Messi, Xavi e Iniesta: Los 10 canteranos históricos del Barcelona

play
Los 10 mejores canteranos del Barcelona según Àlex Pareja (5:23)

Àlex Pareja elige a sus jugadores favoritos que salieron de la cantera del equipo catalán, ¿quién es el número 1? (5:23)

BARCELONA -- Fuente inagotable de cracks desde prácticamente su fundación, en el FC Barcelona crecieron, se formaron y triunfaron multitud de futbolistas. Jugadores de su primera época como Sagi-Barba o Alcántara (el primer gran goleador del club) y otros posteriores de la categoría de Biosca, Gonzalvo, Seguer, Olivella, Sadurní, Rifé o Rexach forman parte del imaginario azulgrana…

Pero fue a partir de la creación de La Masia, en 1979, cuando el club tomó la determinación de agrupar a sus jóvenes promesas. En los años inmediatamente anteriores se forjaron Sánchez o Moratalla y Carrasco. A partir de ahí la lista de futbolistas que dieron el salto se multiplicó, coincidiendo con la llegada al banquillo de Johan Cruyff.

Guillermo Amor o Luis Milla siguieron al malogrado Pedraza como ‘elegidos’ de la primera hornada y a partir de ahí Ferrer, Guardiola y Sergi se hicieron indispensables, seguidos de Òscar, Roger, Celades, Quique, Toni, Moreno y De la Peña (miembros de una Quinta tan ilusionante como cortada de cuajo por cuestiones ‘políticas’), antes de la eclosión de Xavi, Gabri, Puyol… Y el ascenso a la eternidad de los últimos tiempos.

A partir de ahí, se entiende una tarea harto difícil confeccionar una lista de los diez mejores canteranos de toda la historia del Barça… Y aunque ciñéndose a los últimos 40 años, desde el nacimiento de La Masía, tampoco se aventure sencillo elegir, este podría ser el top-ten.

1- Leo Messi Desde 2004, 718 partidos

Indiscutible a la vez que unánime en la elección, Messi ya sería considerado, por su carrera y trascendencia, el número uno de toda la historia del club. La carrera de Leo es bien conocida: llegó siendo un niño, estuvo ‘a prueba’ hasta que Rexach entendió imprescindible su fichaje, creció a pasos agigantados por todas las categorías y en 2004 Frank Rijkaard le dio la alternativa durante un derbi frente al Espanyol.

Líder futbolístico, y con el paso de los años espiritual, del mejor Barça de todos los tiempos, Messi no solo es el máximo goleador histórico del club, sino que su fútbol ha traspasado todas las fronteras para ser considerado el número uno a nivel mundial, conquistando con el equipo azulgrana 10 Ligas, 4 Champions League, 3 Mundial de Clubes, 6 Copas de Rey, 3 Supercopas de Europa y 8 Supercopas de España.

Una historia que, por el momento, continúa sin que se adivine el final y que le coloca en el segundo lugar con más presencias en el primer equipo, solamente por detrás de Xavi Hernández.

2- Xavi Hernández 1998-2015, 767 partidos

Futbolista del Barça desde categoría alevín, debutó con el primer equipo el 18 de agosto de 1998 en un partido de Supercopa frente al Mallorca, catapultado al plano por Louis van Gaal y cerrando aquella primera temporada ya con 26 presencias a pesar de su juventud, 18 años.

Su trascendencia en el equipo creció exponencialmente a partir de 2001, jugando siempre más de 45 partidos por temporada, con excepción de la 2005-06 en que se lesionó de gravedad, y fue a partir de la Eurocopa de 2008 que conquistó con España que su papel de líder y organizador quedó patente ya sin discusión.

Guardiola, con quien coincidió en sus primeros tiempos en la plantilla, le calificó de piedra filosofal del futuro y cuando se hizo cargo del equipo como entrenador, en 2008, le entregó sin dudarlo el mando del juego, alcanzando la consideración de estrella mundial.

Dejó el club en 2015, entendiendo que su papel en el campo ya no era tan indiscutible, para acabar su carrera en Qatar, donde hoy es entrenador… a la espera de regresar al Camp Nou para dirigir al equipo de su vida. Como curiosidad, y demostración de su identificación con el Barça, cabe señalar que en 1999, cuando empezaba a despuntar, rechazó una oferta millonaria del Milan que multiplicaba por diez el sueldo que entonces recibía en el Camp Nou.

3- Andrés Iniesta 2002-2018, 674 partidos

Llegado desde Albacete en 1996, a los doce años y después de que su familia prefiriera el proyecto que le presentó el Barça al del Real Madrid, fue escalando por todas las categorías del club hasta que Louis van Gaal le dio la alternativa el 29 de octubre de 2002 en un partido de Champions frente al Brujas en Bélgica.

Tenía 18 años y aunque contaba con el favor de todos los técnicos de la cantera su asentamiento en el once titular fue menos fácil de lo que soy se podría pensar. De hecho no alcanzó la categoría de indiscutible hasta 2006 aunque a partir de la llegada de Guardiola al banquillo su trascendencia como azulgrana fue ya incuestionable.

