Víctor Salazar no pasará de Rosario Central a River

Getty Images

BUENOS AIRES -- El defensor tucumano Víctor Salazar no pasará de Rosario Central a River Plate, según reveló a Télam el vicepresidente del club rosarino, Ricardo Carloni, quien dijo que la dirigencia de la institución de Núñez "recapacitó y comunicó que no hará uso de la cláusula de rescisión por el jugador".

Salazar, de 23 años, estuvo a punto de pasar de Central a River, en un pase que generó polémica y hasta la amenaza de los rosarinos de romper relaciones con el club millonario.

Es que River no quiso pagar los 5.000.000 de dólares que exigía el club de Arroyito sino que lo compraba haciendo efectiva la cláusula de rescisión de Salazar, valuada en 2.200.000 dólares.

La decisión de River de no negociar sino directamente llevárselo mediante el pago de la cláusula estipulada en el contrato del futbolista, generó el enojo de los rosarinos, aunque finalmente los de Núñez dieron marcha atrás y prefirieron quedarse sin el jugador pero mantener la buena relación entre los clubes.

"Salazar es el cuatro titular de Central y se reincoporará a los entrenamientos que lleva adelante el plantel. Por ahora todos nuestros jugadores son intransferibles, a menos que aparezca una oferta de esas imposibles de rechazar", concluyó Carloni en diálogo con el programa radial Deportivo Télam.

En Rosario, la noticia fue confirmada por el vicepresidente segundo "canalla", Luciano Cefaratti, y por otra fuente dirigencial en diálogo con Télam. "El jugador entendió la situación y eso es algo para valorar.

El representante nos dijo que el jueves el Tucu estará en el entrenamiento. Lamentablemente ayer tuvimos que mostrar expresiones duras con River, porque entendíamos que era desprolijo lo que hacían. Pero Víctor se queda", dijo Cefaratti. Salazar dejó la concentración de Central el lunes al mediodía y tampoco concurrió el martes a practicar ante el interés de River de contratarlo, pese al rechazo del club de cuatro ofertas de compra hechas por los dirigentes "millonarios".

River estaba dispuesto a pagar los 2,2 millones de dólares de la cláusula de rescisión del contrato, algo que fue considerado una deslealtad por los dirigentes "auriazules", basados en una suerte de código no escrito de no ejecutar esa cláusula de rescisión entre clubes argentinos. La ofensiva de River provocó una fuerte discusión entre el presidente "millonario" Rodolfo D´Onofrio y el vicepresidente Jorge Brito con los dirigentes rosarinos Carloni y Cefaratti en la reunión del Comité Ejecutivo de AFA en el predio de Ezeiza, donde cruzaron durísimas acusaciones.

El encontronazo entre Central y River por Salazar se dio en el marco del conflicto que el club del barrio de Arroyito mantiene también con el defensor Alejandro Donatti, quien el viernes se fue de la concentración en el Country de Arroyo Seco para incorporarse a Flamengo. La diferencia, en este caso, radica en que ni el club brasileño ni el jugador y su representante, Martín Guastadisegno, pagarían los 2.000.000 de dólares de la cláusula de rescisión del contrato que lo vincula hasta el 30 de junio de 2017.

En este sentido, Central intimará a Donatti a reintegrarse a las prácticas y, en caso de no hacerlo, pedirá su inhabilitación ante la FIFA, adelantó una fuente "auriazul" a Télam, A raíz de los conflictos de Central con Donatti, primero, y Salazar, después, el club declaró "intransferibles" a todos sus jugadores del plantel profesional y advirtió que recurrirá "a todas las herramientas legales para defender los intereses de la institución".