuando se le preguntó por qué los Browns han tenido problemas frecuentemente para darle el balón, sobre todo en momentos críticos. "Simplemente creo que los equipos nos han jugado de cierta manera. Han hecho algunas cosas para evitar que reciba el balón".

Beckham admitió estar especialmente frustrado cuando no recibe el balón del mariscal de campo Baker Mayfield y los Browns pierden.

"Junto con cualquier otra posición, quieres ayudar, punto", indicó Beckham. "Así que recibes el balón, no recibes el balón, al final lo que arregla todo es ganar. Cuando no ganas, es cuando puedes ver problemas, tensión. La respuesta siempre está en ganar".

Se le preguntó al entrenador en jefe de los Browns, Freddie Kitchens, si Beckham había expresado alguna frustración por la falta de balones en su dirección o recepciones, sobre todo en la zona roja, donde lo han buscado solo en siete ocasiones.

"Odell no ha sido un problema en absoluto", respondió Kitchens. "En realidad, si no fuera por Odell, ni siquiera estaríamos haciendo estas preguntas sobre ese tipo de cosas atípicas. Odell ha estado bien. Ha sido bueno. Ayuda a todos, ayuda a los jóvenes. Baker y Odell tienen un buen diálogo. Todo es bueno".

Beckham dijo que, si bien "no estoy teniendo una buena temporada", lo ha hecho bien controlando sus emociones, incluso cuando ha estado frustrado como el domingo.

"Definitivamente ha sido un gran esfuerzo de mi parte para mantenerme bajo control, sabiendo que todos están mirando", refirió Beckham antes de hacer referencia a problemas del pasado con los Giants. "Sé que quieren verme enojado, lanzando el casco, golpeando una hielera o abrazar una red de pateadores. Quieren ver esas cosas y he hecho ese esfuerzo para no permitir eso".

Después de la derrota ante Pittsburgh, el "Football Power Index" de ESPN ahora da a Cleveland apenas un 5.2 por ciento de probabilidades de colarse en el último lugar de comodín en la AFC. Los Browns también tienen que ganar todos sus partidos restantes, incluyendo una sorpresiva frente a los líderes de la AFC Norte, Baltimore Ravens, para tener alguna esperanza de llegar a los playoffs.

Beckham dijo que, si "es posible que podamos llegar a los playoffs, estoy con todo". Pero también admitió que "ha habido mucha decepción" y que hay "áreas que esperábamos más de nosotros mismos", ya que los Browns repletos de estrellas se ubican en la posición N° 22 de la NFL en eficiencia ofensiva.

"¿Qué depara el futuro? No lo sé", sentenció Beckham. "No sé las respuestas para eso. En este momento sólo lo estoy tomando un día a la vez, tratando de terminar la temporada sano, ganar los últimos cuatro partidos y ver qué ocurre".