Toni Freixa anuncia negociación con un patrocinador para la playera del Barcelona por 72 millones de dólares al año

BARCELONA -- Toni Freixa, candidato a las elecciones del Barcelona que se celebrarán este próximo domingo, se guardó para este jueves su último, de momento, golpe de efecto: anunciar negociaciones "muy avanzadas" con un fondo de inversión con sede en Hong Kong que aportará al club azulgrana 72 millones de dólares por temporada, a partir de 2022, por patrocinar la camiseta del primer equipo.

Este acuerdo, que Freixa aseguró "se cerrará en breve", se suma al que ya anunció, concretado, en semanas pasadas con una multinacional que pagará 300 millones de dólares por hacerse con el 49 por ciento del control de Barça Corporate y que el propio candidato desligó del que se ha especulado podría haber negociado la junta gestora por el mismo importe. "No tiene nada que ver. No sé si los gestores del club tienen un acuerdo con nadie; nosotros sí”, afirmó, mostrando un documento con dicho contrato.

"Tenemos conversaciones muy avanzadas con un patrocinador para la camiseta a partir de la temporada 2022-23 y durante cinco años por 60 millones de euros anuales (72 millones de dólares), que hoy por hoy es el patrocinio más alto en el mundo del futbol" explicó Freixa, descubriendo que la empresa interesada "es un fondo de inversión con sede en Hong Kong y presencia en Silicon Valley que nos ofrece un acuerdo en el que no pide exclusividad, por lo que podemos poner mantener publicidad en la manga".

El candidato, además, reveló que dicho acuerdo solo provocaría que el Barcelona luciera la publicidad de la empresa anunciante en su camiseta en los partidos jugados fuera del Camp Nou. "Entiende el significado del Barça y nos liberaría de llevar publicidad en los partidos como local”, proclamó, confirmando que la empresa, 'Hong Kong DSDAQ', es una plataforma de activos digitales (criptodivisas).

En pleno acelerón final de campaña, Freixa lanzó un reto directo a sus contrincantes, Joan Laporta y Víctor Font, asegurando que esos contratos "que tanto dinero le supondrán al club" los pondría a disposición del candidato ganador el domingo en caso de no ser él. "No me planteo que no vayamos a ganar... Pero, por supuesto, en caso de resultar otro candidato el vencedor pondremos a su disposición todos los acuerdos a que hayamos llegado. El interés del club está por encima de todo y me gustaría escuchar un mensaje similar por parte de ellos... Si es que tienen algún tipo de acuerdo de este tipo, porque no lo sé”, solventó.

Quejoso por el desprecio mediático que, denunció, ha sufrido por buena parte de los medios españoles durante la campaña, el candidato de 'Fidels al Barça' advirtió que "los socios están viendo como se desarrolla la campaña y no entienden muchas de las cosas que ocurren. Hoy, por ejemplo, he escuchado una entrevista a un candidato en una emisora pública en la que solo se le pregunta por otro candidato... Para ellos no existimos. Ni nos mencionan porque hay altavoces mediáticos interesados en centrarse solo en dos candidaturas. Los socios lo ven, se dan cuenta de lo que pasa y no se dejan engañar".

Dejando claro que para nada está en fuera de juego o inferioridad respecto a Laporta y Font, Freixa desveló que él también ha conversado con Jordi Cruyff "pero somos respetuosos". "Claro que hemos hablado con Jordi, como con todas las personas relevantes que se han usado durante la campaña. No hemos usado su nombre, como sí hacen otros, porque su figura merece un respeto".

Refiriéndose a la jornada electoral, el candidato aseguró que el suyo "es tanto el voto útil como necesario. Primero porque somos los únicos independientes, que no debemos favores a nadie, y segundo porque somos los únicos que hemos explicado en profundidad nuestro programa. No somos ni el candidato que se esconde esperando a que le hagan la campaña ni el que cada dos por tres tiene que ir rectificándose a si mismo".

Y, por último, no dejó pasar la ocasión de referirse a las detenciones de Bartomeu y Masferrer del lunes, considerando que todo fue "una performance que perseguía una finalidad. No juzgo los hechos ni desconfío de la justicia, como tampoco de la presunción de inocencia. Pero que esto haya salido ahora, en plena campaña... Hay un entorno perverso que me quiere señalar como continuista, pero al socio no se le puede engañar".