Se queda Messi, se va Suárez y no llega Lautaro

La pregunta es, ¿quién necesita más a quién? ¿Lautaro al Barcelona ó el Barça a Lautaro? Para mí, los de Koeman necesitan más al argentino

Ronald Koeman arrancó su “dream job” en el FC Barcelona con el pie derecho con una victoria de pretemporada de 3-1 frente al Nástic. Recuperó elementos como Ousmane Dembélé después de muchos meses de lesión, Phillippe Coutinho tras su participación con el Bayern Munich y vio debuts de Francisco Trincao y Pedri.

¿Suena bien, no? Koeman tiene opciones en los jóvenes que tiene a su disposición como el destacado Ansu Fati que portará un número del primer equipo en su dorsal, lo cual aumentaría su valor. Cuenta con los canteranos Riqui Puig y volvió Carles Aleñá después de estar a préstamo con el Real Betis.

Lo que suena bien no siempre resulta ser positivo. Es un concepto que ha estado siguiendo al Barça durante muchos años ya; tapando temporadas dudosas con campeonatos, llevó al club a este momento de crisis y que quizás, por el momento, no es un equipo tan atractivo en cuanto al mercado de fichajes.

Sabemos que al club blaugrana le urge vender. Se fue Ivan Rakitic por millón y medio al Sevilla, Arturo Vidal parece que irá al Inter de Conte, según Moises Llorens. El que sigue sin encontrar rumbo es Luis Suárez. Todo indicaba que iría a la Juventus, pero ese camino puede resultar complicado para el delantero de 33 años ya que las exigencias del uruguayo incluyen que liquiden el contrato que le queda con el club. Por el momento, la Vecchia Signora se esfuerza por Edin Dzeko de la Roma lo cual solo alejaría más a Suárez.

Sin mucho dinero, en momento de reestructuración, que le urgía al club, la posibilidad de Lautaro Martínez parece ser ahora una misión poco posible. Recordemos que el nombre del argentino y el Barça han estado en una misma frase en varias ocasiones durante todo el verano, prácticamente toda la pandemia.

Sin embargo, el proyecto del Inter de Milán, si es que se confirma la llegada de Arturo Vidal, parece más prometedor que la actualidad del equipo de Koeman. El neroazzurro fue finalista de la UEFA Europa League, el Barça cayó 8-2 frente al Bayern Munich. Antonio Conte se ganó su lugar como timonel y reparó su relación con la directiva; Quique Setién fue destituido y el jugador más importante en la historia blaugrana no puede ver al presidente ni en pintura.

Es un barco estable versus un barco inestable.

La pregunta es, ¿quién necesita más a quién? ¿Lautaro al Barcelona ó el Barça a Lautaro? Para mí, los de Koeman necesitan más a Lautaro. Suárez no está contemplado, Dembélé está recuperado, pero frágil; Griezmann tendrá que entenderse sí o sí con Lionel Messi y la historia entre los dos nos ha demostrado que no han encontrado esa química que tanto desean dentro del campo.

No estoy diciendo que Lautaro Martínez sea la solución dorada del Barça que automáticamente los hará candidatos nuevamente a LaLiga o la UEFA Champions League, que es prioridad del club. Pero, sí podría ser una gran ayuda para resolver algunas dudas que presenta el ataque.

Si estamos hablando de prioridades, debería ser la zaga blaugrana. Veíamos rotaciones en los centrales junto a Gerard Piqué donde aparecía o Samuel Umtiti o Clement Lenglet. En los laterales, fijos parecían estar Jordi Alba y Nelson Semedo. Sin embargo, después de la coladera que se vio en la eliminación de la Champions, quizás urge un referente en la defensa. No que no lo sea Piqué por tantos años de experiencia, pero se necesita un tipo como Carles Puyol, que desde su partida la defensa no ha sido la misma.

Lo que el Barcelona tiene que dejar de hacer es extrañar a Xavi Hernández (vaya que lo extraño) y Andrés Iniesta. Dejar de hacer comparaciones con los jóvenes y los históricos del club. La realidad es que el equipo que llegó a tener un éxito impactante existió en su momento porque eran elementos que llevaban juntos desde los 11-12 años jugando. Querer forzar esa misma fórmula gastando millones y millones en referentes, simplemente no va a dar resultados.

Es momento de seguir modificando el equipo. La buena, se queda Lionel Messi. La mala es que no se sabe por cuánto tiempo. Peor, es que Josep María Bartomeu ha logrado que uno de los clubes de fútbol más atractivos de todos los tiempos, por su filosofía única, sea hoy uno sin tantos puntos positivos en el mercado de fichajes además en tiempos de pandemia.