La confianza de Baker Mayfield exorciza los demonios de playoffs de los Browns

Baker Mayfield contagia su personalidad a un equipo de los Browns que llevaba más de dos décadas hundido entre maldiciones y falta de fortuna

BEREA -- Mientras se encontraba de gira, reclutando, hace siete años, Bob Stoops siguió escuchando el mismo rumor extraño: que Baker Mayfield, entonces un jugador de primer año para Texas Tech, iba a transferir a Oklahoma.

"Yo pensé, bueno, él no me ha llamado. no he escuchado nada de él", recordó Stoops. "Y cuando le pregunté a mis coaches, '¿Cualquiera de ustedes ha escuchado de Baker Mayfield? He oído que viene a OU'. Y nadie había escuchado nada. Dije, 'Bueno, veremos cuando regresemos del descanso para ver si está aquí'".

Así fue, y Mayfield se apareció en Norman desde Lubbock, sin anunciarse y sin invitación. Luego, procedió a hace lo que siempre hace: primero, se ganó a sus compañeros; después, los lideró a victorias sobre el campo.

"Tiene cierto modo de comportarse", señaló Stoops, quien fue elegido al Salón de la Fama del Fútbol Americano Colegial esta semana. "Siempre ha tenido éxito, siempre ha ganado, y mucho de eso tiene que ver con tener esa sensación que hay dentro de ti, de que 'Yo gano'. Ha sido un triunfador toda su vida. … Y eso es contagioso, todos se alimentan de eso, todos lo detectan, y no se pueden fingir esas cosas.

"La gente lo detecta y lo empieza a sentir y lo empiezan a creer".

Recién salido de la primera victoria de playoffs del equipo en 26 años, Mayfield tiene a los a menudo desafortunados Cleveland Browns creyendo ahora, también.

Jugando sin el head coach Kevin Stefanski; sin el guardia de Pro Bowl, Joel Bitonio; y sin el esquinero estelar, Denzel Ward --todos ellos en casa luego de dar positivo por COVID-19-- los Browns sorprendieron a los Pittsburgh Steelers el pasado domingo, liderados por el brillante debut de postemporada de Mayfield.

El recluta N° 1 del draft del 2018 lanzó para 263 yardas y tres touchdowns, incluyendo un pase de anotación en pantalla para Nick Chubb durante el cuarto periodo que probó ser la daga final en un triunfo por 48-37.

Por los protocolos de COVID-19, los Browns habían entrenado solamente una vez en toda la semana previo al juego, sin incluir una simulación en el día previo al encuentro. Aun así, pese a tanta adversidad sin precedentes, Cleveland salió con todo, anotando 28 puntos sin contestación en el primer periodo, al tiempo que los Browns cortaron una racha de 17 partidos perdidos de manera consecutiva en Pittsburgh en su primera aparición de playoffs desde el 2002.

Lo que sigue es un viaje para enfrentar el domingo a los primeros en la siembra de la Conferencia Americana, Kansas City Chiefs, donde Cleveland enfrentará a los campeones reinantes del Super Bowl por la posibilidad de avanzar a su primer Juego de Campeonato de la AFC desde 1989.

"Estamos aquí por una razón", dijo de manera desafiante Mayfield. "No estuve aquí para las cosas que sucedieron en el pasado, algunas de las cuales soy demasiado joven para recordar.

"Existe un nuevo estándar, y vamos a intentar mantenerlo de esa manera".

Antes de que arribara Mayfield, el estándar de Cleveland no podía ser más bajo. Los Browns venían de la segunda campaña de 0-16 en la historia de la NFL, un año después de irse 1-15. Pero, en el Combinado de Talento de la NFL, Mayfield famosamente declaró que "Si alguien le va a dar vuelta a esa franquicia, seré yo". Dijo que los Browns estarían obteniendo a un ganador, y que los podría llevar en la dirección correcta. "Ellos simplemente necesitan a al tipo adecuando en la posición de quarterback", señaló entonces, "para hacer esa diferencia".

Tres temporadas más tarde, Mayfield está cumpliendo con esa ambiciosa promesa. Y, los Browns empiezan a creen en el nuevo estándar.

"Es un ganador, es su mentalidad", expresó Chubb. "Es grande. … y definitivamente ha sido algo que es contagioso".


Hank Carter llegó caminando al campo techado de prácticas de la Lake Travis High School hace 11 años para evaluar a la camada de jugadores de primer año que apenas comenzaba. No le tomó mucho tiempo al chico más pequeño sobre el campo para destacar.

"Era como un general de batalla en miniatura, no solamente dominando la conversación, y quizás con algo de hablar basura leve, pero también jugando a un nivel muy alto allí", dijo Carter, quien pronto sería promovido a head coach de la potencia que es el programa en Austin, Texas. "Soy del campo, así que lo comparo con perro pastor, el modo en que un perro pastor simplemente va a llevar a un rebaño de vacas o toros masivos, simplemente porque el ladrido es tan feroz. Eso lo que siempre me recordaba Baker".

