Messi admite que debe mejorar en el cobro de penales

En total, el argentino ha fallado 24 penales hasta ahora en su carrera profesional. Getty Images

Lionel Messi reconoce que su decepcionante récord desde el manchón penal es algo en lo que debe continuar trabajando.

Messi, de 31 años, falló cuatro de ochos tiros penales que cobró la temporada pasada para su equipo y su selección, incluido uno contra Islandia en la Copa del Mundo.

En total, ha fallado 24 penales en su carrera, e incluso le dejó la responsabilidad de cobrar una pena máxima a Luis Suárez en la victoria del Barcelona sobre Huesca antes del receso por la fecha internacional, a pesar de que sólo le faltaba una anotación para firmar el hat-trick.

"Me gustaría ser más efectivo desde el manchón penal", le dijo Messi a Catalunya Radio. "Pero es difícil trabajar en los penales. No es lo mismo cobrarlos en los entrenamientos que en los juegos. Puedes tener una idea en la cabeza o algo de lo que has trabajado, pero es más difícil de lo que se ve.

"El portero tiene mucho que ver, también. Si adivinan lo correcto, lo paran. Pero es obvio que debo ser mejor en el cobro de penales".

Sin embargo, mientras Messi ha batallado desde las 12 yardas en los años recientes, otras áreas de su juego han mejorado.

En un rol más profundo, ha creado 12 goles, más que cualquier otro en La Liga la temporada pasada, y anotó siete goles en tiro libre en 2018, más que cualquier otro jugador en el circuito.

"De lo que estoy más orgulloso es de cómo han mejorado mis asistencias", dijo. "En el último año, pienso que he desarrollado mucho cuando se trata de crear oportunidades, ya sea que terminen en gol o no. En ese sentido, he crecido mucho.

"También he mejorado mucho en los tiros libres, incluso con el pie derecho. Siempre estoy tratando de aprender y de mejorar cada día.

"Es natural que tu juego evolucione", dijo. "Cuando hice mi debut, tenía 17 años. Jugaba en una posición diferente y en una forma diferente. El futbol ha cambiado desde entonces, como lo ha hecho mi forma de jugar y de moverme en la cancha.

"Lo que más me gusta es donde juego ahora. Los equipos colocan mucha gente en el medio campo, así que es más fácil jugar el balón con un poco más de profundidad. Mover los extremos significa mucho todo el tiempo. En el mediocampo es más difícil conseguir el balón porque hay menos espacios y muchos cuerpos".