Riascos contó como vive el estallido social en Chile

A pesar del delicado momento que se vive en el país con el estallido social, el delantero colombiano de Universidad Católica Duvier Riascos no se arrepiente de estar en el balompié chileno.

El atacante dio una entrevista a un medio de su país en la que se refirió a cómo ha vivido el conflicto político-social en territorio criollo.

"Un poco complicado cuando se paró todo el viernes pasado. Se suspendió la fecha y los desmanes se provocaron porque mucha gente aprovechó las manifestaciones para robar y ya las cosas se pusieron intensas, no se podía salir a la calle. Pero pues con el pasar de los días se ha ido mejorando la situación y ya va mermando de a poco", reconoció el ariete en diálogo con Gol Caracol.

"Gracias a Dios vivo retirado. Estoy cerca a la sede donde entrenamos con la Universidad Católica y los disturbios se han presentado en la zona centro de Santiago, aquí ha habido manifestaciones, pero pacíficas. No se han presentado robos, ni desmanes. La gente sale con sus cacerolas, por eso en ese aspecto hemos estado más tranquilos", añadió.

En la misma línea, sostuvo: "Estoy con mi esposa y mis dos hijos. Afortunadamente elegimos un buen sitio para vivir y por ese lado no hemos tenido mayores problemas. Pero el día que se iniciaron las protestas estábamos en la calle y nos tocó ver algunos incendios, pero nada que haya pasado a mayores y, nos regresamos para evitar alguna clase de problemas".

Respecto a su presente en el cuadro cruzado, expresó: "No he tenido la posibilidad de tener muchos partidos porque terminando la pretemporada me desgarré el aductor y eso me tuvo dos meses por fuera de las canchas. Volví hace unas fechas y he estado en el banco esperando que se me dé la oportunidad de jugar para demostrar mis capacidades".

Por último, respondió sobre el atraso a un entrenamiento en San Carlos de Apoquindo: "Se me apagó la alarma y llegué 5 minutos tarde. Pero no fue nada, el propio entrenador salió a decir que no le parecía algo del otro mundo, que le puede pasar a cualquier persona. Fue más de la prensa que quería hacer noticia, pero todo quedó ahí porque el entrenador salió a aclarar la situación. No pasó a mayores, porque simplemente no tenía cómo pasar".