El Barcelona inicia gestiones para jugar en el estadio de Montjuïc provisionalmente

BARCELONA -- El Barcelona ya se plantea, oficialmente, trasladar sus partidos al estadio de Montjuïc durante "algún periodo" mientras se realizan las obras del Camp Nou, que el club pretende comenzar "lo antes posible".

Joan Laporta se reunió el jueves con la alcaldesa de la ciudad, Ada Colau, y le trasladó los planes del club, que pasan por unas mejoras del proyecto del Espai Barça por considerar el actual, aprobado bajo el mandato de Bartomeu, "obsoleto", solicitando la máxima urgencia en la concesión de los permisos para iniciar las obras y, en paralelo, le comunicó la opción de jugar en el estadio municipal cuando las obras imposibiliten utilizar el Camp Nou.

Durante la campaña electoral a la presidencia la candidatura de Laporta fue la única que planteó abiertamente la posibilidad de jugar en el Estadio Olímpico, opción que tanto Víctor Font como Toni Freixa rechazaron de pleno, entre otras cosas porque, advirtieron, el recinto de Montjuïc solo tiene capacidad para 56 mil aficionados, casi 30 mil menos de los abonados del Camp Nou.

La hoy vicepresidenta institucional, Elena Fort, fue quien llevó la voz cantante en el periodo electoral, advirtiendo de esta opción y dejando clara la imposibilidad de reunir a 80 mil espectadores en el estadio azulgrana durante algunos periodos de las obras como sí defendían las otras candidaturas y una vez en el club, en colaboración con el el directivo responsable del Espai Barça, Jordi Llauradó, confirmó y trasladó a Laporta dicha conveniencia.

Antes del encuentro entre el presidente del club y la alcaldesa, la propia Fort, junto a Llauradó y el director general Ferran Reverter, mantuvo una reunión con representantes del ayuntamiento, tras la cual el Barcelona emitió un comunicado en el que expresó que "La idea en la cual trabaja el Club es que mientras se ejecute la obra, el Estadio no pierda nunca una capacidad para unos 80,000 asientos.

Sin embargo, sí que se ha recordado que, durante un corto periodo de tiempo, el Camp Nou no podrá acoger partidos ni espectadores, hecho que obligará la entidad a buscar provisionalmente una nueva casa, y esta será, muy probablemente, el Estadi Olímpic Lluís Companys".

En el encuentro entre los representantes del club y del ayuntamiento se puso de manifiesto las obras de acondicionamiento que deberán llevarse a cabo en el estadio olímpico, cuya conservación actual dista mucho de los mínimos exigibles para abrir sus puertas al público y que debería estar adecuado, se entiende, cuando en el Camp Nou se eleve el nuevo voladizo de la cubierta y se contemple imposible jugar en él.