Actor principal de los mejores años del Barça, su nombre está escrito con letras de oro también en la selección desde que marcó el gol con el que España conquistó el Mundial de Sudáfrica en 2010. En el verano de 2018, intuyendo que su trascendencia pudiera ir en descenso (aunque los números lo desmentían), decidió dejar el club para acabar su carrera en Japón, donde sigue deleitando en las filas del Vissel Kobe.

4- Pep Guardiola 1990-2001, 384 partidos

Probablemente sea la personalidad más destacada junto a Johan Cruyff en el último medio siglo del Barça y aunque su breve carrera como entrenador (2008-2012) fuera la más triunfal de toda la historia, antes de ello, durante una década, fue un futbolista tan descomunal como imprescindible para entender la gloria del Dream Team.

Llegado al club a los 13 años, en 1984, Johan Cruyff le puso en el escenario a los 19 en un partido frente al Cádiz en diciembre de 1990. Si sorprendió desde el primer día por su desparpajo y atrevimiento, más lo hizo por su físico enclenque, lo que no evitó que se convirtiera en el director futbolístico del equipo.

Capitán a partir de la marcha de Bakero en 1996, estuvo cerca de abandonar el club aquel mismo año seducido por una millonaria oferta del Parma, que acabó por no aceptar ante el gran apoyo recibido por parte de la hinchada azulgrana, que forzó al presidente de la época, Josep Lluís Núñez, a firmarle una ventajosa renovación.

Su carisma en el vestuario y en el campo le convirtieron en líder indiscutible hasta su marcha al Brescia en 2001. Se retiró en 2006 jugando en el Dorados de Sinaloa, tras haber pasado por la Roma (sin mucha fortuna) y el Al-Ahli de Qatar… Y haber sido rechazado por el Manchester City, con el que entrenó durante una semana.

Apenas retirarse comenzó el curso de entrenador, debutando en 2007 con el Barça B… Y el resto es historia de sobras conocida.

5- Víctor Valdés 2002-2014, 535 partidos

Contaba con 10 años cuando en 1992 entró a formar parte de la cantera y aunque estuvo tres años en Tenerife con su familia, regresó en 1995 para ya no moverse del club azulgrana.

Debutó en el primer equipo bajo el mando de Louis van Gaal el 14 de agosto de 2002 en un partido de Champions frente al Legia de Varsovia pero no se hizo con el puesto de titular indiscutible hasta un año después. Antes de ello estuvo, incluso, cerca de abandonar el club porque ‘castigado’ por el entrenador holandés a jugar con el filial, Valdés desapareció durante tres días y se rumoreó un despido que finalmente no se llevó a cabo.

Durante la pretemporada de 2003 una lesión del recién fichado Rustu (llamado a ser titular), le dio la oportunidad de hacerse con el puesto en el once y desde entonces, a las órdenes de Frank Rijkaard, se convirtió en indiscutible. Y no dejó de serlo hasta el último día.

A principios de 2013, por sorpresa, anunció su decisión de no renovar su contrato que finalizaba un año después para seguir su carrera en el extranjero y se mantuvo firme en su determinación a pesar de la grave lesión que sufrió ante el Celta en marzo de 2014, rechazando una última oferta del club aunque el Mónaco, con el que tenía un acuerdo, se echó atrás.

Acabó, reclutado por su mentor Van Gaal, en el Manchester United, que tuvo que dejar expulsado por el propio entrenador holandés en un episodio nunca del todo conocido. Jugó medio curso en el Standard de Lieja, ganando la Copa de Bélgica, y se retiró en las filas del Middlesbrough en 2017.

Volvió al Barça en el verano de 2019 como entrenador del juvenil… Y fue despedido al cabo de 12 semanas tras no pocos enfrentamientos con varios estamentos del club… Pero en la memoria permanece, por encima de todo, su papel en la portería, fundamental para entender los éxitos del Barça de Rijkaard primero y de Guardiola después para convertirse, por derecho propio, en el mejor portero de la historia del club.

6- Sergio Busquets Desde 2008, 568 partidos

Hijo de Carlos Busquets, portero del Barça en la década de los 90 del pasado siglo, ingresó en el club en edad juvenil, en 2005, y Guardiola le dio, sorprendentemente, la alternativa al comienzo de la temporada 2008-09, siendo un auténtico desconocido pero ganándose la confianza del técnico desde el primer momento.

Indiscutible a partir de su segundo curso, no solo fue responsable de la marcha de Yaya Touré, sino que desde entonces se convirtió, y sigue siéndolo, en una de los jugadores fetiche del Barça, siendo el quinto en número de presencias y no entendiéndose los éxitos del equipo sin su protagonismo.

Mediocentro exquisito, con una visión de juego soberbia y un juego al primer toque inmejorable está por derecho propio entre los mejores jugadores de la historia del fútbol español.

