Luis Suárez,,cuatro meses fuera tras ser operado de la rodilla

play
¿Valverde peligra en el banquillo? (0:35)

El mismo técnico del Barcelona responde en conferencia de prensa (0:35)

BARCELONA -- Luis Suárez fue intervenido este domingo en Barcelona por el doctor Ramón Cugat, que le practicó una artroscopia en la que le realizó una sutura en el menisco externo de la rodilla derecha y, tal como adelantó ESPN Digital, se cumplieron los pronósticos más pesimistas, estimándose su periodo de baja en unos cuatro meses de acuerdo al comunicado facilitado por el FC Barcelona y conduciendo al club azulgrana a la necesidad de fijarse en el mercado de fichajes para cubrir su baja.

Y es que Suárez prácticamente se despediría de la temporada, ya que según los plazos no estaría en condiciones de reaparecer hasta mediados del mes de mayo pudiendo, con suerte, jugar las tres o cuatro últimas jornadas de Liga, quedando fuera de una hipotética final de la Copa del Rey y no estando a disposición hasta, también, una hipotética final de la Champions League.

El delantero uruguayo, que ya fue operado en mayo de 2019 de un lesión de menisco en la misma rodilla, arrastra molestias desde hace cerca de dos años y aunque al comienzo de la pasada temporada resolvió llevar a cabo un tratamiento conservador para no pasar por el quirófano, los persistentes dolores le obligaron a someterse a esa artroscopia tras la eliminatoria de Champions frente al Liverpool.

Tras comenzar la temporada con un problema muscular en el primer partido de Liga frente al Athletic que le apartó del escenario durante un mes, Suárez volvió a la actividad sin aparentes problemas físicos… Hasta que en octubre se le reprodujeron los dolores en la rodilla, por lo que decidió pasar diversas consultas con el doctor Cugat con la intención de ser tratado sin necesidad de volver a operarse.

Sin embargo, en el derbi frente al Espanyol el delantero ya mostró fuertes dolores en la rodilla y antes de desplazarse a Arabia Saudí concretó una visita definitiva con su médico de confianza para decidir qué camino a tomar, resolviéndose la necesidad de operarse para solucionar definitivamente sus problemas.

Una vez operado el pronóstico de recuperación no pudo ser más desalentador: cuatro meses de baja y el Barcelona condenado a volver sus ojos hacia el mercado de fichajes de manera desesperada para suplir su baja.