Lucas Ocampos anotó pero Sevilla perdió ante Bayern Munich en la Supercopa de la UEFA

EFE

Lucas Ocampos fue uno de los futbolistas más destacados en la gran final de la Supercopa de la UEFA que se llevó Bayern Munich por 2-1 ante Sevilla.

El argentino tuvo mucha participación y fue de los más activos de su equipo, además de haber anotado el único tanto, de penal.

Su mayor participación en la primera mitad estuvo en la fase defensiva, involucrado en la presión de los primeros minutos y ayudando en la banda izquierda al lateral Sergio Escudero a cuidarse de las subidas de Benjamin Pavard y lo que hiciera Leroy Sane.

Su principal aporte fue sin dudas el gol. A los 12 minutos, Ocampos se hizo cargo del penal que le cometieron a Ivan Rakitic y lo convirtió con seguridad a la derecha de Manuel Neuer, engañando al arquero alemán mirando hacia un lado y rematando al otro.

En ataque estuvo bastante impreciso, con poco contacto con el balón y sin poder gravitar en el uno contra uno.

En el inicio del complemento, comenzó una clara chance con un pase de lujo de taco, que terminó con un remate de De Jong, despejado por Neuer.

Mucho más preciso y punzante en el segundo tiempo, aunque con el correr de los minutos Sevilla volvió a perder el control del balón y no se lo vio tan activo.

Con el ingreso de Nemanja Gudelj, Ocampos pasó a la banda derecha y desde allí pivoteó un par de veces recibiendo duras faltas.

En el minuto 90 armó una gran acción individual, con caño incluído y amarilla provocada a Lucas Hernández, por una fuerte patada.

En el suplementario, el atacante se mantuvo más por ganas y esfuerzo que por fútbol, luego de un tremendo despliegue físico en defensa y en ataque.

En el inicio del segundo suplementario envió un gran centro que Escudero no pudo aprovechar.

A los 93 minutos hizo su ingreso Franco Vázquez por Joan Jordan, pero no tuvo mayor participación en ataque.

El otro argentino que no vio acción fue Marcos Acuña, una de las flamantes incorporaciones, que se mantuvo en el banco de suplentes.