Lionel Messi y su versión de 'The Last Dance' con el Barcelona

Lionel Messi se quedará en Camp Nou una temporada más, sin embargo, Barcelona no lo convenció, lo obligó

Lionel Messi no salió del Camp Nou. Lo tuvo que aceptar luego de que finalmente admitiera la derrota. El hecho de que siga siendo jugador del Barcelona se describirá como un cambio de planes. Él cambió de opinión, dirán, pero en realidad no lo hizo. Se quedó en el club porque no puede salir, no hay otra razón. El argentino jugará en el Barcelona esta temporada porque no lo dejaron irse.

Para que el equipo responda, necesitan a Lionel Messi. Hay que convencerlo e integrarlo, hacer que el equipo funcione con él y para él. Y si no puede, o no quiere, hay que manejar eso. Necesitan buscar complicidad o autoridad, alguna forma de motivarlo. ¿Considerarías que la historia de Messi es similar a "The Last Dance", la carrera de los Chicago Bulls por el título de la NBA? ¿Una despedida terminando en la cima de la competencia?

¿Messi aceptará eso? ¿Y funciona cuando se ha cambiado al entrenador y Luis Suárez está cerca de salir? ¿Puede Messi imitar a Michael Jordan sin tener a su "Scottie Pippen" y "Phil Jackson" a su lado?

Muchos futbolistas se ven obligados a quedarse clubes en los cuales no quieren estar. El poder del jugador es a menudo un mito; su destino no siempre está a sus pies. En esta ocasión, hasta el jugador más poderoso de todos, al que acusaron de controlar el club, fracasó en su intento de salir.

Cuando sucede algo como esto, todos fingen que todo está bien; Messi no lo hizo. Este no era Homero Simpson arrastrándose y suplicando por su antiguo trabajo después de haberse ido. No era George Costanza, quien fingió que nunca renunció. No volvamos a hablar de esto nunca más. De hecho, no lo vamos a hacer. Y así habló Messi. Como si no fuera lo suficientemente difícil arreglar esto, encontrar un camino de regreso, ahora es más difícil. Todavía queda un largo camino por recorrer. El Barcelona no lo convenció: lo obligó.

Esta no es una victoria, todavía no. No cuando Messi es tan directo, tan contundente, como para insistir repetidamente en que solo está aquí para evitar terminar en los tribunales contra el club. No cuando admite que quería - quiere irse - que no está contento, que siente que el club le ha mentido y que no cree en el proyecto. ¿Qué proyecto? "Durante mucho tiempo, no ha habido ningún proyecto ni nada; están haciendo un acto de equilibrio, tapando huecos a medida que avanzan", dijo Messi, y no ve que eso cambie pronto.

Este último proceso solo lo ha empeorado, dejando amargura y resentimiento. ¿Cómo vuelves después de eso? ¿Cómo vuelves al campo y te conviertes en el jugador que eras? Más aún si, en el fondo, puede que ya no se sienta como el jugador que era: y Messi es un veterano, y lo sabe. Habló de pasar sus últimos años felizmente. Y Barcelona no entraba en sus planes.

Pero el argentino continuará. Ahora ¿qué haces? ¿Cómo manejas esto? ¿Qué dices cuando aparece Messi en San Joan Despí? ¿Qué dice Messi? ¿Cómo actúa? Nadie estaba realmente listo para que él se fuera. Pero tampoco, habiendo llegado a este punto, estaban realmente preparados para que él se quedara.

No es que Messi haya dicho que se iba, era que se había ido. O actuó como si lo hubiera hecho. Había una coherencia en su negativa a entrenar: ¿Por qué iba a hacerlo si ya estaba fuera? Una vez más, no se quedó porque quisiera, sino en contra de su voluntad.

"Voy a seguir en el Barça y mi actitud no va a cambiar aunque quiera ir. Siempre quiero ganar, soy competitivo y no me gusta perder nada. Siempre quiero lo mejor para el club, el vestuario para mí. Daré todo", insistió Messi, y es tan competitivo, tan motivado y tan talentoso que probablemente lo hará.

Quizás el fútbol sea su refugio, un lugar donde pueda reencontrarse. Quizás en ningún lugar mejor que el campo. Quizás juntos cuerpo técnico y plantilla podamos construir un equipo que lo haga olvidar a la directiva, la crisis que lo rodea, la gente a la que apenas puede mirar. Quizás puedan forjar la unidad contra la oficina principal de alguna manera.

