Ocho años y tres equipos: El camino de Matt LaFleur y Kyle Shanahan

Nota del editor: Esta pieza se publicó originalmente el 22 de noviembre del 2019.

GREEN BAY -- Matt LaFleur y Kyle Shanahan representan todo lo que es joven y de moda en la NFL. Desde la apariencia a medio rasurar, hasta el cabello desordenado a propósito, hasta las cejas perfectas y las ofensivas innovadoras, ellos --junto con su camarada ligeramente más rubio, Sean McVay-- constituyen la siguiente generación de head coaches en la NFL.

No dejen que las apariencias los engañen.

Existe un alma vieja dentro de cada uno de ellos.

Su nombre es Mike Shanahan, y escuchando a LaFleur relatarlo, es uno de los tipos más duros que ha conocido.

"Simplemente es un tipo de la vieja escuela en cuanto a ser todo fútbol americano", expresó LaFleur en entrevista reciente. "Era uno de los tipos más intimidantes que he conocido".

La mayor de los Shanahan, padre de Kyle y ganador de 170 partidos de la NFL y dos Super Bowls, obviamente abrió el camino para su hijo, el head coach de tercer año de los San Francisco 49ers. Pero su influencia sobre LaFleur ha sido mucho menos apreciada desde que éste se convirtiera en el head coach de los Green Bay Packers en enero pasado.

Fue Mike Shanahan uno de los primeros en enviar un mensaje de texto de felicitaciones a LaFleur tras su primera victoria, en la apertura de la temporada regular frente a los Chicago Bears, y fue Mike Shanahan quien inmediatamente vino a la mente cuando LaFleur habló recientemente acerca de las personas más duras --mental y físicamente-- que ha conocido.

Y no cabe duda de que un partido como el del domingo entre 49ers y Packers es suficiente para sacar a Mike Shanahan de su paraíso en el retiro en San José del Cabo, México.

"Es muy difícil sacarlo de Cabo", dijo en la semana Kyle.

Un partido entre él y uno de los mejores amigos de su hijo, cuyos equipos se combinan al momento para una marca de 17-3 y que se combina para el mejor porcentaje ganador para un partido entre 49ers (9-1) y Packers (8-2), será suficiente.

'No sabía si seguía vivo'

Cuando se trata de hablar sobre Mike Shanahan, la mente de LaFleur regresa a una práctica de actividades organizadas del equipo en el 2012, poco tiempo después de que los Redskins eligieron a los quarterbacks Robert Griffin III y Kirk Cousins en el mismo draft.

Para maximizar las oportunidades en la práctica para los dos quarterbacks, Shanahan dividió al equipo y al campo a la mitad, y ejecutaba los mismos ejercicios simultáneamente con ambos novatos. (Eso, por cierto, debe sonar familiar para aquellos que observaron el modo en que LaFleur esencialmente llevaba a cabo dos prácticas simultáneas durante el campamento de entrenamiento en el verano).

Shanahan se paraba al centro para observar a ambos.

Con la espalda hacia Griffin, Shanahan observaba una jugada al otro lado del campo, al tiempo que el pasador lanzaba un pase profundo.

"Mike estaba justo en el medio del campo y estaba dando la espalda, y nunca olvidaré esto: el back defensivo y el receptor iban a toda velocidad y simplemente pasaron por encima de Mike", recordó LaFleur. "Fui el primero en verlo allí.

"¿Laguna vez jugaste [el videojuego] 'Mike Tyson's Punch-Out'? Parecía que era 'Glass Joe'. Pensé que iba a estar severamente lastimado, pensé que había algo realmente mal. No sabía si seguía vivo, para ser honesto, porque estaba fuera de sí".

Shanahan confirmó la historia, aunque comprensiblemente, su memoria era borrosa.

"Afortunadamente, no muchas personas vitorearon, pero sí recibí un golpe muy fuerte", admitió. "Realmente no lo recuerdo, para ser honesto, estaba mareado. Pero intentas levantarte como si nada y actuar como si no hubiera sido la gran cosa. Todos los jugadores se divirtieron con eso, diciendo, 'Vaya, pensamos que estabas muerto'. Les dije, 'Ustedes no tienen tanta suerte'".

Fue suficientemente malo que los médicos de los Redskins inmediatamente ordenaron a Shanahan ir a un hospital, pero eso no duró mucho.

"Estaba sorprendido, de que estaba de vuelta en el trabajo", dijo LaFleur. "Se trata de la persona más enfocada que he conocido. Las horas que invertía...".

Fue en ese momento cuando LaFleur supo la clase de dureza y ética de trabajo que se requería para ser head coach de la NFL.

