Luis Rubiales dimitirá como presidente de la RFEF

play
Luis Rubiales ha decidido dimitir; la presión es asfixiante (1:43)

Rodrigo Fáez y lo último del caso de Rubiales y el beso a Jenni Hermoso. Rubiales ha decidido dimitir como presidente de la Federación Española de Fútbol. (1:43)

Bajo presión pública y de la FIFA luego de sus acciones al final del Mundial Femenino, Luis Rubiales dimitirá este viernes como presidente de la RFEF.


El presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF), Luis Rubiales, planea dimitir el viernes después de que la FIFA abrió un procedimiento disciplinario en su contra por su beso no solicitado a la jugadora Jenni Hermoso, según confirmaron fuentes a Rodrigo Faez de ESPN.

La posición de Rubiales se había vuelto cada vez más insostenible desde su comportamiento después de que España ganara la Copa del Mundo al vencer a Inglaterra en la final en Sydney el domingo pasado.

El beso forzado en los labios de Hermoso ha acaparado la mayoría de los titulares, pero también se le vio abrazando y besando efusivamente en la mejilla a otras jugadoras de España.

Antes de eso, inmediatamente después de la victoria de España, también se había agarrado la entrepierna en un gesto de victoria con la princesa Infanta Sofía, de 16 años, y la reina Letizia de España, paradas muy cerca.

La respuesta inmediata de Rubiales fue etiquetar a quienes criticaban su comportamiento como "idiotas", aunque a medida que crecía la reacción, más tarde publicó una disculpa.

El incidente provocó indignación dentro y fuera de España, y muchos, incluidos ministros del gobierno, exigieron su dimisión.

El presidente en funciones de España, Pedro Sánchez, dijo que las disculpas eran "insuficientes e inadecuadas" mientras comenzaba a aumentar la presión sobre Rubiales para que renunciara a su cargo. Mientras tanto, la segunda viceprimera ministra en funciones, Yolanda Díaz, pidió a Rubiales "dimitir" de su cargo tras sus acciones.

Personalidades de alto rango del gobierno y del deporte español expresaron opiniones similares. Irene Montero, ministra de Igualdad, lo calificó de "una forma de violencia sexual", y los clubes también opinaron sobre la situación.

La presión siguió aumentando durante la semana después de que la FIFA abriera un procedimiento disciplinario contra Rubiales y Hermoso en un comunicado conjunto con su sindicato dijo que tales actos "nunca deberían quedar impunes".

El Sant Andreu de categorías inferiores fue el primero en exigir a través de un comunicado la dimisión de Rubiales, mientras que Ángel Torres, presidente del Getafe de LaLiga, condenó su "comportamiento deplorable" y afirmó que no debería permanecer como presidente de la RFEF "ni siquiera un minuto más".

A nivel internacional, el comportamiento de Rubiales fue condenado por la delantera estadounidense Megan Rapinoe, quien dijo que el incidente muestra un "profundo nivel de misoginia y sexismo en esa federación y en ese hombre".

Los líderes regionales de la RFEF celebraron una reunión de crisis en Madrid el jueves para discutir el futuro de Rubiales y las opciones para un posible sucesor, dijo una fuente a Reuters.

Los favoritos para suceder a Rubiales son Pedro Rocha, presidente de la Federación Extremadura de Fútbol, y Pablo Lozano, presidente de la Federación Andaluza, dijo la fuente.

Rubiales, de 46 años, fue elegido presidente en 2018 y su mandato ha estado plagado de controversias y grandes decisiones.

A los pocos meses de asumir el cargo, despidió al técnico español Julen Lopetegui en vísperas de la Copa del Mundo después de que se supo que tenía un preacuerdo para unirse al Real Madrid después del torneo.

También se enfrentó a una reacción violenta por su decisión de llevar la Supercopa de España a Arabia Saudita en colaboración con Gerard Piqué, que en ese momento era jugador activo del Barcelona. Rubiales negó vehementemente que existiera algún conflicto de intereses en el acuerdo.

También ha habido quejas, por parte de su tío y del ex director de su gabinete, de que utilizó dinero de la RFEF para organizar fiestas sexuales, mientras que también se está investigando las acusaciones de que utilizó dinero de la federación para llevar a una mujer a un viaje a Nueva York.

Mientras tanto, la Asociación Española de Jugadores [AFE] pidió su destitución de su cargo por acusaciones de que espió al presidente, David Aganzo, acusaciones que Rubiales niega.

El pasado mes de septiembre, la RFEF se vio en medio de una crisis cuando 15 jugadoras de la selección femenina dijeron que, debido a la falta de apoyo de las federaciones y problemas relacionados con el cuerpo técnico, no se sentían cómodas jugando con España.

La respuesta de Rubiales fue apoyar al seleccionador, Jorge Vilda, ante la disputa que trastornó la preparación de España para el Mundial. Al final, tres de las 15 regresaron para el Mundial tras ciertos cambios, siete se negaron y cinco no fueron convocadas.

En este informe se utilizó información de Reuters.