Marquinhos cree que la final entre Brasil y Argentina "será una guerra" y que Messi "es una fiera"

El zaguero brasileño Marquinhos afirmó este miércoles que el partido entre Brasil y Argentina por la final de la Copa América del sábado próximo en el estadio Maracaná de Río de Janeiro será como "una guerra" o "una pelea de boxeo" en la que vencerá el que esté mejor preparado.

"Es de los partidos que cualquiera quiere disputar, un partido grande, especialmente tratándose de una final y de un clásico con Argentina. Por eso estamos muy ansiosos y con muchas ganas de actuar", aseguró el defensa del PSG francés en una rueda de prensa.

"Será una pelea de boxeo, con nosotros atacando y teniendo buenos momentos, pero ellos también. El que se equivoque lo menos posible vencerá. Será algo que se definirá en los detalles y por eso tenemos que estar listo para los buenos momentos y los difíciles", agregó.

Marquinhos afirmó que Brasil está analizando los puntos fuertes de Argentina para buscar estrategias para neutralizarlos así como los débiles para poder explotarlos, debido a que los aspectos mentales y estratégicos serán más importantes que las individualidades en la final.

Agregó que será difícil que Brasil o Argentina mantengan el dominio durante los 90 minutos del partido y que lo más probable es que ambos se turnen en el dominio y en el ataque.

El brasileño se refirió Lionel Messi como "una fiera que realmente puede desequilibrar el partido" pero aclaró que Brasil tiene que tener cuidado no sólo con él, sino con todos los demás jugadores argentinos.

"Tenemos un respeto y una admiración muy grande por Messi pero esa admiración la vamos a dejar de lado porque defenderemos lo nuestro. Será una guerra y el que esté más fuerte vencerá. Por más que nos guste ese jugador y su talento, vamos a defender nuestros intereses", dijo.

"Argentina realmente está jugando muy bien y están concentrados. Vamos a analizar el adversario para neutralizar sus puntos fuertes. Messi es uno de los puntos fuertes de Argentina y nuestra misión será dificultarle el juego. Sabemos que es difícil que un defensor haga eso pero es posible montar un sistema defensivo que permita anular lo máximo posible sus acciones, no sólo las de Messi, sino las de toda Argentina. No podemos pensar sólo en Messi", afirmó.

Aseguró que entiende cuando la prensa y los hinchas dicen que Messi merece ganar el título por su historia con la selección argentina pero que, en su opinión, todos los que estén en la cancha en la final merecen el título.

"Estoy seguro que todos los que estarán en la cancha merecen el título. Todos lucharon y trabajaron. Pasamos 46 días aislados y metidos en una burbuja sanitaria sin ver a nuestros hijos y familias, y eso nos hace merecedores del título", afirmó.

"El que esté mejor levantará el título y espero que sea Brasil porque, así como Argentina tiene a Messi, nosotros tenemos a Neymar que también merece el título porque se perdió la pasada Copa América y tiene muchas ganas de ganar ésta", dijo al recordar que la estrella de la selección brasileña sufrió una lesión en vísperas del torneo que la Canarinha conquistó en casa en 2019.

El zaguero recordó que tiene grandes amigos en la selección argentina, principalmente sus compañeros de club, pero aclaró que, independiente de esa relación, en la final serán adversarios y cada uno buscará su objetivo.

"La final será un gran partido e invito a todo el mundo a verlo, porque tendrá muchas emociones y grandes jugadores en la cancha de los dos equipos, no sólo Messi y Neymar", dijo.

Para Marquinhos un Brasil-Argentina es mucho más que un partido de fútbol. "Desde niño era el partido que soñaba ver en TV y el que quería disputar algún día. Eso muestra lo que significa un Brasil-Argentina, especialmente por la historia que tiene y los jugadores que fueron sus protagonistas, como Pelé, Zico, Ronaldo y Rivaldo por Brasil, o Maradona y Messi por el argentino", dijo.

SOBRE LA SANCIÓN A GABRIEL JESÚS

El zaguero brasileño Marquinhos admitió este miércoles que Brasil sentirá la falta del sancionado delantero Gabriel Jesús en el partido del sábado con Argentina por la final de la Copa América, por tratarse de un jugador importante para la Canarinha, y consideró exagerada su sanción.

"Para nosotros es difícil porque es un jugador importante en nuestro colectivo, y que hace la diferencia en la cancha cuando está disponible", afirmó el zaguero del PSG francés, en rueda de prensa, al ser interrogado sobre la decisión de la Conmebol de sancionar con dos fechas a Gabriel Jesús, lo que lo dejó por fuera de la final de la Copa América.

"Es una pena porque es un jugador importante para nosotros", agregó el titular indiscutible en el equipo comandado por el seleccionador brasileño, Tite.

Gabriel Jesús, jugador del Manchester City inglés, cumplió una fecha de suspensión el pasado lunes en el partido en que Brasil se impuso por 1-0 a Perú en semifinales de la Copa América tras su expulsión en el compromiso de cuartos de final con Chile por una patada en la cara que derribó a Eugenio Mena.

Pero la Conmebol anunció el martes que, tras analizar la gravedad de la falta, decidió darle dos fechas de suspensión al jugador brasileño, lo que lo inhabilita automáticamente para la final con Argentina, así como imponerle una multa de 5.000 dólares.

Marquinhos admite que Gabriel Jesús cometió una falta que puede ser considerada grave pero que su intención fue patear el balón y no el rival, por lo que la Conmebol tenía que haber tenido en cuenta los atenuantes.

"Creo que fue una decisión muy severa (las dos fechas). Creo que podían haber tenido en cuenta todos los aspectos de la jugada. Realmente hubo el contacto, la falta y una expulsión por la que nadie protestó, pero hacerle perder un partido tan importante frente a un rival tan importante es una sanción muy severa", aseguró.

Gabriel Jesús será el gran ausente en la final de la Copa América en el estadio Maracaná de Río de Janeiro, a la que Brasil clasificó tras su victoria sobre Perú en semifinales y Argentina llegó tras imponerse 3-2 en penaltis luego de empatar 1-1 con Colombia en la noche del martes.

El clásico pondrá a los dos históricos rivales sudamericanos en una nueva final de la Copa América 14 años después de la obtenida por Brasil en Venezuela 2007 tras golear a la Albiceleste 3-0.

Argentina no gana un título oficial hace 28 años, desde la Copa América disputada en Ecuador en 1993.

Lo más probable es que Tite vuelva a alinear al centrocampista Lucas Paquetá en el lugar de Gabriel Jesús, con lo que Neymar avanzará un poco más y pasará a integrar un trío de atacantes al lado de Richarlison y de un tercer delantero que puede ser Éverton Cebolinha o Roberto Firmino.