Lionel Messi está a disgusto con la directiva del Barcelona

play
Barcelona no tiene dinero para cumplirle sus caprichos a Messi (2:29)

Moisés Llorens plantea los escenarios ante las versiones sobre de la salida del argentino. (2:29)

BARCELONA -- Lionel Messi tiene dudas de seguir en el Barcelona más allá de 2021, fecha en la que acaba su contrato actual, según una información del programa ‘El Larguero’ de la Cadena SER.

Según el mismo reporte, el futbolista “habría parado el proceso de renovación” que inició el club con el padre del jugador semanas atrás para no acabar convirtiéndose “en un problema para el Barcelona”, cuando él siempre afirmó que se quedaría en el Barça mientras le quisieran.

ESPN supo de fuentes del vestuario que Messi está un poco molesto por cómo ha ido evolucionando la temporada, pero nadie considera que el jugador pretenda abandonar la entidad cuando finalice su contrato en 2021.

El verano de 2021 se convocarán elecciones a la presidencia del Barcelona, después de los cinco años de mandato de Josep María Bartomeu. El presidente, eso sí, sabe que tiene que cerrar antes de que lleguen los comicios la continuidad del crack. En un principio, la idea sería ofrecerle dos años al futbolista en una fórmula de un año más otro opcional, hasta llegar a 2023, un año después de la cita mundialista de Qatar.

Una de las cosas que le preocupan al presidente del Barcelona, según supo ESPN, es la delicada situación económica en la que quedó el club tras la pandemia del COVID-19. Messi, que es el futbolista de largo que más cobra del Barça, sabe que a día de hoy es complicado que el club pueda igualarle el acuerdo actual, por lo que en ese punto deberán centrarse las miradas en los próximos meses.

ESPN ya adelantó semanas atrás que el jugador había decidido continuar en el Camp Nou la próxima temporada, después de que no activase la cláusula existente en su contrato con la cual podría haber abandonado el club al finalizar el presente curso.

Sea como fuere, Messi siempre se ha mostrado muy feliz de su vida en Castelldefels (Barcelona), donde su esposa y sus tres hijos son muy felices y lugar en el que es muy tempestad y querido por todos sus habitantes. Nadie se imagina al crack yendo a vivir a otro sitio para jugar en otro club que no sea el Barcelona.