Michael Ortega habló tras su salida de Cali: "Siento que Dudamel no me respaldó en el momento más difícil cuando yo sí lo hice con él"

Los caminos de Michael Ortega y Deportivo Cali se separaron tras un mal semestre del equipo donde no cumplió con ninguno de los objetivos planteados. El volante, que terminó saliendo tras rescindir contrato, habló en La Banda Deportiva acerca de su experiencia en el equipo y la relación que matenía con el entrenador Dudamel.

"Faltaron minutos, confianza. Creo que fui pocos partidos de titular, jugaba 10 o 5 minutos y no era un secreto. Cuando entraba lo hacía bien. Contra Unión Magdalena fue un partido importante para nosotros y creo que hice las cosas bien ahí y luego estuve unos partidos sin jugar. Faltó ese respaldo del cuerpo técnico hacia mí", comentó sobre los motivos de su salida.

En relación a esta falta de acción, el volante contó que lo habló con Dudamel: "Le preguntaba a Dudamel, tuvimos varios acercamientos por eso, creo que es algo mal que uno hace. No se debe preguntar por qué juega o no. Me entrenaba bien y me ponían de ejemplo porque era profesional. Como jugador uno quiere estar desde el inicio, cuando marcas diferencia o apoyas al equipo más chances de hablar te da. Al final hubo problemas personales y no se pudieron limar esas asperezas. Yo quería jugar siempre pero tuve pocos partidos en los que jugué 90 minutos, ninguno".

Y reveló que tuvo inconvenientes con él: "Tuve solamente problemas con el técnico, no con mis compañeros. Ellos quedaron tristes porque no se esperaban la decisión. Quedé bien con todos ellos, soy de la cantera. Solamente tuve problemas con Rafa y me sorprendió mucho, creo que a él también".

Además, Ortega habló de una situación particular que vivió en el plantel los últimos meses y la falta de apoyo que sintió: "Fue por las actitudes que tomaba uno cuando lo sacaban y no contaba con minutos que Dudamel se molestaba. El jugador que se sienta feliz por no jugar es porque no quiere estar jugando. Yo tengo que ser importante porque sino no me gusta estar. . Soy una persona directa y creo que lo entienden. Hubieron casos que no salieron a defenderme y yo sí salía a defender y proteger. Hay cosas que se están haciendo mal y que no van por buen camino. Eran pequeños detalles que no me gustaron. Contra América me hubiese gustado cobrar el penal, pero al final lo hizo Luna y pasó lo que pasó, no tomé la decisión yo. Después la gente se me vino a mí y nadie me protegió. Nunca hablo sobre eso y trato de llevar las cosas de la mejor manera posible y ahora soy el perjudicado. Siento que no me respaldó en el momento más difícil y yo sí lo hice con él, me siento traicionado".