Barça aguarda por la mejor versión de Arthur

BARCELONA -- El Barcelona afronta en cuatro días dos partidos capitales en Liga y Champions y contempla, con preocupación aunque sin alarma, todavía, el desempeño de Athur Melo, cuyo rendimiento y trascendencia en el equipo ha caído de forma evidente en las últimas semanas.

El brasileño, que ha tomado parte en 34 de los 46 partidos oficiales disputados hasta hoy por el Barça durante el curso y cuyo impacto se convino sobresaliente a partir de su aparición en Wembley frente al Tottenham a comienzos del mes de octubre, ha perdido frescura y solvencia en el juego a partes iguales, hasta el punto que en el último mes ha pasado muy de puntillas por los partidos y ha sido a menudo sustituido en los momentos cumbre, señal de que su pérdida de influencia no ha pasado desapercibida para Valverde.

Paciencia es la palabra que se repite en el club al referirse al jugador, destacándose tanto su excelente adaptación al sistema como el largo recorrido que se adivina en el equipo. “El primer año en Europa no es tan simple como parece para un jugador brasileño” explicó a ESPN una persona de peso en la entidad azulgrana, que puso el ejemplo de otros futbolistas que tuvieron ese mismo periodo de adaptación, cuyo impacto fue tan evidente como, a la vez, hubo momentos de menos brillantez.

“Romario, Ronaldo, Rivaldo, Ronaldinho… llegaron (al Barça) desde equipos europeos. No necesitaron ese periodo de adaptación” personalizó esta misma fuente, invitando a comprobar el rendimiento de cracks brasileños que se consagraron… Después de un primer año con algunas dificultades.

Arthur solo ha completado 4 de los 34 partidos que ha jugado, 25 de ellos como titular, y en 16 de ellos ha sido sustituido antes de los diez últimos minutos. Pero echando la mirada atrás se descubre que, en cierta manera, no es una situación excepcional… Neymar, por ejemplo, llegó al Camp Nou desde el Santos y en su primera temporada, la 2013-14, fue titular en 32 de los 59 partidos oficiales que disputó el Barça, completando solo 15 y siendo sustituido en ese periodo de minutos apuntado en 13 ocasiones.

Más atrás en el tiempo, el mismísimo Ronaldinho completó 22 de los 32 partidos que jugó como titular (44 en total) de los 60 que disputó el PSG en la temporada 2001-02 y Kaká, en el curso de su debut con el Milán (2003-04), fue titular en 36 ocasiones, sumando los 90 minutos en también 22 de ellas del total de 45 apariciones con los rossoneri, que disputaron hasta 53 encuentros.

La excepción que confirma la regla, que siempre la hay, la personalizaría Rivaldo, quien llegó en el verano de 1996 al Deportivo de La Coruña desde el Palmeiras y en su primera y única temporada con el equipo gallego fue titular en 46 de los 48 partidos oficiales, completando 38 de ellos.

CONFIANZA

Lo ocurrido en el pasado con algunos de sus compatriotas que triunfaron plenamente en Europa tras ese primer curso de adaptación motiva esa confianza ciega en Arthur, un jugador que se destaca “diferente e ideal” para el juego de combinación del Barcelona y que, destacó la misma fuente, “tiene muchos años por delante en el equipo”.

Aunque siendo ese un discurso obvio y firme en el club, en el cuerpo técnico, atareado con el partido a partido y entrando en la fase decisiva de la temporada, se espera un remonte del mediocampista brasileño, de quien se espera una incidencia en el juego mucho mayor que en los últimos tiempos.

Titular pero cambiado consecutivamente en los seis últimos compromisos del equipo azulgrana, solamente en el Villamarín Arthur abandonó el campo con el resultado encaminado, puesto que cuando Semedo entró en su lugar en el minuto 63 el Barça ya vencía por 0-3 al Betis.

Antes y después, contra Real Madrid (71 minutos), Rayo Vallecano (al descanso), Olympique de Lyon (74 minutos), Espanyol (59 minutos) y Villarreal (73 minutos) Valverde decidió su sustitución para ajustar al equipo en un momento difícil o relanzarle en un instante de crisis.

Ante esta perspectiva, si su permanencia en el once ante el Atlético de Madrid este sábado no está asegurada, aunque le beneficia la sanción que pesa sobre Arturo Vidal, su presencia en Old Trafford queda mucho más en el aire, intuyéndose que el chileno, cuyo rendimiento ha ido muy en crecimiento, tiene más opciones de acompañar a Busquets y Rakitic en la zona media.