Farinha emprende aventura en África para revolucionar fútbol de remota nación

play
¡Falta mucha humildad! Gabas ve "desubicadas" a las nuevas generaciones de futbolistas (2:11)

El ídolo de Alajuelense es muy crítico con los jugadores que pierden el norte en sus carreras. (2:11)

El estratega se encuentra en el cargo de director de selecciones nacionales donde tiene intenciones de llevar a Guinea-Bisáu a un nivel más alto

El nombre de Guilherme Farinha se ha perdido últimamente en el fútbol de Costa Rica, esto debido a que el portugués salió de territorio nacional y se encuentra en una pequeña nación africana, llamada Guinea-Bisáu.

Este país poco conocido desde esta parte del mundo, tiene un territorio de 34 mil km2, cuenta con 2 millones de habitantes y tiene 27 etnias diferentes, sin embargo, comparten la pasión por el fútbol y Farinha anda buscando encontrar todo ese talento para nutrir a la selección.

El exentrenador de clubes como Alajuelense y Herediano no es ajeno a Guinea-Bissau, ahí trabajó entre 1990 y 1994 en la federación de fútbol y 27 años después fue contactado por el presidente, el cual fue su jugador cuando trabajó ahí para que volviera a hacerse cargo del puesto de director nacional de selecciones.

“Es un futbol de mucho talento, de mucha calidad técnica, un poco desorganizado a nivel táctico, pero tiene mucha resistencia física aunque la preparación no es la mejor, pero ellos están muy habituados a la alimentación, tienen un biotipo de mucha resistencia, son muy generosos, les gusta aprender y su talento no se encuentra en cualquier parte del mundo”, indicó Farinha a ESPN.

El ya haber pasado por este país tiempo atrás y el haberse convertido en un trotamundos hacen que la adaptación de Guilherme Farinha a Guinea-Bissau sea sencilla, después de todo ha pasado por muchos países a lo largo de su carrera.

Aparte de eso, el idioma no es una barrera ya que Guinea-Bisáu, fue colonia portuguesa hace muchos años.

“Ya estoy acá desde hace poco más de un año, pero también soy una persona que me adapto fácilmente a las generalidades de cada país y cada continente”, explicó.

La intención del entrenador es desarrollar el fútbol de este país a un siguiente nivel, hace pocas semanas la selección estuvo en la Copa de Naciones de África donde perdieron por la mínima con Egipto y Nigeria, solo cosecharon un punto, producto de un empate ante Sudán, resultados que fueron muy dignos de una selección que jugó sin complejos ante rivales de mayor renombre.

El plan de Farinha es que el fútbol crezca y poder captar mejor el talento, ya que muchos se marchan jóvenes a Portugal y cuando llegan al profesionalismo deciden representar a la selección lusitana, el mejor ejemplo es el delantero Edder, responsable de haber marcado el gol con el que el combinado de Cristiano Ronaldo le ganó la Euro 2016 a Francia.

“En este momento Guinea-Bisáu tiene más de 50 jugadores en primera división y segunda portuguesa, por tanto mira la importancia que tienen los jugadores nacidos de Guinea-Bisáu que juegan en Portugal y acá sabemos que vamos a trabajar y hacer detección de talentos para la selección”, agregó.

Un trotamundos

A sus 66 años, Guilherme Farinha se siente pleno en su vida deportiva. El fútbol lo ha llevado a tener una carrera larga por países como el suyo, Paraguay, Irán, Costa Rica, Guatemala y Guinea-Bisáu; en total ha estado en cuatro continentes en más de 30 años, lo que le llena de felicidad.

“Estoy muy agradecido con el futbol, amo esto con todas mis fuerzas, es una experiencia acumulada de vida, algo muy especial porque conocí mucha gente, muchos entrenadores, dirigentes, jugadores y aficionados; es algo muy especial y que a mi esta experiencia me enriquece”, sentenció.

Regresar a Costa Rica

Entre todos esos países en los que ha estado, Costa Rica tiene un lugar muy especial en el corazón de este director técnico, tiene un amor muy grande con la Liga Deportiva Alajuelense donde ganó dos títulos nacionales y guarda un profundo cariño por todos los otros equipos que ha integrado, es por eso que sueña con volver a esta tierra centroamericana para tener su retiro cuando el momento llegue.

Costa Rica fue el país donde Farinha trabajó más años y me gané el amor del pueblo y el futbol del país. Estoy muy atento a lo que pasa en Costa Rica porque me gustaría quizá un día terminar mi carrera de entrenador en Costa Rica donde quiero levantar una última copa de campeón”, finalizó Guilheme Farinha.