Lesiones de Vermaelen y Umtiti obligan al Barça a fichar a otro defensa

BARCELONA -- El FC Barcelona acudirá al mercado de enero con el objetivo de incorporar a un defensa central, preferiblemente cedido, después de confirmar que la enésima lesión de Thomas Vermaelen, sufre una rotura en el sóleo de la pierna derecha, le mantendrá alejado de los terrenos de juego no menos de un mes.

El percance del zaguero belga se suma a las dudas existentes respecto a la recuperación de Samuel Umtiti, razón por la que el área deportiva, de acuerdo con Ernesto Valverde, solventó este lunes acelerar la búsqueda de un jugador que se integre con la máxima celeridad a la plantilla azulgrana.

La primera opción que maneja el club es la de una cesión hasta final de temporada, aunque ante la dificultad que entraña la urgencia del asunto, tampoco descartaría el fichaje de un veterano dispuesto a firmar por solo seis meses y que viera facilitada su salida del club de origen por un módico precio, una circunstancia que se estima difícil aunque, de acuerdo a una fuente cercana al área deportiva azulgrana consultada por ESPN, no imposible.

A pesar de conocer la dificultad que entraña el fichaje del joven holandés Matthis de Ligt, que se mantiene en el objetivo de cara al próximo mercado de verano en 2019, el Barça entiende la necesidad de reforzar inmediatamente la plantilla por la escasa profundidad actual en la zona defensiva.

La solución de echar mano de la cantera, con Chumi en el primer plano, no acaba de convencer entre los técnicos, más favorables a sumar a un jugador de probada solvencia y que, de hecho, acepte un rol secundario, de entrada a la sombra de Piqué y Lenglet y, se confía, también de Umtiti si el francés supera su dolencia en las próximas semanas.

La secretaría técnica ha recibido en las últimas semanas varios ofrecimientos de agentes con jugadores en cartera, entre ellos el de Robert Huth, uno de los héroes del Leicester que conquistó la Premier League en 2016 y que a sus 34 años abandonó los foxes al finalizar la pasada temporada. El central alemán, poderoso en el juego aéreo y que puede desempeñarse también, en caso de necesidad, como lateral diestro, es uno de los nombres que se barajan, aunque no el único.

El también alemán Serdar Tarci, de 31 años y que dejó el Spartak de Moscú en verano, es otra de las opciones entre los veteranos sin equipo, situación que también tiene el portugués de origen brasileño Pepe, de 35 años… Pero cuyo nombre se aventura utópico en el Camp Nou recordando su pasado en el Real Madrid y el mal recuerdo que dejó en el Barça tras sus enfrentamientos, con Messi en el plano.

Otros ofrecimientos incluyen a Martin Skertel, de 34 años, ex del Liverpool y que mantiene contrato con el Fenerbahce hasta junio de 2019, así como Branislav Ivanovic, también de 34 años, con un gran pasado en el Chelsea y que entra en los últimos seis meses de contrato con el Zenit.

CESIÓN FINAL

Entendiéndose esa opción como, de entrada, la más asequible económicamente, el Barcelona estudia también la de acordar la cesión de algún futbolista que esté en la recta final de contrato con su actual club.

Vertonghen, de 31 años, y Alderweireld, de 29, entrarán en sus seis últimos meses de contrato con el Tottenham a partir del primero de enero y serían posibilidades a contemplar… Aunque se entiende difícil que Pochettino estuviera dispuesto a negociar su salida a pesar de su situación.

Phil Jones, del Manchester United, Mangala y Kompany, del City o Gary Cahill y David Luiz, del Chelsea, también se encuentran en idénticas condiciones, como Declan Rice en el West Ham, Ranocchia en el Inter de Milán o Víctor Ruiz en el Villarreal.

En todos esos casos, en mayor o menor medida, el Barcelona debería negociar una cesión con el club de origen hasta el final de la temporada, entendiéndose que entonces los futbolistas quedarían libres para negociar su futuro. El Barça ofrecería llegado el caso hacerse cargo de la parte proporcional de su salario hasta junio y estudiaría la posibilidad de aumentar dicho sueldo al jugador… Siempre, claro, que su club actual estuviera dispuesto a la operación sin exigir un pago desorbitado.

CESIÓN SIMPLE… O COMPRA

El otro escenario que contempla el área deportiva azulgrana, y que no es tan apoyado desde los despachos, es el del fichaje de un futbolista que firmase por un periodo superior a esos seis meses, lo que podría provocar un superávit de centrales la próxima temporada por más que entonces ya no estará Vermaelen en el club.

De llevarse a cabo esa posibilidad, colocándose a Diego Llorente, de la Real Sociedad y Jorge Meré del Colonia en el primer plano, el prñoximo ejercicio el Barcelona se encontraría con Piqué, Lenglet, Vermaelen, el deseado (si consigue su fichaje) De Ligt y el que llegase en este mercado de invierno, entendiendo el área deportiva un superávit innecesario.

Así, en este caso, preferiría negociar la cesión de un jugador que, con contrato y de solvencia probada, no esté gozando de minutos en su actual club. Ahí el nombre que aparece es el del danés Andreas Christensen, de 22 años y que solo ha jugado un partido en la Premier… Aunque Sarri ya se ha mostrado contrario a esa posibilidad, anotando sus partidos, todos, tanto en la Europa League como en la Copa de la Liga. E insinuando que también será titular en la FA Cup.

De hecho, el entrenador blue sería mucho más favorable a permitir la salida del veterano Cahill, que acaba contrato en junio, no será renovado y solamente ha sido titular en seis partidos oficiales este curso.

FINANCIACIÓN

“No tenemos previsión de fichar a nadie en enero a excepción de que los técnicos nos lo pidan. Hemos hecho una plantilla más corta porque hay jugadores en el Barça B que pueden ayudar al primer equipo” aseguró en octubre Josep Maria Bartomeu, sumándose al discurso oficial respecto a que no había ninguna partida dedicada al mercado de invierno.

La advertencia de la comisión económica, sin embargo, ya no es tan firme ante la necesidad que, de alguna manera, deslizó disimuladamente el presidente… Pero el club trabaja ya en ese escenario, con urgencia, y estudiando de manera paralela el aumento de ingresos por traspasos, ya fuera en este mismo mercado de invierno (lo que se aventura complicado) o al acabar la temporada con una venta no prevista.