La llamada que impidió que Messi y Cristiano jugaran juntos en el Barcelona

Lionel Messi y Cristiano Ronaldo pudieron jugar juntos en el Barcelona, sin embargo, una llamada lo impidió y finalmente el Manchester United lo vendió al Real Madrid, equipo al que llegó gracias a Florentino Pérez, así lo reveló el periodista Guillem Balagué en su libro "Cristiano Ronaldo. La biografía".

Durante la presidencia de Ramón Calderón, la cúpula blanca se enteró de que Cristiano y los Red Devils habían llegado a un acuerdo para aceptar alguna "oferta razonable" por el futbolista, situación que Alex Ferguson desmintió a la prensa en repetidas ocasiones.

Calderón renunció a su puesto, mismo que fue ocupado por Vicente Boluda, quien estuvo cinco meses al frente del Real Madrid, tiempo que fue clave para la llegada de Ronaldo al conjunto blanco.

A meses de las próximas elecciones para mandamás de los Merengues, apareció en un foro Eduardo Fernández de Blas, presidente de ética madridista, quien además era gente de Florentino Pérez. Fernández Blas admitió la calidad que tenía Ronaldo, pero criticó la poca cantidad de jugadores españoles que tenía el Real Madrid, por lo que opinó que el equipo debería de gastar en futbolistas nacionales, en vez de hacer una fuerte inversión por el portugués, misma que pondría en riesgo la economía del club.

Boluda decidió detener las negociaciones por Ronaldo, pues no quería ser acusado por despilfarrar dinero para comprar un solo jugador, por lo que estuvo dispuesto a pagar 30 millones de euros de penalización por romper el acuerdo que tenía pactado con Jorge Mendes, representante del futbolista.

Al ser un contrato privado, existía la posibilidad de que, si ambas partes estaban de acuerdo en romperlo, no habría sanción. Para sorpresa del Real Madrid, el representante aceptó la ruptura, misma que "salvaba" a los españoles de pagar 94 millones de euros por la carta del jugador.

Mendes decidió aceptar el acuerdo, pues en la puerta tenía dos ofertas más, ambas superiores a lo que ofrecía el equipo de Madrid. Una del Barcelona por 105 millones de euros y otra del Manchester City por hasta 150 millones de euros.

El interés del conjunto culé por Cristiano despertó a José Ángel Sánchez y a otros directivos del Real Madrid quienes veían el crecimiento que había tenido Messi y juntarlo con Ronaldo sería un duro revés para los blancos: "Si lo ficha el Barcelona, estaremos 10 años sin ganar el título".

Sánchez intentó convencer a Boluda de no romper el trato, sin embargo, el directivo no cambió de opinión hasta que habló por teléfono con Florentino Pérez, quien le aseguró que De Blas no hablaría más de la economía del club y le pidió seguir con el acuerdo para contratar a Ronaldo, pues no podía concebir tener que enfrentar a un Barcelona con Cristiano y Messi juntos.

Boluda llamó a Mendes para seguir con las negociaciones por Cristiano Ronaldo, quien llegó al Real Madrid en el 2009, mismo año en el que Florentino Pérez regresó como presidente del conjunto blanco. Lo anterior es un fragmento del libro "Cristiano Ronaldo. La Biografía", escrito por Guillem Balagué.