¿Hasta dónde podrán llegar los Pittsburgh Steelers?

Vaya semana que hemos vivido con noticias de la NFL y que se han robado los reflectores. El equipo de Washington anunció que retirará su nombre y logo; Dak Prescott no llegó a un acuerdo para extender su contrato con Dallas Cowboys y jugará una temporada más con la etiqueta de jugador franquicia, caso contrario a los que vivieron Chris Jones y Myles Garrett, quienes firmaron jugosas extensiones con Kansas City Chiefs y Cleveland Browns, respectivamente.

Pero se ha hablado muy poco de uno de los equipos más seguidos y queridos en México, los Pittsburgh Steelers. La temporada anterior perdieron mucho con la lesión de Ben Roethlisberger, un impacto muy fuerte en todos los niveles. Por eso hoy vamos a hablar de los de Pennsylvania y sus aspiraciones para la campaña que está por comenzar.

¿Hasta dónde les alcanzará? ¿Llegarán a Playoffs? ¿Serán un rotundo fracaso? ¿Podrán jugar el Super Bowl?

UNA CORTINA DE ACERO

Con la pérdida de Big Ben, la ofensiva de Steelers perdió muchísimo y las estadísticas lo demuestran. Fueron el sexto equipo que promedió menos puntos por partido y el tercero que menos yardas por aire consiguió, ninguno de sus quarterbacks pudo siquiera hacernos olvidar la lesión del mariscal titular. Ante la deficiente ofensiva, tuvo que salir al quite la defensiva y se convirtieron en una verdadera cortina de acero.

Fueron la defensiva con más capturas de mariscal y que más balones sueltos forzó, además de la segunda con más intercepciones. Algunos de los partidos fueron ganados gracias al poder defensivo que demostró este equipo.

T.J. Watt tuvo una excelente temporada, así como Cameron Heyward, Javon Heygrave y Bud Dupree. Para la temporada 2020 tendrán sanos y disponibles a aquellos que se lesionaron, como Stephon Tuitt, más esos jugadores que demostraron una excelente calidad --el único que ya no estará con los Pittsburgh es Heygrave.

A la cortina de acero se le añadieron nombres como Chris Wormley, proveniente de Baltimore Ravens, y Alex Highsmith, segunda selección del equipo en el pasado Draft.

LOS RECEPTORES DEBEN EXPLOTAR

Pittsburgh tiene un buen cuerpo de receptores pero que poco o nada pudieron brillar cuando Mason Rudolph y Devlin Hodges estuvieron en los controles.

JuJu Smith Schuster ha sido cuestionado si puede ser el receptor estelar tras la salida de Antonio Brown, es una duda que aún tenemos, pues tuvo dos buenas temporadas en 2017 y 2018, pero después vino la lesión de Roethlisberger y mostró muy poco. Sin embargo, James Washington y Diontae Johnson lucieron a ratos como gran apoyo para Schuster, pero aún pueden mejorar ante el regreso del mariscal titular.

Los Steelers decidieron añadir en el Draft un jugador más a su equipo élite de receptores, por lo que su primera selección fue Chase Claypool, un tipo de 1.93 que sabe aprovechar muy bien su físico para ganarle el cuerpo a cuerpo contra cornerbacks más bajos que él. En zona roja es un tipo muy peligroso, pero tiene que poner más énfasis en sus rutas, un aspecto a mejorar.

Además de Claypool, Pittsburgh trajo de la agencia libre a Eric Ebron, un ala cerrada que ha sufrido altibajos en su carrera con Detroit Lions e Indianapolis Colts, pero que destaca por su atletismo y espectacular habilidad para atrapar el ovoide. Solo debe evitar soltar demasiados balones y podría convertirse en un receptor importante para el Big Ben.

BIG BEN ESTÁ DE REGRESO

Sin duda alguna el regreso más esperado para este equipo es el de Ben Roethlisberger, les urge que vuelva su quarterback para poder explotar a su excelente cuerpo de receptores. Poco o nada pudimos ver al Big Ben antes de su lesión, y aunque causa un poco de incertidumbre cómo estará físicamente, no podemos dudar de su calidad, su brazo y su visión de juego.

El quarterback no solo significa traer al emparrillado sus habilidades, sino devolverle la confianza a toda la ofensiva, que parecía dubitativa en su ausencia. Impondrá su liderazgo y será un impulso importante para las aspiraciones de este equipo.

Solo debemos esperar a ver el estado físico del Big Ben para saber si va de menos a más o empieza con bombo y platillo la temporada. Sin duda es la pieza clave para que los Steelerstengan una campaña exitosa.

UN CALENDARIO A MODO

Pittsburgh podría tener un inicio de temporada relativamente sencillo si demuestra un buen estilo de juego, además de ser efectivos a la hora de concretar las jugadas ofensivas. En sus primeras seis semanas podría sumar entre cuatro y cinco victorias, solo debe cuidarse de Tennessee Titans y Philadelphia Eagles, además de que los Denver Broncos no le vayan a dar una sorpresita; en la séptima semana, antes de su descanso, enfrentará en Baltimore a los Ravens y en la semana nueve a Dallas Cowboys.

Los choques importantes en su aspiración a postemporada son contra Baltimore Ravens, juegos que suelen ser muy apretados, pero que podrían irse uno para cada lado si Steelers demuestra un buen nivel de juegos y Roethlisberger está completamente sano.

SE VALE SOÑAR

Entonces qué posibilidades tienen los Pittsburgh Steelers para la siguiente temporada. A todos los fanáticos de este equipo les puedo decir que se vale soñar, tienen todo para ganarse un lugar en los Playoffs y ser un importante competidor para llegar al Super Bowl.

Es momento de tener sueños de acero y confiar en Ben Roethlisberger, Mike Tomlin y compañía.