Tigre y el recuerdo de un triunfo histórico ante Boca

Tigre vivirá otra final frente a Boca. El sorprendente Matador ya le ganó una al Xeneize, allá por 2019, la Copa Superliga.

El conjunto de Victoria era dirigido por Néstor Gorosito y llegaba a esa definición tras una situación particular: había descendido a la B Nacional.

Las malas campañas anteriores y un andar errático, cambiando muchos técnicos sin conseguir resultados, lo condenaron al descenso.

Pero el equipo de Pipo jugaba bien y no merecía perder la categoría: de hecho, llegó a la final para medirse con Boca con un fútbol ofensivo y vistoso.

Boca, por su parte, era dirigido por Gustavo Alfaro y arribó a la definición tras empatar con Vélez y definiendo, al igual que ahora, por penales.

La final se jugó en el Mario Alberto Kempes y Tigre la definió en una ráfaga. Boca tuvo las más claras del partido, aunque Tigre asustó primero con un cabezazo en el que Andrada dio una respuesta insegura, un aviso de lo que vendría más tarde.

Luego en esos primeros minutos del partido, el Xeneize sacó chapa con un remate de Darío Benedetto que dio en el palo, y luego con otro de Sebastián Villa que Marinelli contuvo abajo, y casi el Pipa conecta el rebote.

Pero a los 24 minutos Federico González encaró por la derecha, entró al área y sacó un remate al primer palo que parecía fácil de contener para Andrada. Pero al arquero se le escapó el balón entre las manos e ingresó al arco para el 1 a 0 inicial.

Boca sintió el golpe y salió a buscar el empate, dejando espacios. Así, de contra, González habilitó a Lucas Janson, y el disparo del delantero lo contuvo Andrada. Pero el árbitro Pitana sancionó penal de Izquierdoz, quien había agarrado del cuello al delantero para impedir que definiera con precisión.

El propio Janson transformó el penal en gol con un fuerte remate para poner, a los 31 minutos de juego, 2 a 0 a Tigre. Un comienzo soñado e inesperado.

Tal vez fue un premio exagerado para el Matador, pero como dice un viejo refrán futbolero los goles no se merecen: se hacen. Y los de Victoria fueron contundentes.

El complemento fue todo de Boca. Que tuvo, y se perdió, goles increíbles abajo del arco. No fue la noche de Benedetto: además del tiro en el palo metió un cabezazo en el travesaño, y se perdió otro más de cabeza casi debajo del arco.

Tevez metió otro tiro que rozó el travesaño y daba la sensación de que Boca esa noche no iba a poder convertir en el Kempes.

Y así fue. Tigre aguantó el segundo tiempo y se llevó un premio muy grande: el título y la chance de participar, aún habiendo descendido, en la CONMEBOL Libertadores del 2020.

El equipo que consiguió semejante hazaña formó con: Marinelli; Pérez Acuña, Alcoba, Moiraghi, Colazo; Prediger, Menossi, Janson, Montillo; Morales y González. El partido se jugó el 2 de junio de 2019. Ya pasaron casi tres años. Y el Matador, que acaba de volver a Primera, se ilusiona con otra hazaña.

El duro camino de Tigre para volver a Primera

Tras el descenso a la B Nacional, el Matador debió adaptarse a la nueva categoría. Con la llegada de Martínez como DT el equipo mejoró y fue campeón al vencer a Barracas Central.