Uno por uno del Barça: Sacan la cara los suplentes

play
Todos los jugadores del Barcelona están conscientes que deben mejorar (2:13)

En Jorge Ramos y su Banda así lo consideran. La victoria de hoy frente a Borussia Dortmund no es medidor absoluto para aspirar a más. (2:13)

MILÁN -- NETO. Debutante. Tuvo una magnífica presentación, salvando hasta tres remates de gol. Decidido por alto y ágil de reflejos demostró ser un excelente suplente para Ter Stegen.

WAGUÉ. Novato. Atrevido en ataque, sufrió en defensa al tener que recuperar la posición. Se apoyó tanto con los centrales como con los centrocampistas, no siempre con acierto.

UMTITI. Nervioso. Bien posicionado, sufrió en movimiento por la rapidez y calidad de Lautaro, hasta el punto que Valverde tuvo que cambiarle la marca. Llegó tarde a muchos balones y estuvo desacertado en el inicio de jugadas.

LENGLET. Sereno. La antítesis de Umtiti, estuvo firme por arriba, fuerte al cruce y subió al ataque con determinación, fallando un gol cantado que habría sido el 0-2 en el primer tiempo. Ni perdió la posición ni la tranquilidad.

TODIBO. Elegante. Con su nombre en todas las quinielas para abandonar el Barça en el mercado de invierno, debutó en la máxima competición continental con buena nota. Lautaro le ganó la posición en el 1-1 y perdió un balón mortal ante Lukaku que salvó Neto como notas negativas a una actuación más que correcta..

JUNIOR FIRPO. Exigido. Se le notó en exceso mal posicionado cuando debía combinar en ataque y lo pasó mal con Biraghi en defensa. No cumplió el papel de carrilero como se habría esperado.

RAKITIC. Capitán. De la invisibilidad a enlazar cuatro partidos como titular, en San Siro llevó el brazalete y mostró su ascendente para ello. Falló, de entrada, en un par de pases hasta que se asentó como mediocentro con solvencia hasta ser sustituido por De Jong a la hora de partido.

ALEÑÁ. Brillante. Reaparecido en el once titular tras casi cuatro meses de ostracismo no solo cumplió, sino que fue acaso el jugador más brillante en el césped, jugando de primeras, conduciendo y combinando con acierto.

ARTURO VIDAL. Incansable. Anárquico en el posicionamiento, para bien y para mal, asistió a Carles Pérez en el 0-1, peleando sin descanso en sus labores de apoyo, ya fuera en la presión arriba como en la defensa.

GRIEZMANN. Liberado. La ausencia de Messi provocó que Valverde le liberase del extremo para entrar más en juego. Tocó bien de primeras, combinó con acierto con Aleñá, arrastró a los defensas y se entregó hasta que fue sustituido por Luis Suárez.

CARLES PÉREZ. Goleador. Convertido en jugador del primer equipo de pleno derecho al sumar siete partidos, también debutó en Champions… Y completó una actuación más que meritoria, marcando el 0-1 después de avisar a Handanovic con un remate envenenado y siendo, con su verticalidad y atrevimiento, un dolor de cabeza para la zaga local hasta ser sustituido por Ansu Fati.

DE JONG. Frío. Entró a la hora de partido por Rakitic y aunque dio muestras de su excelente calidad y capacidad en el corte, no tuvo la incidencia esperada.

SUÁREZ. Desganado. Entró poco en juego, pareciendo fuera de sitio, sin pelear como en él es habitual… Y sumando media hora más y otro partido a su gafe goleador en Europa.

ANSU FATI. Record. Sustituyó en la recta final a Carles Pérez para devolver el ansia en ataque… Y se convirtió, con un gran remate desde fuera del área, en el goleador más joven de la historia de la Champìons.