Aunque medía apenas 5 pies con 3 pulgadas entonces, Mayfield ya tenía la facilidad para galvanizar a quienes le rodeaban.

"Es su salsa secreta, y por eso los tipos juegan tan duro con él y creen en él", dijo Carter. "Y ha sido del mismo modo donde sea que ha estado. … Baker siempre ha sido capaz de construir fuertes vínculos y relaciones con sus compañeros, sean jugadores ofensivos, jugadores defensivos, y él les va a cuidar la espalda, sin importar nada".

Hasta este día, Mayfield sigue siendo el único quarterback de Carter en ser castigado por un foul personal en las ligas de verano de 7-contra-7. Y aunque sucedió más de una vez, Carter notó que esas penalidades siempre llegaban cuando Mayfield defendía a un compañero.

"Estábamos enfrentando a un equipo que quería patearnos el trasero y nos lo hicieron saber", dijo Carter. "Ellos atraparon un pase en ruta 'fade', ellos fueron a burlarse de nuestro esquinero, y realmente lo hicieron saber. Así que, en la siguiente jugada, Baker fue detrás de ese chico, quien también alineaba a la defensiva, y Baker mandó una 'fade' justo contra él y conectó touchdown. Por supuesto, Baker corrió y le hizo saber lo mismo, en defensa de su compañero. Tiene un poco de esa memoria al estilo Jordan, ¿no?

"Es extremadamente leal con sus compañeros y sus coaches y amigos. La gente que ha invertido en él, él está invertido en ellos, también, y él intenta ser su defensor. Para mí, es una cualidad admirable, porque es cuidar la espalda de tu hermano, algo de lo que se habla mucho en los deportes, ¿no es así? Juega para el otro y está allí para el otro, y camina del modo en que habla con ese acuerdo".

Carter todavía hace referencia a las cualidades de liderazgo de Mayfield cuando habla con sus equipos. Pero, la cualidad que Carter cita más en torno al confiado pistolero, podría ser una sorpresa.

"No creo que la gente use mucho esta palabra en referencia a Baker porque no lo conocen, pero es su humildad", dijo Carter. "Y lo que digo con eso, no tuvo miedo de llegar como walk-on, no tuvo miedo de ser el quarterback de la escuadra de scouteo. No es una diva. El irá allí y se ensuciará las manos, y a veces los quarterbacks no siempre son esa clase de tipos".

Además de ser un dos veces walk-on a nivel colegial, Mayfield no llegó al equipo varsity en su segundo año de la preparatoria. No consiguió la titularidad hasta comenzado su tercer año, tampoco. Pero Mayfield siempre pudo conjuntar a quienes le rodearon. Y una de las historias preferidas de Carter llegó fuera del campo, la mañana después de que Mayfield había conducido a los Cavaliers a una victoria de playoffs.

"Nuestra banda iba a una competencia estatal, pero los chicos del fútbol americano no querían ir allá a despedir a la banda. Ellos se creían demasiado buenos para eso", rememoró Carter. "Pero Baker hizo que fuera el equipo entero allá, y estaba al frente de los cánticos y las porras para alentar a esos chicos mientras abordaban el autobús, lo que significó mucho para ellos.

"Eso era él siendo humilde. Se pondrá en esa posición e irá a la guerra por ti. Y tiene una personalidad muy contagiosa de ese modo".

Eso lo llevó al terreno de juego, con Mayfield liderando al poco tiempo a Lake Travis al título estatal en el 2011.


En el 2013, Mayfield se convirtió en el primer freshman genuino sin beca en iniciar para un programa del Power 5. Sonny Cumbie, entonces co-coordinador ofensivo de Texas Tech, recuerda haber quedado asombrado por la confianza de Mayfield durante el campamento de otoño, pese a llegar sin una beca.

"Contaba con eso desde el momento en que arribó aquí", dijo Cumbie, quien recientemente volvió a Tech como coordinador ofensivo. "Digo, el momento en que llegó, los otros jugadores simplemente gravitaron hacia eso".

Mayfield pronto lideró a los Red Raiders a un inicio de 5-0 antes de lastimarse la rodilla. Cuando el entonces head coach Kliff Kingsbury no le devolvió la titularidad más tarde en la campaña, Mayfield optó por transferir, pero no sin antes recibir al quarterback Patrick Mahomes en su visita oficial a Lubbock.

Alrededor del mismo tiempo, los Sooners acababan de derrotar a Alabama en el Sugar Bowl gracias al redshirt freshman Trevor Knight, quien disfrutó probablemente la mejor actuación para un quarterback en la historia de OU. Con todo y eso, Mayfield transfirió a OU, el equipo al que creció apoyando.

"No lo descolocó", dijo Stoops. "Eso describe la confianza del chico, allí mismo. Es todo lo que hace falta saber.

