Digne se acerca al Everton

BARCELONA -- Lucas Digne puede convertirse en la primera baja de la plantilla de Ernesto Valverde… Sin formar parte al comenzar la pretemporada de la lista de descartes que manejaba el entrenador. El lateral francés estaría presto a regresar de Estados Unidos sin haberse estrenado si las conversaciones entre el Barcelona y el Everton se solventan en buenas condiciones para acordar su traspaso al club británico.

Pocos días después de pagar 45 millones de euros al Watford por el brasileño Richarlison, ejecutivos del Everton se desplazaron a Barcelona con el objetivo de negociar con el Barça el fichaje de Digne, tasado por el club azulgrana en 20 millones pero cuyo precio podría rebajar, entre otras cosas, por el deseo del propio futbolista, dispuesto a rebajar sus pretensiones salariales para facilitar una entente.

Digne, quien en las dos temporadas que lleva en el Barça disputó 46 partidos y permaneció a la sombra de Jordi Alba, dio a entender su intención de cambiar de aires en cuanto se vio fuera de los planes de Didier Deschamps para el Mundial de Rusia y aunque Valverde siempre trasladó a la dirigencia que contaba con él, no cerró la puerta a su marcha si el club lo consideraba positivo.

De esta manera apareció el Everton, que por un precio estimado de 15 millones de euros (a los que se podría añadir alguno más en concepto de variables) está cerca de hacerse con su fichaje, con lo que entre los canteranos Cucurella y Miranda se disputarían la plaza de sustituto de Jordi Alba en el primer equipo.

FRENTES ABIERTOS

Mientras, el Barça sigue trabajando en aligerar la plantilla con los jugadores que no cuentan para Valverde. Aleix Vidal volvería a estar cercano al Sevilla después de que el club andaluz haya alcanzado un acuerdo para traspasar a Correa a la Lazio por 16 millones de euros.

El carrilero catalán, del agrado de Pablo Machín, ocuparía su plaza si Barça y Sevilla ceden en sus pretensiones, aumentando el Sevilla los 6 millones que ofrecía y rebajando el Barcelona los 10 que sigue exigiendo.

Menos claro se contempla el desenlace con André Gomes, a quien rechazó el Chelsea para entrar en la operación, a la postre fallida, de Willian y que podría ser ofrecido al Burdeos una vez cerrado el fichaje de Malcom desde el club galo. Jugador que Gustavo Poyet acogería con los brazos abiertos, el problema se entiende por la poca, mínima, predisposición del Burdeos a pagar 20 millones por el futbolista portugués.

De esta manera, el Valencia sigue esperando, sin urgencias, a que acercándose el inicio oficial de la temporada el Barcelona resuelva una cesión al club che, que

aceptaría incluir una opción de compra atada al rendimiento de un jugador que en las dos temporadas que jugó en Mestalla ofreció un rendimiento más que notable.