Aaron Rodgers enfrenta un duelo con sabor a revancha

El Juego por el Campeonato de la NFC será una oportunidad única para el mariscal de campo estelar de los Green Bay Packers, Aaron Rodgers.

Rodgers podrá cobrar revancha de los San Francisco 49ers, que ahora representan el único obstáculo para su segunda aparición en un Super Bowl.

Los Niners apalearon 37-8 a los Packers en temporada regular, capturando en cinco ocasiones a Rodgers y limitándolo a apenas 104 yardas aéreas, en una de las peores actuaciones de su carrera, pero esa no es toda la historia.

Debemos remontarnos al 23 de abril del 2005, el día que Rodgers --egresado de California-- esperaba ser reclutado con la primera selección global por los 49ers, el equipo de su infancia. Sin embargo, el destino tenía otros planes para el quarterback, que vio a San Francisco elegir en el primer turno a Alex Smith, esfumando su sueño de jugar en la bahía.

Rodgers tuvo que esperar hasta la posición N° 24 para escuchar su nombre con los Packers, que en ese entonces tenían en los controles a Brett Favre, quien no mostraba ninguna señal de declive en ese momento y estaba en una racha de 205 partidos iniciados de manera consecutiva, además era la leyenda viviente del equipo luego de darle un título de Super Bowl a la ciudad.

La molestia de Rodgers fue evidente y un reportero de la CBS aprovechó para preguntar si estaba decepcionado por no haber sido elegido por los Niners, la respuesta del quarterback sigue siendo legendaria y una profecía que podría cumplirse este fin de semana.

"No tan decepcionados como estarán los 49ers que no me seleccionaron", declaró Rodgers.

Los números hablan por sí solos, luego de esperar tres años en la banca ante los reiterados amagues de Favre por retirarse, Rodgers se ha convertido en uno de los mejores mariscales de campo de la NFL y tuvo una racha de ocho apariciones consecutivas en los playoffs, además de un título de Super Bowl.

San Francisco está apenas en su cuarta postemporada desde el 2005 con igual número de campañas ganadoras, además pasó por un carrusel de quarterbacks que incluyó --entre otros-- a Smith, Shaun Hill, Trent Dilfer, Colin Kaepernick, Blaine Gabbert, C.J. Beathard, Brian Hoyer y Nick Mullens, antes de establecerse recientemente con Jimmy Garoppolo.

Salvo ausencias por lesión, Rodgers ha mantenido un nivel constante y ha brindado estabilidad en la posición a Green Bay, convirtiéndose en el proceso en el mariscal de campo con mayor porcentaje de envíos de touchdown (6 por ciento) y menor índice de intercepciones (1.4 por ciento) con al menos 1,500 pases lanzados desde la fusión de 1970, además tiene seis temporadas con al menos 4,000 yardas aéreas y siete intercepciones o menos, la mayor cantidad en la historia de la liga y estableció la marca de más pases consecutivos sin intercepción en la NFL con 402.

Ahora Rodgers tiene la oportunidad inmejorable de castigar a la franquicia que lo dejó pasar en el draft y así cumplir con su profecía del día del draft.