"Llega caminando hacia mí en nuestra primera reunión, regresando para el segundo semestre. Todos nos alistábamos para comer. Él llega y me dice 'Coach, soy Baker Mayfield'. Yo lo miré, 'Estás muy seguro de eso, ¿no es así?'. Y dije, 'Mira, estoy muy contento de que estés aquí. Vas a tener toda la oportunidad que cualquier otro tipo tendrá para ser el quarterback titular'. Y vaya, simplemente verlo después de una semana o dos de entrenamientos, nos quedamos, 'Debemos darle una beca a este chico, no vamos salir allá a reclutar a alguien que puede hacer lo que este chico puede hacer'".

Como transferido, Mayfield todavía debió quedarse como redshirt en esa campaña del 2014. Pero, iniciado con su competitividad al frente del equipo de scouteo, Mayfield gradualmente empezó a ganarse a sus compañeros.

"Recuerdo a Baker llegando y estamos practicando 7-contra-7, y yo hablaba mucha basura con él y él me respondía lo mismo. Luego recuerdo que tiró el ovoide hacia mi cabeza, y casi peleamos. Después día, sabía que me caía bien", dijo el linebacker de Los Angeles Rams, Obo Okoronkwo, entonces un freshman en Oklahoma, a quien Mayfield envió un mensaje de texto esta semana para decirle que estaba apoyándolo en los playoffs de la NFC. "Si alguna vez has sido su compañero de equipo, si alguna vez has estado en el vestidor, lo amas hasta la muerte".

Mientras Mayfield siguió haciendo voltear cabezas, los Sooners sufrieron esa temporada, culminando con una humillante derrota por 40-6 ante Clemson en el Russell Athletic Bowl. Aun así, en la siguiente primavera, Mayfield ya se estaba adueñando del equipo, algo que reconoció el recién llegado coordinador ofensivo Lincoln Riley.

"Se podía notar su competitividad, la confianza, digo, ya tenía un entendimiento bastante admirable con el equipo, considerando que nunca había jugado un down cuando llegué allí", dijo Riley a ESPN.com en una entrevista de esta temporada. "Pensé que era algo realmente impresionante. Para él, ser capaz de hacer eso en un periodo tan corto --ganarse al equipo, ganar la titularidad-- fue bastante asombroso".

Ese año, Mayfield metió a los Sooners en su primer College Football Playoff. Y los lideraría allí de nuevo en el 2017, en camino a convertirse en el primer jugador walk-on en ganar el Heisman Trophy.

"Una de las cosas más importantes cuando se es quarterback es … elevar a los tipos que te rodean. Creo que la confianza en sí mismo hace eso", dijo Mayfield esta semana. "No tengo todas las respuestas.

"Pero así es como lo he hecho, y voy a continuar intentando de esa manera".


Habiendo crecido en Youngstown, Ohio, Stoops conoce bien los sufrimientos de los Browns y su afición.

"Mi padre era un gran [fan]", reveló Stoops. "En aquellos tiempos, lo veía lanzar cosas a la TV por los Browns".

Stoops, no obstante, creyó cuando Cleveland seleccionó a Mayfield en el 2018, que el cambio iba en camino.

"Lo amé", reconoció Stoops. "Si está en tu equipo, eso te motiva y te hace querer jugar más fuerte, te hace querer trabajar para él. Es un tipo que, además de su talento, tiene una personalidad contagiosa. Es increíblemente positivo cuando está en tu equipo".

La promeso se dejó entrever de inmediato durante la primera campaña de Mayfield, cuando quebró la marca de la NFL para novatos con 27 pases de touchdown. El éxito, sin embargo, después de cuatro head coaches diferentes, tomó un poco más. Incluso después de un final de 6-10 para la temporada pasada, los Browns no renunciaron a Mayfield. y él tampoco renunció a sí mismo.

"Baker ha sido de ese modo, probablemente, desde que nació", dijo el centro veterano de los Browns, JC Tretter. "Esa es su personalidad, es quien es, es quien es todos los días. Como líder de tu equipo, realmente es una gran personalidad porque todos los demás empiezan a replicar esa personalidad.

"La confianza y la actitud, lo sigue y los demás copian eso, y es por ello que Baker es tan buen líder para nosotros".

Fue adecuado, entonces, que Mayfield realizara la jugada que finalmente acabara con la sequía más larga de playoffs de la NFL.

En tercera y 1, con un minuto por jugar en el cierre de la temporada regular frente a los Steelers, Stefanski mandó un acarreo por fuera con Mayfield. Siguiendo a sus bloqueadores, Mayfield se clavó hacia el frente en busca del primer intento, cerca de las laterales. Inmediatamente se levantó, e hizo girar el ovoide en el suelo.

"Una de las mejores cosas acerca de Baker es que es muy él mismo en todos los momentos", dijo Stefanski. "Es una persona auténtica. Eso se pasa al equipo, y los chicos responden a ello".

En camino a la mejor temporada de Cleveland desde antes que naciera Mayfield. Rompiendo sequías y destruyendo maldiciones, en el proceso.

"Baker es el líder de nuestro equipo de fútbol americano, y lo apoyamos", sentenció Ward. "Creemos en él.

"Y él cree en nosotros".