7- Carles Puyol 1999-2013, 593 partidos

Cuarto futbolistas con más presencias de azulgrana, llegó al Barça en edad juvenil y debutó en el primer equipo el dos de octubre de 1999 de la mano de Louis van Gaal en Valladolid, destacándose en uno de los jugadores más prometedores desde el primer momento… Y meses después de rechazar su pase al Málaga, que había acordado con el Barça su cesión, convenciendo a Van Gaal en los entrenamientos para permanecer en el Camp Nou.

En su segunda campaña ya recibió el premio de jugador revelación de la Liga, alcanzó la internacionalidad y se convirtió en indispensable en la defensa del equipo, primero como lateral derecho y después como central, siendo fijo en los planes de todos los entrenadores con los que trabajó.

Imperial en el juego aéreo y rápido al corte, enlazó la etapa de Rijkaard con la de Guardiola para ser eje en el mejor Barça de la historia hasta que las lesiones empezaron a pasarle factura en 2011 y forzaron su retirada en 2014, habiendo conquistado todos los títulos tanto en el club como a nivel de selección, con la que ganó la Eurocopa de 2008 y el Mundial de 2010.

8- Gerard Piqué (Desde 2008), 531 partidos

Ingresó a los diez años, en 1997, en el fútbol base y cinco después se marchó al Manchester United, debutando en el primer equipo en 2004 para permanecer en los Diablos Rojos, sin una participación destacada (con cesión al Zaragoza incluida) hasta 2008, cuando Guardiola le reclutó para el Barça, fichándolo por 5 millones de euros y llamado a ser el tercer central del equipo… Lo que apenas fue una realidad porque ya cerró su primer curso jugando 45 partidos.

A día de hoy es el octavo futbolista del club con más presencias y ha permanecido como indiscutible durante las doce últimas temporadas en el eje de la defensa, destacando tanto por su buen juego aéreo como por su buena colocación, prestancia en la salida de balón e incursiones al ataque.

Su fuerte personalidad, que le ha provocado no pocos desencuentros con los dirigentes del club, le presenta como un futuro candidato a presidir el Barça, una circunstancia que él nunca ha negado sería de su agrado.

9- Guillermo Amor 1988-1998, 421 partidos

Actual director de relaciones institucionales del Barcelona, llegó al club en edad infantil, en 1980 y formando parte de la primera generación de futbolistas que ingresaron en La Masía. Su papel en la cantera fue pronto muy destacado y protagonizó la anécdota de sustituir a Maradona, en 1982, durante el partido de inauguración del Miniestadi.

Johan Cruyff le dio la alternativa en el Trofeo Joan Gamper de 1988, convirtiéndose en el primer gran canterano de la etapa del holandés y siendo pieza imprescindible en los éxitos del Dream Team.

Autor del gol 4.000 del Barça en la Liga decidió abandonar el club en el verano de 1998, fichando por la Fiorentina, para regresar a la Liga dos años después con el Villarreal y acabar su carrera en 2005 en las filas del Livingston escocés.

Entre 2005 y 2007 fue máximo responsable del fútbol base azulgrana, abandonando entonces el club hasta su regreso en 2010, permaneciendo como Director técnico de la cantera hasta que en 2014 marchó a Australia, conquistando la Liga como entrenador del Adelaide United, club que abandonó en 2017 para volver otra vez al Barça, como director del fútbol formativo profesional y como director de relaciones institucionales del club.

Un hecho poco conocido de su carrera futbolística es que su compromiso con el Barcelona fue tal que negándose a dosificarse en el club para jugar con la selección, el entonces seleccionador Javier Clemente solventó, sorprendentemente, dejarle fuera del Mundial de 1994 cuando había sido un elemento fijo en sus planes.

10- Francisco José Carrasco 1979-1990, 376 partidos

Incorporado por el Barcelona desde el Terrassa en su último año de juvenil, Lucien Muller le hizo debutar en diciembre de 1978 en un derbi frente al Espanyol en el desaparecido estadio de Sarrià, convirtiéndose inmediatamente en titular del

primer equipo y manteniendo esta consideración hasta la llegada de Johan Cruyff, diez años después, con el que tras una primera temporada irregular abandonó el club para jugar en el Sochaux francés, retirándose en las filas del Figueres en 1992.

Su impacto en el primer equipo azulgrana fue inmediato y alcanzó la consideración de ídolo gracias a su extraordinaria actuación en la legendaria final de Basilea de 1979, ganada por el Barça ante el Fortuna de Dusseldorf. Carrasco fue, de hecho, el último canterano que alcanzó la consideración de estrella en el Barça antes de la creación de La Masia.

Extremo de depurada técnica y excelente regate, fue imprescindible en la conquista de una Liga, tres Recopas de Europa, tres Copas del Rey, dos Copas de la Liga y una Supercopa de España, el balance del club azulgrana durante la década de los 80 del pasado siglo, participando también con la selección en la Eurocopa de 1984 (subcampeón) y el Mundial de México’86.