"Era la persona más enfocada que he conocido", dijo LaFleur. "Podía sentarse allí y observar video por horas sin levantarse, sin ir por agua ni café o ir al baño. Su enfoque era el mayor que he conocido.

"Me abrió a los ojos en torno a lo que se requería. Concedido, no tuvimos la clase de éxito que nos hubiera gustado [en Washington], pero no hay duda en mi mente del por qué fue un coach tan exitoso".

'Sabías que iban a llegar al siguiente nivel'

Mike Shanahan no conocía a LaFleur cuando obtuvo el empleo con los Redskins en el 2010. Pero confiaba en Kyle, quien confiaba en Robert Saleh.

Fue Saleh, ahora coordinador defensivo de Kyle con los 49ers, quien metió a LaFleur en la NFL. Saleh y LaFleur trabajaron juntos como asistentes graduados en Central Michigan, donde compartieron un departamento con una mesa de cocina pero sin sillas, y una vez debieron palear nieve en la entrada de la casa del head coach Brian Kelly y estacionar automóviles en una fiesta a la que creyeron estaban invitados.

Saleh convenció a Kyle para llevar a LaFleur a los Houston Texans en el 2008 como asistente ofensivo. Kyle, el coordinador ofensivo, entonces convenció a su padre para contratar a LaFleur como coach de quarterbacks con los Redskins dos años más tarde. El grupo de asistentes en Washington también incluía a McVay.

LaFleur trabajó con Kyle Shanahan en todos los años excepto uno del 2008 al 20016, con tres equipos diferentes (Houston, Washington y Atlanta Falcons), antes de unirse a McVay como coordinador ofensivo con Los Angeles Rams en el 2017.

"Se podía notar de inmediato cuán cómodos estaban uno con el otro porque ya habían pasado tanto tiempo juntos en Houston", dijo Mike Shanahan de su hijo y LaFleur.

"Tuve algunos coaches muy buenos conmigo. Tuve a Kyle y tuve a Sean, tuve a Matt y tuve a Chris Foerster. Tuve suerte de contar con coaches que se retroalimentaban entre sí. Estudiaron el juego y simplemente sabía que algún día iban a ser coordinadores, head coaches. Nunca se sabe cuán rápido llegará, pero sabías que iban a llegar al siguiente nivel".

Un grado de separación

Hay muchas más conexiones de cara al partido del domingo que los dos head coaches y sus filosofías ofensivas similares.

Entre ellas:

* Kyle Shanahan sirvió como coordinador ofensivo por una temporada (2014) con los Cleveland Browns, donde el actual coordinador defensivo de los Packers, Mike Pettine, era el head coach. Según Pettine: "Simplemente piensas en el modo en que atacan a las defensivas, y creo que son muy similares con esa mentalidad agresiva".

* El coach de línea ofensiva de los Packers, Adam Stenavich, pasó dos temporadas como asistente de línea ofensiva de Kyle con los 49ers. Según Stenavich: "Ambos son tipos extremadamente inteligentes que ven el juego del mismo modo".

* El hermano de LaFleur, Mike, funge como coordinador del juego aéreo de Kyle con los 49ers. De hecho, LaFleur intentó contratar a su hermano, pero Kyle no lo dejaba salir de Green Bay. Matt y Kyle todavía hablan, pero como dijo Matt a inicios de esta semana: "No habrá muchas charlas esta semana. Las veces que hablo con él, usualmente estoy en FaceTime con mi hermano y él está en la oficina".

'Todo se remonta a mi padre'

Mike Shanahan tenía 36 años de edad cuando se convirtió en head coach por primera vez, con Los Angeles Raiders en 1988. Kyle tenía 37 cuando los 49ers lo contrataron en el 2017. McVay tenía apenas 30 cuando los Rams lo contrataron en la misma temporada baja. LaFleur tenía 39 cuando los Packers lo contrataron en enero.

"Sean, Matt y Kyle fueron muy jóvenes cuando recibieron su primera oportunidad", dijo Mike Shanahan. "Pero estaban listos. Realmente lo estaban. No solamente ofensivamente, sino defensivamente también. Estar en el punto en el que están tan temprano en sus carreras y recibir esas oportunidades, no solamente deben conocer sus trabajos sino los trabajos de otras personas, así como acomodarse en la posición, y sé que esos tres tipos lo han hecho".

Los tres lo hacen de manera similar.

Ejecutan sus ofensivas con base en movimiento previo al centro, pases con engaño de carrera, y un sólido ataque terrestre que se enfoca en el esquema de zonas externo.

"Realmente comenzó en Washington", dijo Kyle en entrevista este año. "Todo se remonta a mi padre. Eres producto de tu ambiente, y cuando recibes tus oportunidades se convierte en algo propio".