Ansu Fati volverá a ser operado y reaparecerá con el Barcelona hasta la próxima temporada

BARCELONA -- Ansu Fati no volverá a jugar esta temporada con el Barcelona. La sospecha acerca de los problemas con su recuperación se confirmó plenamente en las últimas semanas y el joven delantero azulgrana, según pudo corroborar ESPN, volverá a ser operado de su rodilla, extirpándosele el menisco, para solucionar los problemas de la articulación que durante los dos últimos meses le han impedido avanzar en una recuperación que no ha avanzado tal como se esperaba.

Lesionado el 7 de noviembre durante un partido frente al Real Betis, Ansu fue operado al cabo de dos días de una rotura de menisco de la rodilla que aventuró un plazo de baja estimado en cuatro meses, pero su recuperación no fue la esperada y en enero volvió a ser intervenido parcialmente, sin que se le extirpara totalmente el menisco para evitar problemas en la articulación a largo plazo.

Con una terapia conservadora se entendió que podría estar en condiciones de incorporarse a los entrenamientos a mediados de abril y, con suerte, reaparecer en la fase final de la temporada pero en cuanto el jugador comenzó a forzar la rodilla en el gimnasio comprobó que se le seguía inflamando y no respondía como se esperaba, por lo que en marzo, de acuerdo con los servicios médicos del club, decidió pasar consulta con médicos externos para evaluar el camino a seguir, solventando una espera de entre dos y tres semanas para, atendiendo a esa evolución, tomar una decisión respecto a una posible nueva intervención.

Visitado en Lyon por el especialista francés Bernard Cottet y en España por el doctor Antonio Maestro, fue sometido a una nueva artroscopia tras la que se dio ese plazo para comprobar una posible mejoría. Que no llegó a producirse.

Finalmente la espera se prolongó durante algo más de un mes, pero ya la última semana de abril Ansu trasladó a sus más cercanos su incomodidad y preocupación porque la rodilla no respondía a las cargas de trabajo en el gimnasio, razón por la que se decidió cambiar de protocolo y volver a ser intervenido, apostando por una extirpación del menisco que acabe de una vez con las molestias, reveló el diario Mundo Deportivo.

La operación provocará que el joven delantero, de 18 años, permanezca de baja unas ocho semanas, por lo que además de no volver a jugar, como se sospechaba, con el Barça este curso tampoco esté en condiciones de entrar en ninguna convocatoria de la selección española, ya fuera para la Eurocopa o para los Juegos Olímpicos, esperándose su regreso al trabajo al comienzo de la próxima pretemporada con el club azulgrana.