Lionel Messi recibe dos partidos de castigo por su expulsión en la Supercopa española

play
¿Quién es el responsable de la derrota del Barcelona en la final de la Supercopa de España? (1:34)

El análisis de Jorge Pietrasanta luego de la caída del conjunto culé ante el Athletic Club Bilbao. (1:34)

BARCELONA -- Lionel Messi se perderá los dos próximos partidos del Barcelona después de que este martes la presidenta del Comité de Competición y Jueza Única, Carmen Pérez, resolviera imponer estos dos encuentros de sanción por la expulsión que sufrió en la final de la Supercopa de España frente al Athletic de Bilbao. El Barcelona, a pesar de la levedad del castigo, tiene la intención de presentar recurso en apoyo del jugador para rebajar el castigo a un solo partido.

En su decisión, el Comité valoró que el golpe que dio Messi a Villalibre fue únicamente para sacárselo de encima cuando el jugador del Athletic de Bilbao le estaba obstruyendo y agarrando mientras el capitán azulgrana corría hacia el área de Unai. De esta manera se estimó un golpe y no agresión, lo que habría supuesto un castigo mínimo de cuatro partidos.

El capitán azulgrana se perderá de esta manera, si no prospera el recurso del club, el duelo de dieciseisavos de final de la Copa del Rey de este jueves frente al Cornellà y el de Liga que el domingo por la tarde disputará el Barça ante el Elche en el estadio Martínez Valero.

Así, Leo podría reaparecer en el partido de octavos de final de Copa, la próxima semana, aunque dependiendo del rival y atendiendo a que habitualmente no juega en esta competición hasta las rondas finales, su reaparición podría producirse el siguiente fin de semana... Cuando el Barça recibirá en el Camp Nou al Athletic de Bilbao.

El árbitro Gil Manzano expulsó a Messi después de ver la repetición de su acción con Villalibre en el monitor del VAR e hizo constar en el acta del partido que Messi "golpeó a un contrario con el brazo haciendo uso de fuerza excesiva estando el balón en juego pero no a distancia de ser jugado", lo que invitó a pensar que no sería considerada la jugada como agresión, lo que se confirmó este martes.

La del domingo fue la cuarta expulsión de Messi en su carrera, primera con el primer equipo del Barça, después de que el 27 de febrero de 2005 viera la tarjeta roja en un partido entre el filial y el Peña Sport por protestar una jugada en el área del equipo navarro que entendió debió ser penalti y no fue sancionada como tal.

En agosto del mismo año, 40 segundos después de su debut con la selección argentina, fue expulsado por propinar un manotazo a un jugador de Hungría en Budapest y en agosto de 2019 sufrió su hasta el domingo última expulsión por un enfrentamiento con Gary Medel durante la final de consolación de la Copa América entre la albiceleste y Chile.