Es posible que la ira pueda impulsarlo, la determinación de dejar clara su postura, de no dejar que ganen los bastardos. "Me duele", dijo, "que la gente dudara de mi amor por este club". Quizás eso pueda proyectarlo, impulsarlo.

Quizás, pero algo ha cambiado en los últimos 10 días. Se había separado, solo para volver a encontrar esas cadenas que aún lo retuvieron. Ahora, tiene que jugar otra temporada, al menos, en España, una que no anticipaba, y menos una que le ilusionara. Habló de cómo había llegado el momento de redescubrir el "entusiasmo", buscar la "felicidad". Lo "necesitaba", dijo.

Ronald Koeman, el nuevo entrenador del Barcelona, dijo que solo quería jugadores que quieran estar allí. Ahora lo sabe, y también todos los demás, eso no incluye a Messi.

Messi tampoco brindó un respaldo rotundo al nuevo régimen, ninguna evidencia de que creyera que las cosas pueden ser diferentes ahora. Ha visto que las cosas caen demasiado rápido y ha llegado a creer que el camino de regreso es largo. "Honestamente, no sé qué pasará ahora", dijo. "Hay un nuevo entrenador y una nueva idea. Eso está bien, pero luego hay que ver cómo responde el equipo y si eso es suficiente para competir o no".

Este no es el mismo Messi que era, y algo ya se ha roto dentro de él. Emocionalmente, no puede ser el mismo. Menos aún ahora que esas emociones han sido expuestas públicamente, después de todo lo sucedido.

Su autoridad también es diferente ahora, la forma en que otros lo miran. ¿Puede liderar y los demás lo seguirán como lo hicieron antes? Algunos compañeros habían aceptado que se acercaba su partida; ninguno dijo nada al respecto, optando por el silencio. Algunos dieron la bienvenida a un cambio en la cultura, una nueva estructura, diferentes jerarquías. Han visto cómo se desarrolla toda esta lamentable saga y el daño que ha hecho. Surge una pregunta: ¿Puede todavía ser capitán ahora?

Otra pregunta más básica es: ¿Dónde jugará? O, ¿jugará? Bueno, claro que sí, ¿cómo no puede hacerlo ahora después de lo que hicieron para retenerlo? ¿Pero es realmente lo que querían? ¿Es para lo que estaba trabajando Koeman? ¿No habría preferido un comienzo limpio, un reajuste y reducción de expectativas, la oportunidad de seguir su propio camino?

Messi dijo que su marcha sería buena para todos y seguramente Koeman estaba de acuerdo con eso. Sabe que su margen de maniobra puede ser más estrecho ahora pero ahora es él quien tendrá que convencer a Messi.

El técnico tendrá diferentes ideas sobre el papel y la responsabilidad de Messi que los que le precedieron, y no solo en términos puramente futbolísticos. Aunque solo sea porque tiene diferentes jugadores a su alrededor ahora -Luis Suárez, el mejor amigo de Messi y compañero de ataque durante cinco años, probablemente se vaya a la Juventus- porque el contexto es diferente. Porque las ideas que estaba desarrollando el nuevo entrenador no lo incluían necesariamente a él. Tomemos a Antoine Griezmann, un ejemplo obvio: hace unos días, su antiguo agente insistió en que el delantero francés estaba listo para partir, pero Koeman le dijo que ahora tendría un papel principal. Diez días después, ¿sigue siendo así?

El día que Messi dijo que se quedaría, dio el ejemplo más convincente de por qué debería haber ido. De hecho, ya lo había hecho. Se había retirado emocionalmente; volver a jugar en el Barcelona puede que no sea tan fácil. Regresa de mala gana, enojado, sintiendo que lo decepcionaron y le mintieron, lo que rara vez es una buena manera de lograr que un futbolista rinda mejor.

"El club necesita gente nueva, jugadores más jóvenes. Mi era había terminado", dijo Messi. El Barcelona hizo que Lionel Messi se quedara, ahora deben encontrar la manera de que funcione. Pero ha sucedido tanto, se ha hecho tanto daño, que ahora debe temer el Barcelona que demoró que tomaron una mala decisión.