Javier Aguirre: Los jugadores ya no me llaman para salir, soy aburrido para ellos

Javier Aguirre EFE

El entrenador del Leganés, Javier Aguirre, señaló que puede ser amigo de sus futbolistas, pero ya no lo llaman para tomar cañas (cervezas) porque es "aburrido" para ellos".

"Por tema generacional es difícil que me pueda ir a tomar una caña con ellos. Ahora, ojito, si me invitan, voy. Pero no me llaman porque ya soy aburrido para ellos, yo ya no hablo de mujeres, de coches, de relojes. Sí se puede ser amigo de ellos, he tenido jugadores, sobre todo cuando era más joven y no existía tanta brecha generacional, con los que me juntaba, nos reuníamos con nuestras mujeres e hijos y pasábamos buenos ratos. Jugábamos a las cartas, bebíamos unas cervezas, preparábamos una parrillada", relató para el Diario ABC.

Al respecto de la relación con la actual plantilla del club pepinero, que se percibe como cercana para la prensa española, el técnico mexicano apuntó que "el trabajo técnico importa, pero también el psicológico".

"Tú puedes insistir y a los chicos les puede decir cien veces que se desmarquen, pero lo que tienes que tener muy claro es que estás trabajando con seres humanos. Hay chicos que cuando se entrenan pueden tener preocupaciones porque tienen a la mujer enferma, o están enfadados porque no juegan, o están cabreados porque una rodilla no termina de estar a punto. A mí me gusta preguntar por esa rodilla, por cómo va el embarazo de sus mujeres. Esas cosas también hay que trabajarlas en los entrenamientos porque los chicos lo valoran y luego corresponden dejándose el alma en el campo", agregó.

Con 14 partidos por disputar y actualmente en penúltimo de la clasificación con 19 puntos, el 'Vasco' señaló que es una ilusión personal conseguir la permanencia con el club madrileño.

"Me haría mucha ilusión salvar al Leganés, devolverles la confianza que han puesto en mí. Me gustaría llegar a mayo diciendo: el equipo está en Primera, señores, un placer".

"Tenemos tres victorias, cuatro empates, y cuatro derrotas desde que estoy aquí, nos falta dar el zarpazo definitivo, engarzar tres o cuatro buenos partidos. Es verdad que la presión va aumentando, pero para eso estoy yo, tengo que dar equilibrio emocional al grupo. El primero que debe tener equilibrio soy yo, con los árbitros, con la prensa. Pero soy optimista y estoy seguro de que nos salvaremos, ojalá me pueda ir de cañas con toda la gente del Leganés para celebrarlo", concluyó.